Club social de cannabis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un flor de cannabis

Un club social de cannabis o asociación de consumidores de cannabis, es un tipo de organización no gubernamental concebida para la producción y distribución de cannabis y sus derivados.[1]​ Las cantidades varían aunque generalmente se produce lo suficiente para abastecer a los miembros y evitar que vaya a parar a terceras personas; lo cual sería considerado tráfico ilegal. No están limitados al uso terapéutico, pudiendo un adulto acceder a un club para practicar el uso recreativo del cannabis.[2]​ Para acceder a una asociación de consumidores de cannabis se requiere ser mayor de edad y contar con el aval de uno de sus miembros.

Historia[editar]

El concepto de club social de cannabis es un concepto utilizado por la organización no gubernamental Coalición europea para una política de drogas justa y eficaz (ENCOD) para referirse a una propuesta alternativa a la situación legal actual que regule la producción, posesión, distribución y consumo del cannabis.

Esta propuesta se encuentra englobada en una propuesta de mayor ámbito que sugiere la regulación de las drogas como manera sensible y eficaz de disminuir los problemas relacionados con las drogas, reducir el crimen organizado y liberar dinero público para programas de salud, educación y desarrollo social.

En el ámbito del cannabis esta propuesta tiene antecedentes en la situación legal actual en Países Bajos pero no se encuentra basada en ella.

Clubes sociales de cannabis en España[editar]

Según un estudio realizado por Juan Muñoz y Susana Soto, a petición del Comisionado de la droga de la Junta de Andalucía, en el marco legal actual en España “Esta iniciativa sólo tendría cabida en nuestro ordenamiento jurídico si se configura como un proyecto referido a la creación de centros no abiertos a un público indiscriminado, sino de acceso restringido a fumadores de hachís o marihuana, en los que se exigiría como medida de control del acceso el tener la condición de consumidor habitual. Se trataría, por tanto, de lugares de consumo privado entre consumidores habituales en los que se podría adquirir y consumir cantidades que no sobrepasen el límite de un consumo normal. No estaría permitido el tráfico de cannabis entre los consumidores y la cantidad de cannabis adquirida debería ser consumida en el recinto”.[3]

En los últimos años los clubes sociales de cannabis han crecido de forma vertiginosa en Cataluña, especialmente en Barcelona, donde se calcula que existen unos 400 clubes que agruparían a unas 165.000 personas, según los datos proporcionados por la Federación de Asociaciones Cannábicas Autoreguladas de Cataluña (Fedcac). El gobierno catalán están estudiando regular estas asociaciones que se mueven en una situación de alegalidad.[4]

En el País Vasco, donde hay 77 clubes legalmente inscritos que agrupan a unos 10.000 socios, el parlamento ha puesto en marcha una iniciativa para aprobar una ley que regule la actividad de los clubes y que ponga fin a la «inseguridad jurídica» en que viven.[5]

Referencias[editar]

  1. European Monitoring Centre on Drugs and Drug Addiction, 05.31.2016, Models for the legal supply of cannabis: recent developments - "Cannabis social clubs: production without retail sale"
  2. Los Clubes Sociales de Cannabis en España: Una alternativa normalizadora en marcha, por Martín Barriuso Alonso, Serie reforma legislativa en materia de drogas no. 9 de enero de 2011
  3. Clubes sociales de cannabis: Propuesta de Barriuso. M. Barriuso es el presidente de la federación de asociaciones cannábicas.
  4. «Los clubes para fumar se multiplican». El País. 12 de enero de 2014. 
  5. «Tres años de debate en el Parlamento vasco para intentar regular los clubes». El País. 12 de enero de 2014. 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]