Claudia Lars

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Claudia Lars
Claudia-Lars.jpg
Claudia Lars
Información personal
Nacimiento 20 de diciembre de 1899
Bandera de El Salvador Armenia, Sonsonate, El Salvador
Fallecimiento 22 de julio de 1974 (74 años)
Bandera de El Salvador San Salvador, El Salvador
Sepultura San Salvador Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Salvadoreña
Información profesional
Ocupación Escritora
Años activa Siglo XX
Género Poesía
Distinciones Orden Nacional José Matías Delgado

Margarita del Carmen Brannon Vega, conocida por su seudónimo Claudia Lars (Armenia, 20 de diciembre de 1899-San Salvador, 22 de julio de 1974), fue una poetisa salvadoreña. Su obra es considerada de un depurado lirismo y destaca por su dominio de la métrica.[1]

Primeros años[editar]

Busto de Claudia Lars En Armenia, Sonsonate. Claudia Lars (1899-1974), fue escritora, periodista, editora, locutora, traductora y exiliada política.

Sus padres fueron el ingeniero estadounidense de origen irlandés Peter Patrick Brannon y la salvadoreña Manuela Vega Zelayandía. Durante su infancia fue amiga de Consuelo Suncín, quien se casaría con Antoine de Saint-Exupéry. Inició su educación en su propio hogar, a cargo de la educadora Mercedes Mendoza, y posteriormente estudió en el Colegio de La Asunción de la ciudad de Santa Ana. En su adolescencia, a los 17 años, y gracias al general Juan José Cañas, logró que un cuadernillo de poemas de su autoría fuera publicado con el nombre Tristes mirajes. No se conserva ninguna copia del mismo.[2]​ Asimismo, inició una relación sentimental con el poeta nicaragüense Salomón de la Selva en 1919, pero sus padres rompieron la relación[3]​ y enviaron a la joven a Estados Unidos, donde conoció a Le Roy Beers, su primer esposo. En el país enseñó castellano en la Escuela Berlitz de Brooklyn.

Entre el volcán y el mar nació la niña de este libro: el volcán de sus abuelos morenos; el mar de sus abuelos blancos. Nacer y crecer en una costa tan aromada y dulce, entre yerbas, frutos y pájaros de mil colores, es desde la cuna maravillosos dones de belleza. En el valle natal mi corazón se fue abriendo como una flor gozosa, y su raíz de sangre y arrobamiento se anudó, con fuerza oculta y permanente, al seno acogedor de la madre tierra.[4]
— Claudia Lars, Tierra de infancia.

Viajes y publicaciones[editar]

Carmen Brannon Vega, conocida por su pseudónimo de Claudia Lars. Ella impregnó el amor en su obra poética con delicadeza y perfección lírica. Sus obras han alcanzado a situarse junto a las de Gabriela Mistral y Juana de Ibarborou, con quienes sostuvo una buena amistad.

Claudia Lars promulgó, incontables textos en el Repertorio Americano: 98 colaboraciones desde 1921 hasta 1948.

Claudia Lars regresó a El Salvador junto a su esposo en 1927 al haber sido nombrado el señor Beers cónsul de Estados Unidos, y ese mismo año la escritora dio a luz a su único hijo, Leroy Beers Brannon. Al mismo tiempo, departió con los intelectuales de la época, entre ellos Salarrué, Alberto , Serafín Quiteño y Alberto Masferrer. En 1933 comenzó a usar el seudónimo Claudia Lars.[5]​ Publicó el libro Estrellas en el Pozo en 1934 y también participó en programas líricos radiofónicos para público infantil. De igual manera, colaboró en la Página de los niños de El Diario de ayer antier y antier.

A inicios de la siguiente década, Claudia Lars obtuvo el segundo lugar de los Juegos Florales de la Feria Novembrina en Guatemala, realizado en 1941, gracias a su obra Sonetos del arcángel. También serían publicadas algunas de sus creaciones como La casa de vidrio (Santiago de Chile, 1942), Romances de Norte y Sur (1946), Sonetos y Ciudad bajo mi voz (1947), ganadora del certamen conmemorativo del IV Centenario del título de Ciudad de San Salvador. En estos años, Lars, como agregada cultural de la embajada de El Salvador, partió hacia Guatemala en 1948, donde conoció a su segundo esposo, Carlos Samayoa Chinchilla, de quien se divorciaría en 1967. Antes de contraer nupcias, trabajó empacando duraznos en Estados Unidos, traduciendo historietas para Walt Disney y colaborando para periódicos antifascistas salvadoreños.

Narrativa[editar]

Claudia Lars destaca por su lirismo y por un dominio impecable de la métrica y un estilo evolucionando hacia una madurez en el campo de la poesía.[6]

Influencias marcadas de Claudia:

"Influencias: Inolvidable y tempranera, la de Amado Nervo, el místico... Después, la de Francis Thompson y Christina Rossetti. Más tarde, la de Gabriela Mistral (en mis temas maternales e infantiles) y quizá, en algunas composiciones o inspiraciones, la de Juan Ramón Jiménez. No digo con esto que esos poetas se adivinen detrás de mis versos. Solamente quiero decir que de ellos brota lo mío —con su propio color y movimiento—, como brota el manantial pequeño del agua invisible y maternal que está escondida allá dentro...en las profundidades de la tierra..."[7]

Años Últimos[editar]

1973 Esta tarde, el rector de la UCA, el jesuita Luis Achaerandio, le entrega un doctorado honoris causa a la escritora Claudia Lars en su propia casa de habitación, porque yace postrada por un cáncer terminal
Valero Lecha claudia lars circa 1950

De regreso a El Salvador, trabajó en el Departamento Editorial del Ministerio de Cultura (actual Dirección de Publicaciones e Impresos) donde dirigió la revista Cultura. Publicaciones de esta época fueron: Donde llegan los pasos (1953), Escuela de pájaros (1955), Fábula de una verdad (1959) y las memorias Tierra de infancia.

Otras obras suyas resultaron galardonadas en los años siguientes, tales como Sobre el ángel y el hombre, segundo lugar del Certamen Nacional de cultura de 1962, y Del fino amanecer, primer premio compartido de los Juegos Florales de Quezaltenango en 1965. Asimismo, una recopilación de su obra fue elaborada por Matilde Elena López con el nombre Obras escogidas. Antes de su muerte obtuvo un doctorado Honoris Causa de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, siendo además distinguida con la Orden José Matías Delgado.[5]

De manera póstuma sería divulgada Poesía última, impresa por la Editorial Universitaria, y también David Escobar Galindo elaboró Sus mejores poemas, editada por la Dirección de Publicaciones en 1976. En 1999, en conmemoración del centenario de su nacimiento, el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte publicó dos volúmenes de su Poesía Completa, recopilada por Carmen González Huguet.

Algunas obras[editar]

Tumba de Claudia Lars en el cementerio de los Ilustres en San Salvador.
  • Estrellas en el Pozo (1934).
  • Canción redonda (1937).
  • La casa de vidrio (1942).
  • Romances de Norte y Sur (1946).
  • Sonetos (1946).
  • Ciudad bajo mi voz (1946).
  • Donde llegan los pasos (1953).
  • Escuela de pájaros (1955).
  • Fábula de una Verdad (1959).
  • Tierra de Infancia (1959).
  • Presencia en el Tiempo (1960).
  • Girasol (1962).
  • Sobre el ángel y el hombre (1962).
  • Del fino amanecer (1964).
  • Nuestro pulsante mundo (apuntes sobre una nueva edad) (1969).
  • Obras escogidas (1973).
  • Poesía última (1974).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Claudia Lars Reseña biográfica. A media voz.
  2. Raquel Lanseros y Ana Merino, Poesía soy yo. Poetas en español del siglo XX (1886-1960), Madrid, 2016, pág. 101.
  3. Claudia Lars. Centroamérica 21.
  4. Claudia Lars (1974): Tierra de Infancia, p. 26. Dirección de Publicaciones, San Salvador, El Salvador.
  5. a b «Claudia Lars: Desde El Salvador al mundo». Archivado desde el original el 11 de febrero de 2009. Consultado el 4 de febrero de 2010. 
  6. Adriann Constantine Wycoff (Junio 1984). «THE LIFE AND WORKS OF CLAUDIA LARS (POETRY; EL SALVADOR)». 
  7. Hugo Lindo. «Tres poetas de El Salvador». https://www.cervantesvirtual.com. 

Bibliografía[editar]

  • Cañas Dinarte, Carlos (2000). Diccionario escolar de autores salvadoreños. San Salvador: Dirección de publicaciones e impresos. 

Enlaces externos[editar]