Clóvis Graciano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mural de Clóvis Graciano en la fachada del Edificio Naciones Unidas en la Avenida Paulista, São Paulo, Brasil.

Clóvis Graciano (Araras, São Paulo, 29 de enero de 1907, São Paulo, 29 de junio de 1988) fue un pintor, dibujante, escenógrafo, figurinista, grabador e ilustrador brasileño.

Biografía[editar]

  • 1927 - se empleó como ferroviario en el ferrocarril de Sorocaba, en Conchas, interior del estado de São Paulo, pasando a pintar postes, tableros, letreros y avisos para las estaciones ferroviárias.
  • 1934 - se transfirió para São Paulo, como fiscal de consumo, pasando a partir de ese año a dividir su tiempo entre el empleo y el arte, com evidentes ventajas para la última, tanto que diez años después fue expulsado por abandono de su empleo.
  • 1937 - ya habiendo establecido contacto con el arte de Alfredo Volpi, Clóvis Graciano se instaló en el Palacete Santa Helena e integra, desde entonces, el Grupo Santa Helena, con los artistas Francisco Rebolo, Mário Zanini, Aldo Bonadei, Fúlvio Pennacchi además del propio Volpi.

Trabó amistad con Portinari y, al final de la década de 1940, fue a estudiar a París, donde aprendió técnicas de producción de murales, inclusive con mosaicos. A su retorno al Brasil, realizó diversos paneles: el mural Armistício de Iperoig, en la Fundación Armando Álvares Penteado en(1962); el panel Operário, en la Avenida Moreira Guimarães (1979), murales en la Avenida Paulista y en el edifício del Diário Popular, entre otros.

Además de la pintura, Graciano se dedicó también a diversas actividades paralelas, dio clases de escenografía en la Escuela de Arte Dramática de São Paulo, e ilustrando diários, revistas y libros, principalmente en los años 1980.

En el transcurso de toda su carrera, Graciano permaneció fiel al Figurativismo, no habiendo jamás sentido la seducción por el arte abstracto. Trató constantemente los temas sociales, como el de los «retirantes», además de temas de músicos y de danza. Se nota, en algunos de sus cuadros, la amistad que sentía por Volpi, al retomar de este sus famosas banderitas, dándole sin embargo una connotación muy propia, como en los cuadros «Flautista», en sus versiones de 1966 y 1967, o en «Clarinetista» del 1970, donde las notas musicales toman la forma de las banderitas de Volpi.

Sus obras figuran en museos y colecciones particulares en Brasil y en el exterior.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]