Circulación coronaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las arterias coronarias y segmentos.

Se entiende por circulación coronaria el entramado circulatorio que permite al corazón recibir sangre de su propio aparato vascular.

La aorta se divide en dos vasos sanguíneos coronarios principales: la arteria coronaria izquierda y la arteria coronaria derecha. Estas arterias principales se van a subdividir para formar arterias más pequeñas que suministrarán al corazón sangre rica en oxígeno. Así, la arteria coronaria izquierda se divide en la arteria descendente anterior y la arteria circunfleja. Por su parte, la arteria coronaria derecha se divide en la arteria descendente posterior derecha y la arteria marginal aguda. En el origen de la arteria descendente posterior nacen ramas que irrigan el nódulo auriculoventricular.

Las arterias coronarias se dividen en arterias epicárdicas y arterias intramiocárdicas, las cuales son fundamentales en la regulación del flujo coronario.

Regulación[editar]

Normalmente, el flujo coronario se autorregula por:

  • Mecanismos metabólicos locales: consumo de oxígeno miocárdico, que va a depender de la frecuencia cardíaca, la tensión de la pared ventricular, la contractilidad miocárdica, la masa miocárdica, etc.
  • Equilibrio entre estímulos autonómicos:

Los vasos plasmaticos permiten el flujo de sangre permanente en todo el cuerpo; de esta manera los glóbulos blancos presentes en el torrente sanguíneo se afianzan a los glóbulos rojos y las plaquetas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]