Checas de Valencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Celda checa con lecho punzante e inclinado y suelo inestable. Archivo Histórico Nacional.

La Checa (en ruso Cheká, ЧК — Чрезвычáйная Комиссия, ChK - Chrezvycháinaya Komíssiya, 'Comisión Extraordinaria') fue la primera de las organizaciones de inteligencia política y militar soviética, creada el 20 de diciembre de 1917 por Feliks Dzerzhinski. La checa soviética sucedió a la antigua Ojrana zarista, cuya organización interna emuló. Su cometido era «suprimir y liquidar», con amplísimos poderes y casi sin límite legal alguno, todo acto «contrarrevolucionario» o «desviacionista». Por extensión, se denominaron «checa» a diversas policías políticas secretas que surgieron en otros países con posterioridad.

En la España republicana, también recibieron el nombre de «checas» los locales que durante la Guerra Civil utilizó en la retaguardia el gobierno republicano con ayuda de técnicos rusos, a través del Departamento Especial de Información del Estado (DEDIDE) primero y del Servicio de Información Militar (S.I.M.) creado por Indalecio Prieto en agosto de 1936, después; así como diferentes partidos políticos y sindicatos del Frente Popular, para detener, saquear, interrogar, torturar, extorsionar y finalmente ejecutar en su caso, en la mayoría de las ocasiones, sin apertura de causa. Desde ellas, y también desde las cárceles, se realizaban las temidas ‘sacas’ en las que los milicianos conducían a los detenidos a la muerte. El S.I.M comenzó dirigido por Manuel Uribarri Barrutell, quien pronto huyó desertando en abril de 1938 llevándose consigo una sustanciosa cantidad de dinero y joyas[1]​ producto de sus requisas y coacciones. En Valencia el S.I.M. fue establecido bajo el mando de Atilano Sierra quien, al incorporarse al frente lo dejó en manos de Loreto Apellániz Garcia que trajo un inmenso descrédito al SIM. Antiguo funcionario de Correos, Apellániz se convirtió en inspector de Policía y después de dirigir la checa de Sorní, pasó a ser el temido jefe del S.I.M. en Valencia, alcanzando tales cotas de detenciones ilegales, abusos, coacciones, saqueos, extorsiones, torturas refinadas y eliminación de víctimas que la práctica veintena de personas que lo componían fueron arrestados y encarcelados en la cárcel de San Miguel de los Reyes, antes incluso de la entrada de los nacionales en Valencia. Acusado de robo, tortura y asesinato. Según Martinez Amutio, Apellániz recibía instrucciones de los jefes de la NKVD Erno Gerö, conocido como "Pedro", y Orlov [2]​.

A partir de noviembre de 1936 en que el Gobierno republicano de Francisco Largo Caballero, huyendo de Madrid, estableció su sede en Valencia, 2342 mujeres serían detenidas y encarceladas en la Prisión Provincial de Mujeres de Valencia[3]​ ubicada el Paseo de la Pechina.

Han sido localizadas, identificadas y clasificadas, entre otras, 4.715 víctimas vecinas del Pais Valenciano asesinadas en los límites geográficos del mismo, entre una población que, según el censo de 1930, era de 1 896 738 habitantes, representando los asesinados con nombre y apellidos el 2,49% de la población[4]​. El historiador César Alcalá, eleva este número a 6.188[5]​ personas en una relación nominal. El terror se enseñoreó de la ciudad de Valencia. Nadie estaba libre; todos estaban expuestos.

La Diputación de Valencia mantiene una Base de Datos de millares de estas víctimas de la represión republicana en la Comunidad Valenciana, con nombre y apellidos, fecha, lugar y causa de la muerte.

El contexto de la represión[editar]

El temible "cajón". Archivo Histórico Nacional.

En Valencia se creó el Comité Ejecutivo Popular, CEP, del que dependía el Departamento de Seguridad o Salud Pública que tenía capacidad para privar de libertad, juzgar y fusilar. Otra institución dependiente era la Comisaría de Orden Público, creada el 24 de julio del 36, bajo las órdenes del capitán de infantería Gonzalo Navacerrada, dedicada a funciones de orden público y control de movimientos de personas y mercancias. Sin control y a sus anchas campaban las milicias de partidos del Frente Popular y sindicatos que posteriormente fueron incorporados a la Guardia Popular Antifascista, más conocida como "La Guapa" por sus siglas GPA, conformada por milicianos integrantes del Comité Ejecutivo Popular, que tenía funciones de policia gubernativa y competencia en funciones de orden público y en delitos politico sociales.

La investigación comenzaba por una simple denuncia ante la Comisaría de Orden Público, por cualquier individuo o miliciano contra cualquier ciudadano sospechoso de ser católico o "de derechas". Amparados por esta denuncia los milicianos allanaban con registros el domicilio del sospechoso que era detenido e interrogado. Bastaba una imagen religiosa en la casa o no ser avalado por ningún partido del Frente Popular para ser interrogado y visitar las checas de Valencia. Estas actuaciones arbitrarias eran el origen de las innumerables detenciones ilegales y el encarcelamiento por odios y oscuras razones, favoreciendo saqueos de haciendas y extorsiones con objeto de disponer de las cuentas bancarias del sospechoso.

Checas[editar]

Checa del Convento de Santa Úrsula[editar]

Estuvo dirigida durante un tiempo por el comisario Juan Cobo; Justiniano Garcia, jefe de escolta del ministro Galarza; el miliciano Alberto Vázquez y sus dos hermanos y otros que procedían de la checa Marqués de Riscal, de Madrid.

Panteón utilizado como celda colectiva. Checa Convento Santa Úrsula. Valencia.
Aquí yace enterrado en vida... Inscripción. Checa Convento Santa Úrsula. Valencia.

Cuando Bailia se hacía insuficiente para contener al número progresivo de detenidos, aquella famosa Oficina de Información y Enlace, que tenía su sede en la Avenida de Nicolás Salmerón, decidió utilizar un más amplio local donde ir almacenando a sus reclusos.

En el ruinoso convento de Santa Úrsula se instaló una tropa de bandidos para la custodia y tormento de los que por centenares allá eran conducidos, sin otra razón ni otro motivo que ser sospechosos de desafección al Gobierno de Largo Caballero. No solo se perseguía al marcadamente fascista, principal elemento del odio rojo, sino también a republicanos que no simpatizaban con el movimiento marxista, que tenían concepto de los derechos del hombre y repugnancia a los "paseos" que eran la viva manifestación del salvajismo del Frente Popular".[6] Estas checas se crearon en esta ciudad como consecuencia del traslado a ella del nefasto Gobierno llamado “de la Victoria” en el cual figuraba al frente del Ministerio de la Gobernación el desalmado Ángel Galarza Gago el cual se rodeó de todos los ladrones, asesinos y canallas de los Partidos Populares, pues consta de una manera fehaciente que se apoderó de considerable cantidad de joyas, oro y brillantes de gran valor del producto de los saqueos. Galarza creó dependiendo directamente de él, la célebre “Comisaría de Servicios Especiales del Ministerio de la Gobernación” para perseguir a los individuos de Quinta Columna. El responsable era Juan Cobo, Comisario Comunista y estaba integrada por Tomás Pérez, Agente de Policía rojo; José Mª. Estelles Almela, agente profesional de la policía (fusilado en Barcelona por las Tropas Nacionales); Alberto Vázquez, capitán de milicias; un tal Ángel, teniente de milicias; Justiniano García, comandante del Bon, Escolta de Galarza, Joaquín Solves y un tal Jover capitán de milicias.[7]

En esta checa se apaleaba a los detenidos empleándose torniquetes para descoyuntar sus miembros. También se les practicaban quemaduras en las extremidades o se les introducían estaquillas entre las uñas, retorciéndoles en algunos casos las partes genitales o colgándolos boca abajo. Otro castigo consistía en obligar a las víctimas a permanecer encogidas durante varios días y sin alimentarse, en unos cajones de un metro cuadrado de base y escasa altura hasta que perdían el conocimiento.[8]

Checa de la calle Bailia[editar]

Calle Bailia, 2. Valencia

La Checa de la calle de Bailia estaba formada por el capitán (Alberto) Vázquez y dos hermanos suyos; capitán Jover, un individuo llamado Conde, otro llamado Conejos, otro llamado Calatayud y Justiniano. ( como técnicos los rusos Peter Sonín y su compañera Berta) La oficina principal estaba situada en una casa requisada de la calle de Bailia 2 donde eran llevados los detenidos para tomarles declaración, pasando desde allí al convento de Santa Ursula requisado también por los mismos elementos para tener allí bajo sus castigos a los detenidos que fueron incalculables pues con el pretexto de Quinta Columna apaleaban y maltrataban a todas las personas dignas que se hallaban en esta ciudad y que aun siendo de derechas se habían salvado de los primeros salvajismos de la horda roja. Entre los castigos característicos de esta checa figuraba en primer lugar el apaleamiento brutal de todos los detenidos y cuando pretendían hacerles firmar las declaraciones que ellos habían amañando a su antojo y se negaban, les sometían a ultrajes bárbaros, tales como encerrarles en armarios un día y meterlos en cajones muy pequeños encorvados sin poder moverse, además estando en esa disposición, disparaban tiros a su alrededor para amedrentarles, habiendo ideado una especie de torniquete, donde les metían los pies, aprisionandoles con unos tornillos para hacerles declarar lo que ellos pretendían. Estos elementos fueron los que llevaron el sumario célebre de la “Quinta Columna” cuyo juez fue D. Gregorio López Oliván, que encarto a 58 individuos y otros muchos por su ideología derechista. Además estuvieron desempeñando cargos en esta comisaría un tal Quinzá, como director y como ayudante un tal Juan, y dos tenientes apellidados Julio y Peiró.[7]

Checa de la Plaza del Temple.[editar]

Gobierno Civil. Valencia.

Gobernada por la Jefatura de Policía en el Gobierno Civil, en lo que hoy es la Delegación del Gobierno. Su dirección corrió a cargo del capitán Gonzalo Navacerrada y del afiliado al Partido Comunista Loreto Apellániz García, ex-funcionario de Correos que ingresó en el Cuerpo de Seguridad.

En agosto de 1936 se hizo cargo del puesto de Jefe de la misma el oficial de Correos delegado del Partido Comunista en esta provincia Loreto Apellaniz, con el capitán de infantería Gonzalo Navacerrada y se dedicaron a saqueos, robos, detenciones y asesinatos, separando del cargo a los agentes que según la información que abrieron estaban conceptuados políticamente como elementos de derechas y dando nombramientos libremente a elementos izquierdistas que cometieron toda clase de atropellos. Estaba dicha Jefatura en aquella época en el actual Gobierno Civil y desde sus calabozos fueron sacados muchos detenidos y fusilados en el Saler, en Paterna y otros puntos estratégicos de esta ciudad sin formación de causa.[7]

Checa de la calle Sorní.[editar]

1936. SIM calle Sorní, 7. Valencia. Archivo Histórico Nacional.
Calle Sorni, 7. Casa de los Corell. Valencia.

Ocupaba el palacete conocido como la Casa Corell, en número 7, de la calle Sorní. Los componentes de la misma eran comandante Atilano Sierra jefe, sustituido más tarde por un individuo francés; capitán Surió secretario; Loreto Apellániz, Isidró Ortolá, otro Samper, el Maño, repartidor de telégrafos, Manuel Pastrana, Guillem, Garcia Conejos secretario del S.I.M.[7]​ En la misma calle Sorní había otras dos checas, en los números 2 y 3[9]​.

Checa de la calle Carniceros.[editar]

Denominada Preventorio núm, 1 era dependiente del SIM y estaba localizada en el colegio de los Escolapios. Ubicada en la calle Carniceros(SIM) El director de esta Cheka era un tal España.[7]

Checa chalet Villa-Rosita.[editar]

El Saler (SIM) Dependiente de la de Sorni 7 y compuesta por los individuos siguientes, jefe Loreto Apellaniz, Isidro Ortolá, Samper, El Maño, y Manuel Pastrana (perteneció a la Guardia Civil) todos ellos de la Brigada Comunista, teniendo esta Cheka la denominación de represión de alto espionaje y dependiendo del S.I.M.- También se daba martirio.[7]

Checa del Grao.[editar]

Situada en la Avenida del Puerto, número 249. Jefe un tal Cacarote, se ignora su paradero, Francisco Herrero Alonso, tomó parte en los fusilamientos de los capitanes de la Guardia Civil a bordo del Aritz-Mendi. Juzgado y condenado a muerte se sabe estaba detenido en la Cárcel Modelo. Jesús David Zaragometzia, fue jefe del transporte maritimo escribía en el Diario “Libertad”. Fue uno de los que sacaba detenido del “Legazpi” para fusilarlos. José Leiva Martinez (a) Ventureta, también jefe de la Checa (fusilado).[7]

Muchos de sus fusilamientos se ejecutaron en el campo de fútbol de "El Corcho".

Checa de Avenida Marqués de Sotelo.[editar]

Situada en los números 7 y 9 de la que entonces se denominaba Avenida Nicolás Salmerón. Estaba interrelacionada con las de Bailia y Santa Úrsula.

Estuvo destinada a Cheka y dirigida por el Embajador ruso Rosemberg, actuaba en la misma bajo el nombre de Leo, como Jefe.- Jorge Shaya.- José (a) Boxeador.- Peter Sonin,- Un tal Mula.- Berta Sonin polaca (Rusa).- Nora (Rusa).- En esta se martirizaba a los detenidos.- Delincuentes habituales que solo se dedicaban a saquear los pisos y asesinar a personas de buena posición social y económica.[7]

Por estas checas también pasaron comunistas acusados de troskistas:

Quien dirigía nuestros interrogatorios era ruso, pero el personal de guardia del convento era español. Permanecí siete meses en Santa Úrsula y compartí celda con Rudolf Michaelis. Éramos buenos amigos y charlábamos mucho. Además de los anarcosindicalistas había también algunos trotskistas, o al menos de eso les acusaban. En total éramos unas cien personas las encerradas en el convento (Santa Úrsula). Los hombres de la NKVD-GPU que nos interrogaban eran todos judíos rusos. Hablaban yiddish entre ellos, y como este idioma tiene muchas palabras alemanas, podíamos entenderles sin grandes problemas. Tras la guerra civil española muchos de estos rusos fueron encarcelados por haber ido como voluntarios a España o por haber trabajado para la NKVD-GPU. No había lógica alguna en el hecho de ser castigados por lo mismo que habían sido reclutados por Stalin, pero es cierto que allí abajo habían visto y vivido demasiadas cosas[10]​.

Checa del Seminario.[editar]

Seminario Conciliar. C/. Trinitarios. Valencia

Situada en la calle Trinitarios y relacionada con la de Plaza del Temple. En esta checa fue torturada Luisa María Frias Cañizares, catedrática de la Facultad de Filosofia y Letras de Valencia. Los milicianos la detuvieron en su domicilio, el 24 de noviembre de 1936, conduciéndola a la Checa del Seminario, donde durante dos semanas fue maltratada y forzada a firmar la entrega de sus ahorros. En la noche de 5 al 6 de diciembre fue arrastrada al Picadero de Paterna donde fue fusilada. Antes de morir la torturaron extrayéndole los ojos y, no consiguiendo que apostara, le seccionaron la lengua[11]​.

Checa de la Plaza de Tetuán.[editar]

Regida por el Partido Comunista. Estuvieron dirigidas por un comunista muy destacado llamado Juan Cobo que también se dedicaron a saquear toda clase de edificios de personalidades incautandose de los principales, ya que el Partido Comunista gozaba de gran predominio en la dirección política y de justicia de esta ciudad.[7]

Checa del convento de Santa Ana[editar]

Instalada en el colegio Sagrado Corazón de Jesús, en la calle Navellos, albergaba la Dirección General de Seguridad. En 1940 regresaron las Hermanas Carmelitas.

Checa de la Alameda. Comisaría de Policía.[editar]

Ubicada en la Casa del Barón de Casa Soler. Esta checa se constituyó como “Comisaría Oficial de Policía” y estuvo al frente de ella el nefasto Pérez Feliú cuando abandonaron el Seminario al convertirse este en Cuartel de Milicias, donde continuaron los atropellos y malos tratos a todos los detenidos.[7]

Checa de Grabador Esteve, 2.[editar]

Ocupaba la casa del Sr. Ríos. Estuvo dirigida por un asesino de la F.A.I. apellidado “Gargallo” el cual fue muerto a tiros por el Doctor Rodríguez Nicolau, el que fue asimismo también muerto por los asesinos que convivían con Gargallo.[7]

Checa del Convento de las Madres Escolapias.[editar]

Ubicada en la calle San Vicente, estuvo dirigida por destacados elementos de la C.N.T. y F.A.I.- También se dedicó al igual que todas a saqueos, robos e incautaciones.[7]

Checa de la calle Clero, 9.[editar]

Esta checa fue fundada por el Partido de Izquierda Republicana.[7]

Checa del Convento de los Padres Dominicos.[editar]

Estuvo dirigida por los dirigentes de la U.G.T. y Partido Socialista Obrero, los que se incautaron del Convento de dichos Padres y de la Iglesia aneja al mismo dedicandose como todos a robos y saqueos, y asesinatos.[7]

Checa del Convento de las Salesas.[editar]

Estuvo dirigido por milicianos incontrolados que también organizaron saqueos etc… en dicha barriada de la calle de Sagunto donde está enclavada.[7]

Checa del “Cabo de Palos”.[editar]

A este Barco eran llevados los detenidos mientras eran Juzgados por los Comités.[7]

Al más de centenar militares y civiles valencianos prisioneros en sus bodegas, el 17 de agosto de 1936 se añadieron unos 70 paisanos procedente de Pozoblanco, pobres gentes de derechas[12]​ que más tarde acabarían fusilados en el Picadero de Paterna.

Checa del “Legazpi”.[editar]

En este barco fueron detenidos también militares y su dirección estuvo a cargo del tristemente célebre sargento Fabra, que con elementos del cuartel se dirigió a detener a todos los militares que suponía de derechas.- De José Otero, jefe, – Se suicidó en el barco Mar Cantábrico.- Secretario José Companys de los Santos Juanes, fusilado.- Manuel Rodriguez Piñana, tomó parte en el asesinato de los capitanes de la Guardia Civil en el Aritz-Mendi fusilado.- Ramón Monfort, perteneció a la Fraternidad de Pescadores del Cabañal, afiliado a la C.N.T. y A.I.T.- Tomó parte en los mismos actos delictivos que el anterior, y murió en la Cárcel Modelo.- Manuel Rodriguez (a) el Andaluz. Iguales antecedentes que el anterior (fusilado).- Vicente Nadalet, fusilado por los mismos rojos.- Un tal Bernat, chófer, este sujeto conducía el coche donde eran llevados los detenidos del barco para fusilar. Ha sido ajusticiado.- Rufino Rodriguez. Este sujeto perteneció a la Columna de Hierro. Fue también jefe de la Cheka del Grao y uno de los componentes del Comité de Salud Pública de Valencia. Muy significado en cuenta a sacar presos del Legazpi. Tomó parte en el asalto al Cuartel de Caballería. Fue fusilado.[7]

Checa del “Mar Cantábrico”.[editar]

En este Barco estuvieron detenidos muchos militares por orden del entonces capitán general Martínez Monje, siendo fusilados en Paterna entre ellos D. José Cavellos Díaz de la Guardia Tte. coronel, D. Luis Alfonso Gordo comandante, D. Anselmo Bañon Rodríguez capitán, D. Ramón Fontán Esteve capitán, D. Félix Santelo Junco capitán.[7]

Checa del “Aritz-Mendi”.[editar]

Checa del “Rita Sister”.[editar]

Este barco estuvo al servicio del tristemente célebre SIM de esta ciudad, donde eran llevados los detenidos mientras los interrogaban y juzgaban.[7]


Referencias[editar]

  1. Preston, Paul. El holocausto español: Odio y exterminio en la Guerra Civil y después. Debate. ISBN 9788483068526. 
  2. Justo Martinez Amutio (1974). G. del Toro, ed. Chantaje a un Pueblo. Gráficas Torroba. p. 211. ISBN 84-312-0174-6. 
  3. Fiscalía del Tribunal Supremo. «Causa General Informativa». 1941. FC-CAUSA_GENERAL,1389,Exp.8. 
  4. Gabarda Cerbellán, Vicent (1996). La Represión en la Retaguardia Republicana. Pais Valenciano 1936-1939. Edicions Alfons el Magnánim. Diputación Provincial de Valencia. p. 19. ISBN 84-7822-209-X. 
  5. Alcalá Gimenez-Da Costa, César (2006). Checas de Valencia (Primera edición). Styria. pp. 217-250. ISBN 84-934691-8-1. 
  6. Periódico Avance. 5 de abril de 1939. 
  7. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r Archivo Histórico Nacional, Fiscalía del Tribunal Supremo (29 Abril 1941). Causa General Informativa. pp. 3.792.656/9. 
  8. Zavala. DEBOLSILLO, ed. Los horrores de la Guerra Civil: Testimonios y vivencias de los dos bandos. ISBN 978-84-9989-082-1. 
  9. Alcalá Gimenez-Da Costa, César (2006). Checas de Valencia (Primera edición). Styria. p. 97. ISBN 84-934691-8-1. 
  10. Rocker, Rudolf (1938). Extranjeros en España. Buenos Aires: Imán. 
  11. Colaboradores, Wikipedia. «Luisa María Frias Cañizares». 
  12. Araceli, Gabriel (pseudónimo). Valencia 1936. Talleres Editoriales "El Noticiero". p. 65.