Cayo Marcio Coriolano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Veturia a los pies de Coriolano por Gaspare Landi.

Gaio Marcio Coriolano, siglo V a. C., conocido generalmente como Coriolano, general romano de los tiempos de la guerra contra los volscos. En 493 a. C. conquistó la ciudad volsca de Corioli, lo que motivó su apodo y su ascenso a general. En tiempos posteriores hubo un consenso histórico aceptando la existencia real de Coriolano así cómo también un consenso literario sobre su historia narrada por Tito Livio, Plutarco y Dionisio de Halicarnaso. Teorías recientes han puesto en duda la historicidad de Coriolano, retratándolo más cómo una figura legendaria o al menos disputando la veracidad de su historia.

Algunos historiadores modernos consideran a Coriolano un personaje legendario, creado quizá para justificar los avatares de las luchas entre romanos y volscos.

De acuerdo a Plutarco, sus ancestros incluían prominentes patricios tales cómo Censorino y uno de los primeros reyes de Roma. Esto fue parte del entorno que lo impulsó a convertirse en un noble romano y su búsqueda de excelencia y gloria.

Los acontecimientos descritos inspiraron a Ludwig van Beethoven su Obertura Coriolano y a William Shakespeare una tragedia homónima en la que, siguiendo a Plutarco, atribuye a la esposa de Coriolano el nombre de Virgilia y a su madre el de Volumnia.

Resumen de su vida[editar]

A causa de su despotismo y por haber prohibido la distribución de trigo a la plebe, fue exiliado de Roma; refugiándose con los volscos, a los que había sometido. Por venganza contra su patria los levantó en armas contra Roma. La plebe detestaba su proceder así como sus costumbres pues favorecían a los patricios. En una ocasión fue apresado y en el juicio se le declaró la pena de muerte, aunque nunca fue llevada a cabo, por el favor del Senado.

Fue detenido junto a las puertas de la ciudad por su propia madre, Veturia y por su mujer Volumnia, quienes le convencieron para que se retirara. Después de esta retirada los volscos lo consideraron un traidor, y lo condenaron a muerte.

Su biografía consensuada[editar]

El sitio a Corioli[editar]

Coriolano saltó a la fama cómo un joven servidor en el ejército del cónsul Póstumo Cominio en 493 AC durante el sitio de la ciudad volsca de Corioli salvando al ejército romano de una derrota. Mientras las fuerzas romanas se enfocaban en sitiar la ciudad, una armada volsca proveniente de Anzio atacó a los romanos, simultaneamente las fuerzas de la ciudad de Corioli lanzaban una retirada. Coriolano (por entonces conocido solo cómo Cayo Marcio) se percata de la retirada de las fuerzas volscas, y reúne a un puñado de soldados romanos para romper filas y entrar a la ciudad. Tomando la iniciativa Coriolano y sus fuerzas cargaron contra las puertas de la ciudad y comenzaron a incendiar algunas casas cercanas a sus muros el golpe de efecto fue tal que las fuerzas volscas se rindieron en el acto, y fue entonces cuando Cayo Marcio ganó el mote de "Coriolano".

Conflicto y exilio[editar]

Luego de vencer a los volscos Coriolano gozaba en Roma de una popularidad sin límites, pero por su ideología conservadora y por ganar el favor del senado romano, Coriolano confrontó contra las inclinaciones democráticas del pueblo acusándolos de la hambruna que azotaba la ciudad por instigar a la plebe a no trabajar la tierra. De esta forma se ganó varios enemigos personales que le dificultaron ganar la elección para ser cónsul y por su ostentoso modo de vida se lo culpó de malversación de fondos públicos y sedición y fué encarcelado y desterrado de la ciudad de Roma.

Defección hacia los volscos[editar]

Cómo resultado de lo que consideró una ingratitud, Coriolano exiliado ofrece sus servicios a los volscos, sus antiguos enemigos, contra Roma. Plutarco sobre esta defección cuenta que Coriolano disfrazado, entró en la casa de un rico noble volsco, Tullius Aufidius. Coriolano desenmascarado pide parlamentar con Aufidius y le suplica por su causa, a la que Aufidius accede. Finalmente Coriolano y Aufidius persuaden a los volscos para romper su tregua con Roma y alistar un ejército para invadirlos, empresa a la cual se sumaron otros pueblos montañeses cómo los Eucos y los Hérnicos. Así Coriolano dirigió la ofensiva contra Roma junto a la liga latina y prosiguió saqueando las tierras de los plebeyos, dejando intactas las tierras de los patricios, con el fin de generar malestar social. Al haber saqueado las localidades al sur de Roma, el ejercito de Coriolano acampa en los muros de Roma, dispuesto ya a plantear un asedio. Coriolano en este momento duda, y acepta recibir una delegación del senado para negociar una rendición sin derramamiento de sangre, la negociación es futil y a última hora se presentan en su campamento las matronas de la ciudad encabezadas por la madre y la esposa de Coriolano, quienes lo increparon por su injusticia y le imploraron de rodillas. Finalmente Coriolano cede compungido a las súplicas de su madre y esposa y aplaza el asedio.

Luego de este episodio Coriolano se retiró a Anzio y el Senado dedicó un templo en honor a la Fortuna femenina como distinción a las valientes mujeres. Coriolano es repudiadio por toda la liga latina y Aufidius lo lleva a juicio. Temiendo Aufidius que Coriolano sea absuelto, ordena su inmediata lapidación antes de conocer la sentencia.

La historia de Coriolano resulta similar a la de Temístocles, un lider de la democracia ateniense quien fué contemporáneo a Coriolano. Durante el exilio de Temístocles de Atenas, viajó hacia la casa de Admeto de Epiro, Rey de Molosia, quien era su enemigo personal. Temístocles se disfrazó de fugitivo y pidió parlamentar con Admeto, de todas formas, jamás intentó un acuerdo militar contra Atenas.

Escepticismo moderno[editar]

La historia de Coriolano se considera hoy legendaria por varios estudiosos modernos sea o no Coriolano un personaje histórico, y nótese que no se puede confirmar, ni la existencia de él ni de ninguna de las figuras políticas mencionadas en su historia, por el Fasti consular.

Enlaces externos[editar]