Carlos Spano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carlos Spano
Coronel
Años de servicio 1786–1814
Lealtad Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg Imperio español
Flag of Chile (1812-1814).svg Chile
Rama militar Ejército Español
Ejército de Chile
Conflictos
Información
Nombre de nacimiento Carlos Spano y Padilla
Nacimiento 1773
Málaga, Imperio español
Fallecimiento 4 o 5 de marzo de 1814
Talca, Chile
Ocupaciones Militar

Carlos Spano y Padilla (Málaga, Imperio español; 1773-Talca, Chile; 4 o 5 de marzo de 1814) fue un militar español que se formó en el ejército español desde 1786. Luchó contra los moros en el sitio de Ceuta de 1790 y en la guerra contra Francia de 1793. Luego fue trasladado a Chile y en 1810 se unió al proceso revolucionario chileno. Participó en la guerra de independencia y se naturalizó chileno. Falleció en combate en 1814 contra fuerzas superiores en la toma de Talca.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nació en España, en la ciudad de Málaga en 1773, perteneciente a una familia distinguida de la península.[1]​ Sus padres fueron Carlos Spano y María de los Santos Padilla.[2]​ Recibió de niño una atenta educación y en 1786, a los trece años, ingresó en el ejército español sentando plaza en el Regimiento Aragón en calidad de soldado raso.[2]​ De esa calidad pasó a cabo y, cuatro años después, el 18 de marzo de 1790, era ascendido a sargento 2º del ejército.[2]

Ceuta y guerra con Francia[editar]

Posteriormente fue destinado a la guarnición de la plaza de Ceuta, desde el 16 de septiembre de 1790 hasta el 21 de junio de 1791, durante el sitio que los moros fronterizos realizaron a la ciudad,[3]​ en el marco de la guerra hispano-marroquí de ese período.

Participó después en la guerra que estalló contra Francia en 1793, hallándose el 26 de febrero a las órdenes de su coronel en el reconocimiento de la frontera de Aragón, desde el valle de Ansó hasta Plan, y continuamente en la villa de Canfranc, desde donde realizaban todas las salidas contra los franceses, participando en cada una de ellas.[3]​ Se le encomendó también observar los movimientos de los franceses, encontrándose en una ocasión con una gran cantidad de ellos y recibiendo un nutrido fuego.[3]​ Durante la resistencia a la invasión que hicieron los franceses el 9 de octubre por el Puerto de Benasque, en los Pirineos, Spano comandó un grupo de 60 hombres armados y debió defender un puesto importante de la zona por orden del general en jefe.[3]

En estas contiendas Spano demostró varios rasgos militares positivos según su foja de servicios archivada en Simancas.[3]​ Recibió además dos ascensos durante este período; a sargento 1º en marzo de 1793 y a subteniente en enero de 1795. Por su conducta sobresaliente en la infantería española mereció luego ser citado a la Orden del Día de su regimiento, y por influencia del ministro Manuel Godoy, ascendió a teniente y fue destinado a continuar su servicio en la Capitanía General de Chile.[2]

Traslado a Chile[editar]

Primeros hechos y comisiones[editar]

Spano estuvo en Buenos Aires hasta 1797,[4]​ trasladándose luego por tierra hacia Chile a su destinación en el batallón de infantería de Concepción. En su paso por Mendoza, se casó el 26 de febrero de ese mismo año con María Nieves de Zevallos Asiar,[nota 1]​ con la que tendría siete hijos. Al llegar a Chile se le siguió un proceso por haber contraído matrimonio sin el permiso de sus superiores militares,[3]​ pero posteriormente obtuvo del rey Carlos IV una cédula de perdón, fechada el 8 de abril de 1798 en Aranjuez.[2]​ Tras esto, se le devolvió su grado en el ejército y fue destinado a Valparaíso para desempeñarse como instructor.[2]

A causa de la guerra anglo-española (1796-1802), integró una fuerza de cuatro compañías de infantería destinada a Valdivia por el Gobernador de Chile,[2]​ que para entonces era Gabriel de Avilés y del Fierro. Posteriormente fue destinado a la frontera araucana, encomendándosele a inicios de 1801 la Gobernación Militar de Arauco, cargo en el que permaneció un año y luego pasó a Nacimiento, realizando por espacio de dos años una eficaz labor administrativa y militar.[2]​ Su conducta le valió el ascenso a capitán, el 26 de marzo de 1803.[2]​ Fue luego destinado por un año al Archipiélago Juan Fernández, lugar en el cual funcionaba una colonia penal.[2]

Al regresar al continente, solicitó su traslado a las fuerzas de infantería en el Virreinato del Perú, con la intención de obtener un mejor grado militar y abrirse un camino profesional.[6]​ Pero el proceso que se le había instruido con anterioridad por contraer matrimonio sin permiso pesaba sobre él y su solicitud le fue denegada, lo que hirió profundamente su ánimo.[6]​ Para entonces, sus lazos con el territorio lo llevaron a adherirse a las ideas revolucionarias que profesaba una asociación clandestina que se formó en Concepción y que estaba integrada por Juan Martínez de Rozas, Bernardo O'Higgins, Luis de la Cruz y otros.[6]

Revolución de Chile[editar]

En el incendio tuve el sentimiento de ver quemado al digno comandante de Granaderos don Cárlos Spano, quien en la accion mandó la batería i se portó con un acierto i valor propio de su honor i distinguido patriotismo.

—Parte del general Carrera sobre los sucesos del sitio de Chillán, dirigido al Gobierno.[7]

El 11 de julio de 1810, Spano estuvo presente en los acontecimientos que llevaron a la caída del impopular gobernador Antonio García Carrasco, aglomerando en la plaza a la población que apoyaba el establecimiento de una junta soberana.[8][6]​ Luego, al llegar el 18 de septiembre, permaneció leal al nuevo gobernador Mateo de Toro Zambrano.[6]​ Participó después en el sofocamiento del motín realista del coronel Tomás de Figueroa, acaecido el 1 de abril de 1811.[8]​ Desde entonces se dedicó a disciplinar y organizar a los cuerpos militares que por esas fechas el gobierno decidió formar.[8][6]​ En 1812 ascendió a sargento mayor y estuvo entre las fuerzas que José Miguel Carrera movilizó para oponerse a Concepción, durante la disputa que se produjo entre esta provincia y Santiago.[6]

Cuando el brigadier Antonio Pareja arribó al territorio a inicios de 1813, Spano marchó a Talca para unirse al ejército de Carrera.[8]​ Su calidad de español generó desconfianza entre sus camaradas, por lo que se pensó en dejarle fuera de la campaña. Pero el cabildo de Santiago lo representó favorablemente el 4 de abril, siendo también apoyado por personas influyentes, por lo que finalmente se le destinó al ejército con el mando del Escuadrón de Granaderos.[3][8]​ Posteriormente, fue declarado ciudadano chileno el 12 de mayo.[5]​ Participó en la batalla de Yerbas Buenas el 27 de abril, en la batalla de San Carlos el 15 de mayo y en la toma de Concepción y Talcahuano entre el 25 y 28 de mayo.[8]

El ya coronel Spano participó también en el sitio de Chillán, entre julio y agosto, como jefe de la infantería y artillería de las fuerzas a cargo del coronel O'Higgins.[9]​ Se distinguió en los combates del 3 de agosto que ocurrieron durante el sitio, logrando penetrar con las tropas en el interior de aquella ciudad y resistir las embestidas de las fuerzas realistas que eran comandadas por el coronel Juan Francisco Sánchez.[9]​ En esa misma jornada de combates quedó muy malherido de quemaduras junto a varios otros soldados, debido a una fuerte explosión producida por una granada realista que cayó sobre un armón de artillería, en momentos en que mandaba una batería de artillería.[6][10]

Tras el sitio, estuvo varios meses convaleciente en Santiago.[7]​ Posteriormente, cuando O'Higgins fue nombrado por la Junta de Gobierno como general en jefe del ejército patriota el 27 de noviembre, Spano recibió el mando del Batallón de Granaderos, en remplazo del brigadier Juan José Carrera.[11]​ En diciembre se dirigió a Talca para ponerse a las órdenes de la Junta de Gobierno, que se había trasladado anteriormente a aquella ciudad.[7]

En los primeros meses de 1814, se le confió a Spano el mando político y militar de Talca, ya que la Junta de Gobierno regresó a Santiago.[5]​ Tenía a su disposición una guarnición militar de cerca de 300 hombres para defender la ciudad,[12]​ la mayoría de ellos reclutas que no sabían usar las armas.[13]​ Además, pronto debió desligarse de la mitad de sus hombres y de sus escasos recursos para socorrer a la división del coronel Juan Mackenna en el sur.[14]​ Se quedó con una escasa guarnición de 120 hombres; 20 fusileros, 70 artilleros con tres piezas de artillería y 30 milicianos con lanzas.[15][16]

El 4 de marzo, en la mañana, Spano se vio amenazado por una división realista de entre 300[17]​ a 600[15]​ hombres, bajo el mando del coronel Ildefonso Elorreaga, que se acercó por sorpresa a la ciudad.[18]​ El jefe realista le intimó a que se rindiera, ante lo cual intentó ganar tiempo mediante una negociación para poder conseguir ayuda.[19]​ Pero Elorreaga no se dejó engañar y atacó la ciudad inmediatamente.[16]​ Con sus tropas intentó resistir el ataque en la plaza principal de la ciudad, pero poco antes del medio día era derrotado debido a la superioridad numérica realista y a la complicidad de algunos habitantes del lugar.[16]​ Spano murió acribillado al pie de la bandera chilena, intentando defenderla.[20]​ Aunque también se menciona que murió en la madrugada del día siguiente, atendido por el adversario.[21]

Su viuda, después de 1814 se había radicado en Santiago. En 1815 ella reclamó a las autoridades realistas la devolución del equipaje de su marino tomado en Talca. Más adelante, cuando fue instaurado el gobierno republicano, se le asignó una pensión a ella y a sus hijas.[5]

Reconocimientos póstumos[editar]

Monolito en recuerdo al coronel Carlos Spano, en la Plaza de Armas de Talca.

Tras su muerte, el gobierno chileno expresó la resolución de que una vez que fuera reconquistada Talca, se levantaría en la plaza mayor de aquella ciudad una pirámide con la inscripción: "La Patria agradecida al Héroe de Talca, Spano". Pero solo el 13 de septiembre de 1971, ciento cincuenta y siete años más tarde, el gobierno llevó a cabo esta resolución al levantar un monumento en aquel lugar como recuerdo a su sacrificio.[21]​ En Talca también existen actualmente una villa, un colegio y una calle que llevan su nombre.

En Perú, por un decreto del 6 de febrero de 1822, un bergantín de la Marina de Guerra del Perú fue llamado Coronel Spano, en recuerdo y homenaje al coronel Carlos Spano.[22]

Descendencia[editar]

Carlos Spano tuvo siete hijos con María de las Nieves Zevallos Aziar, que fueron:

  • María del Pilar Spano (Concepción, 13 de octubre de 1800-Buenos Aires, 25 de marzo de 1868), casada con el militar Tomás Guido.[5]
  • Carlos Spano, falleció niño el 17 de abril de 1805.
  • María Rosa Spano, bautizada en Concepción el 22 de mayo de 1805.
  • Carlos Eustaquio, bautizado en Concepción el 6 de enero de 1808.
  • Nieves Spano, casada dos veces con Santiago Campbell y Carlos Lefebvre de Bécour.
  • Concepción Spano, casada con Juan Ignacio Alcalde Velasco, hijo del cuarto conde de Quinta Alegre Juan Agustín Alcalde y Bascuñán.
  • Rosario Spano, casada con Juan de la Barra López, hijo del político Juan Francisco León de la Barra y sobrino del religioso Melchor León de la Barra.

Notas[editar]

  1. Ella era natural de Mendoza e hija legítima de Martín de Zeballos y Antonia Asiar.[5]

Referencias[editar]

  1. Figueroa, 1905, p. 206.
  2. a b c d e f g h i j Reyno Gutiérrez, Gonzales Salinas y Rojas Valdés, 1987, p. 455.
  3. a b c d e f g Barros Arana, 1888, p. 53.
  4. Guarda, Gabriel (1979). La Sociedad en Chie Austral: antes de la colonización alemana 1645 - 1845. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello. p. 397. 
  5. a b c d e Opazo Maturana, 1942, p. 229.
  6. a b c d e f g h Reyno Gutiérrez, Gonzales Salinas y Rojas Valdés, 1987, p. 456.
  7. a b c Figueroa, 1905, p. 209.
  8. a b c d e f Figueroa, 1905, p. 207.
  9. a b Figueroa, 1905, p. 208.
  10. Figueroa, 1905, p. 208-209.
  11. Barros Arana, 1888, p. 276-277.
  12. Barros Arana, 1888, p. 348.
  13. Pinochet Ugarte, Augusto; Canessa Robert, Julio; Heise Gonzáles, Julio; Espinoza Palma, Virgilio (1984) [1980]. Historia del Ejército de Chile: De la Patria Vieja a la Batalla de Maipo 1810-1818. Santiago de Chile: Biblioteca Militar. p. 112. 
  14. Barros Arana, 1888, p. 348-350.
  15. a b Opazo Maturana, 1942, p. 231.
  16. a b c Barros Arana, 1888, p. 352.
  17. Figueroa, 1905, p. 210.
  18. Barros Arana, 1888, p. 351.
  19. Reyno Gutiérrez, Gonzales Salinas y Rojas Valdés, 1987, p. 457.
  20. Opazo Maturana, 1942, p. 231-232.
  21. a b Reyno Gutiérrez, Gonzales Salinas y Rojas Valdés, 1987, p. 458.
  22. Lajous, Francisco (1967). Hipólito Bouchard: marino al servicio de la independencia argentina y americana. Departamento de Estudios Históricos Navales. p. 311. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]