Café americano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El café americano se obtiene mediante una infusión de granos molidos de café en agua que circula por gravedad en una percoladora. Para la realización de este proceso se requiere que el molido de los granos sea grueso (generalmente conocido como Drip o Auto Drip) y que estos se coloquen sobre un filtro que puede ser de plástico, metal o papel. Una vez colocados, el agua empezará a caer a una temperatura de aproximadamente 80-90 grados Celsius. El tiempo, al igual que la cantidad de agua y la de café varían de acuerdo a la cantidad de café que se vaya a preparar.

La proporción adecuada entre café y agua para una taza de americano es de 8-9 gramos de café por cada 180 mililitros de agua, de esta manera obtendremos un sabor ideal.

Lo anterior descrito es la forma más común para preparar un americano, también existen otros métodos de preparación como V-60, Prensa Francesa, Chemex, Espresso, entre otros, pero estos requieren un proceso y maquinaria diferente.

El café americano es de las bebidas más populares que uno pudiera encontrar en cualquier parte y con el que se puede combinar con cualquier alimento, y más aún cuando la temperatura baja. También muchas de las veces nos ayuda a elevar la energía gracias a la dosis de cafeína que nos aporta y así podemos realizar muchas de nuestras actividades cotidianas. Cabe destacar que el café cuenta con una gran aceptación en su consumo, tan es así que es la segunda bebida más consumida a nivel mundial, solo después del agua. Esta bebida aporta gran cantidad de antioxidantes, también es muy baja en calorías y cualquiera puede consumirla, eso sin contar el sabor, todo esto la hace definitivamente la bebida perfecta.