Cómoda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lujoso ejemplar de cómoda italiana («cassettone») diseñada por Giuseppe Maggiolini en 1790.[1]

Una cómoda es un mueble bajo y de amplios cajones para guardar la ropa o diferentes objetos.[2] Su origen se sitúa en la Francia del final del siglo XVII, y con tal nombre («commode», mueble accesible de cajones, que se abre por medio de puertas) se documenta desde 1708, omnipresente en el mobiliario de la aristocracia y la burguesía adinerada.[a] [3]

Origen[editar]

Se ha supuesto que la cómoda toma su origen del arcón tradicional al que se le añaden cajones y unas patas. En un principio presentaba un solo cuerpo que luego se subdividió en varios cajones o cofres superpuestos, siendo las más habituales las cómodas de tres cajones. En los modelos antiguos más sofisticados y ricos, la decoración incluye trabajos de marquetería, con patas torneadas en forma de bola o con pies en ángulo. La funcionalidad en la industria del mueble la hizo evolucionar hacia formas de mayor sobriedad, simpleza y menor valor.[4]

Tipología[editar]

Muy abundante y variada, desde los casi innumerables modelos clásicos hasta las piezas más funcionales como la cómoda escritorio, con un tablero abatible sobre el juego de cajoneras, o el mueble conocido como cómoda de soltero muy popular en Inglaterra e Italia.[5]

Tipos clásicos[editar]

Cómoda estilo Louis XVI (diseño por ordenador).
  • Estilo Luis XV, cuyo modelo más común es la cómoda de dos tiradores. Uno de sus prototipos más atractivos es la commode Chiffonniere, menuda, estrecha y con travesaños entre los tres cajones. Otro ejemplar interesante es la commode Régence, un mueble panzudo con fallebas de bronce dorado en las esquinas y bronces en pies y sus tres filas de cajones separados por travesaños, con los montantes y el frontal muy perfilados.
  • Estilo Luis XVI, el mueble adquiere forma de 'V' con un cajón largo y estrecho arriba y dos más debajo de la misma longitud pero más estrechos; las patas se estilizan en un estilo denominado "a la griega". Suele presentar mesa de mármol y marquetería de Berain, con adornos de cobre y concha de tortuga y talla de madera teñida con flores de jazmín. Con Luis XVI se pone de moda también la "cómoda de media luna" con un frontal abombado y abundantes compartimentos o estantes.
  • A partir de la segunda mitad del siglo XVIII francés, entre 1760 y 1775 (a las puertas de la Revolución Francesa), las cómodas pierden su sensualidad decorativa y el primitivo taraceado floral estilo Luis XV da paso a grecas y motivos romboidales o cúbicos. Progresivamente han ido ganando presencia las líneas rectas, con patas más cortas y, en ocasiones un cajón suplementario en el faldón. Otras veces presenta un astrágalo de bronce dorado separando los cajones del travesaño superior y consiguiendo un efecto de mayor ligereza. También desaparecen los bronces o se hacen más sobrios.
  • El Estilo reina Ana , en la Inglaterra del siglo XVIII, puso de moda la "cómoda de soltero", con su parte superior plegable, que puede abrirse y usarse como mesa para escribir.[6]
  • Hacia 1730, el ebanista Charles Cressent, diseñó un modelo con un solo travesaño entre los dos cajones y con ornamentación tallada de amorcillos, máscaras y guirnaldas de flores y frutas. El prototipo pasó al norte de Italia con el nombre de commode a bambocci llegando a ser muy difundido en Liguria y Toscana y Lombardía. En los modelos italianos, son frecuentes los "pies de ménsula, con doble voluta de acanto o de garra de león u otro animal", y disponen de espejos frontales o laterales adornados con complicadas molduras o encastrados, con "tiradores de hierro forjado o de bronce o paneles en forma de cabeza tallada en la madera".[5]
  • La llamada cómoda de estilo imperio –con un aspecto más macizo– recuperó la estética tradicional de los tres cajones con travesaños entre sí, frente de líneas rectas y "pies de garra y montantes rectos con cabezas de esfinge o de columnas separadas". La cómoda Carlos X conservaría ese perfil macizo reforzado además con el uso de maderas amarillas (olmo, arce, limoncillo) y decorado con encajes de marqueterías oscuras. Mucho más sencilla y burguesa será la commode Luis Felipe, similar a un arca con travesaño superior "de garganta" que oculta un cajón. Completan su aspecto general una encimera de mármol claro y un chapado de caoba o de cerezo silvestre.[5]
  • Aunque con el Estilo victoriano, se popularizan las cómodas altas y con espejo, en la Inglaterra de finales del siglo XIX, se puso de moda la cómoda de barco (military chest) de madera de arce o caoba, con dos cofres superpuestos y cajones adornados con sencillos tiradores de cobre. Podía disponer asimismo de un panel abatible, a modo de escritorio, sobre el tablero.
  • Todavía en pleno siglo XX, el estilista Ruhlmann puso de moda en la segunda mitad de los años 20 una cómoda en forma de cofre abombado y ebanistería fina sobre esbeltas patas. El capricho del diseñador aparecía en abierta oposición al prototipo popular de madera maciza (cerezo, manzano, etc.), sin apenas taraceado y sencilla encimera de madera.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Otros estudios remontan el origen de la cómoda al final del siglo XVI, compartiendo denominaciones como 'cajonera' o 'canterano'. En el siglo XVIII se impuso entre la aristocracia francesa sustituyendo a arcones y cabinets, convertida en uno de los mejores exponentes de la creatividad de marqueteros, lacadores, cinceladores y ebanistas europeos.

Referencias[editar]

  1. . «Giuseppe Maggiolini». Diccionario biográfico Treccani. Consultado el 19 de diciembre de 2015. 
  2. Aguiló, María Paz (1987). El mueble Clásico Español. Madrid: Cátedra. ISBN 84-376-0679-9. 
  3. Quatro (16 de enero de 2008). «El origen de la cómoda». Consultado el 10 de enero de 2016. 
  4. a b c Quatro, 2008.
  5. . «cómoda de soltero». tesauro de arte y arquitectura. Consultado el 19 de diciembre de 2015. 

Enlaces externos[editar]