Biocombustible de algas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gráfico

El biocombustible de algas o biodiésel de algas (en inglés: algal fuel, algal oil o algal biofuel) es un biocombustible fabricado a partir de los productos de las algas marinas.[1][2][3]​ Algunos estudios lo sitúan como una posible alternativa a otras fuentes de biocombustible conocidas, como el maíz y la caña de azúcar.[4][5]​ Cuando se genera a partir de macroalgas, también se lo conoce en inglés por su variante seaweed oil («combustible de macroalgas»).

Contexto[editar]

Varias compañías y agencias gubernamentales financian esfuerzos para la reducción de sus costes operativos y de capital, con el fin de lograr que la producción de combustible sea comercialmente viable.[6]​ Al igual que los combustibles fósiles, este combustible también libera CO2 cuando se quema, pero a diferencia de los primeros, el combustible de algas, así como otros biocombustibles, solo libera el dióxido de carbono recién capturado de la atmósfera con la fotosíntesis a medida que las algas o plantas se desarrollaban. La «crisis» del modelo energético y la crisis alimentaria de principios del siglo XXI despertaron un mayor interés en el cultivo de algas para la producción de biodiésel y otros biocombustibles con el uso de tierras no aptas para la agricultura. Sus principales características positivas son el bajo impacto que su cultivo genera en las reservas de agua dulce,[7]​ además de la posibilidad de producirse utilizando tanto aguas salinas como residuales; tienen un alto punto de inflamabilidad,[8]​ son biodegradables y relativamente inofensivos para el medio ambiente en caso de vertido accidental.[9]​ Sin embargo, el precio de las algas por unidad de masa es mayor que otros cultivos destinados a la producción de biocombustibles de segunda generación, debido a sus altos costos operativos y de capital,[10]​ aunque su producción por unidad de área está estimada, por algunas fuentes, en un rango de entre 10 y 100 veces mayor.[11]​ El Departamento de Energía de Estados Unidos estimó que si el combustible de algas reemplazara el consumo de petróleo del país, se requeriría para su cultivo 39 000 kilómetros cuadrados, un 0,42% de la superficie del país,[12]​ que si bien podría parecer enorme, es menos de una séptima parte de la superficie que Estados Unidos dedicó al cultivo de maíz en el año 2000.

En los últimos años, las perspectivas sobre su viabilidad comercial han cambiado drásticamente. En 2010, el jefe de la «Algal Biomass Organization» declaró que en el año 2018 podría alcanzarse la paridad de precios con el petróleo de otorgarse créditos fiscales a la producción.[13]​ En 2013 el CEO de Exxon Mobil, Rex Tillerson, especuló que la viabilidad comercial de este combustible «podría demorarse otros 25 años».[14]​ Para entonces, Exxon llevaba cuatro años en una joint venture con Synthetic Genomics, encabezada por el biólogo Craig Venter y 100 millones de dólares invertidos de los 600 millones comprometidos hasta 2019. En 2017, las dos empresas anunciaron avances en sus investigaciones conjuntas, gracias a que lograron duplicar el contenido de lípidos habitual (del 20% al 40-55%) de una cepa genéticamente modificada de la especie Nannochloropsis gaditana.[15]​ Aunque algunas empresas relevantes comenzaron la venta de biocombustible de algas a lo largo de la década de 2010, en 2017 la mayoría de los esfuerzos habían sido abandonados o desviados hacia otras líneas de investigación, manteniéndose apenas unos pocos y sin haberse cumplido las grandes expectativas generadas en los años precedentes.[16]

Estudios[editar]

El 2008 un equipo de expertos de la Universidad de Jaén (UJA), encabezado por Sebastián Sánchez Villasclaras, ha iniciado un estudio de investigación dirigido a la limpieza de aguas residuales terciarias a través de la microalga Botryococcus braunii, que produce grandes cantidades de hidrocarburos líquidos.[17]

Complementariedad[editar]

Los biocombustibles a partir de microalgas encuentran su principal uso como complemento a la electricidad en los vehículos híbridos enchufables.[18]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Marcos Martín, Francisco; Almazan Garate, Jose Luis; Palomino Monzón, M. Carmen (2008-11). «Biodiesel de Algas». Energética XXI: 100-104. ISSN 1577-7855. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  2. Peñaranda, Martha Trinidad Arias; Villanueva, Rosa Olivia Cañizares; Roldán, Alfredo de Jesús Martínez (1 de enero de 2013). «PRODUCCIÓN DE BIODIESEL A PARTIR DE MICROALGAS: PARÁMETROS DEL CULTIVO QUE AFECTAN LA PRODUCCIÓN DE LÍPIDOS». Acta Biológica Colombiana 18 (1): 43-68. ISSN 1900-1649. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  3. «Las algas: un biocombustible de gran potencial | Energía y Sostenibilidad». Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  4. Scott, Stuart A.; Davey, Matthew P.; Dennis, John S.; Horst, Irmtraud; Howe, Christopher J.; Lea-Smith, David J.; Smith, Alison G. (2010). «Biodiesel from algae: challenges and prospects». Current Opinion in Biotechnology 21 (3): 277-286. ISSN 1879-0429. PMID 20399634. doi:10.1016/j.copbio.2010.03.005. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  5. Darzins, Al; Pienkos, Philip; Edye, Les (2010). «Current status and potential for algal biofuels production». IEA Bioenergy Task 39. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  6. Oncel, Suphi S. (2013). «Microalgae for a macroenergy world». Renewable and Sustainable Energy Reviews (en inglés) 26: 241-264. doi:10.1016/j.rser.2013.05.059. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  7. Yang, Jia; Xu, Ming; Zhang, Xuezhi; Hu, Qiang; Sommerfeld, Milton; Chen, Yongsheng (2011). «Life-cycle analysis on biodiesel production from microalgae: water footprint and nutrients balance». Bioresource Technology 102 (1): 159-165. ISSN 1873-2976. PMID 20675125. doi:10.1016/j.biortech.2010.07.017. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  8. Dinh, Linh T.T.; Guo, Yuyan; Mannan, M. Sam (2009). «Sustainability evaluation of biodiesel production using multicriteria decision-making». Environmental Progress & Sustainable Energy (en inglés) 28 (1): 38-46. doi:10.1002/ep.10335. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  9. Demirbas, Ayhan (2011). «Biodiesel from oilgae, biofixation of carbon dioxide by microalgae: A solution to pollution problems». Applied Energy (en inglés) 88 (10): 3541-3547. doi:10.1016/j.apenergy.2010.12.050. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  10. Carriquiry, Miguel A.; Du, Xiaodong; Timilsina, Govinda R. (2011). «Second generation biofuels: Economics and policies». Energy Policy (en inglés) 39 (7): 4222-4234. doi:10.1016/j.enpol.2011.04.036. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  11. Greenwell, H. C.; Laurens, L. M. L.; Shields, R. J.; Lovitt, R. W.; Flynn, K. J. (2010). «Placing microalgae on the biofuels priority list: a review of the technological challenges». Journal of the Royal Society Interface 7 (46): 703-726. ISSN 1742-5689. PMC 2874236. PMID 20031983. doi:10.1098/rsif.2009.0322. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  12. Hartman, Eviana (6 de enero de 2008). «A Promising Oil Alternative: Algae Energy». Washington Post (Estados Unidos). Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  13. Feldman, Stacy (22 de noviembre de 2010). «Algae Fuel Inches Toward Price Parity with Oil». Reuters. Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  14. Carroll, Joe (8 de marzo de 2013). «Exxon at Least 25 Years Away From Making Fuel From Algae». Bloomberg. Consultado el 19 de diciembre de 2019. 
  15. Bradley Fikes (21 de junio de 2017). «CRISPR-edited algae with high biofuel yield created by ExxonMobil, Craig Venter’s Synthetic Genomics». Genetic Literacy Project (en inglés estadounidense). Consultado el 20 de diciembre de 2019. 
  16. Wesoff, Eric (19 de abril de 2017). «Hard Lessons From the Great Algae Biofuel Bubble». GTM (en inglés) (www.greentechmedia.com). Consultado el 19 de diciembre de 2019. 
  17. Press, Europa (29 de septiembre de 2008). «Innova.- Científicos andaluces descontaminan agua a través de unas microalgas que generan hidrocarburos». europapress.es. Consultado el 19 de diciembre de 2019. 
  18. Seijo, Daniel (3 de junio de 2008). «Híbridos, eléctricos, biocarburantes e hidrógeno: ¿qué nos depara el futuro?». Motorpasión. Consultado el 20 de diciembre de 2019.