Bien complementario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Curvas de indiferencia de bienes complementarios perfectos.

En mercadotecnia y microeconomía, un bien complementario es un bien que depende de otro y estos, a su vez, dependen del primero. Debido a esta relación, cuando sube el precio de uno de los bienes, disminuye la demanda del otro.

Entre los factores que determinan la demanda de un producto se encuentra el precio de los otros productos. Según como sea esta influencia se distinguen bienes complementarios y bienes sustitutivos.


Dos bienes son complementarios perfectos cuando ambos tienen que ser usados o consumidos de manera simultánea, el ejemplo más típico que se suele presentar es el de los zapatos del pie izquierdo y zapatos de pie derecho, de ambos bienes se dice que son complementarios perfectos en tanto en cuanto no se utiliza un zapato derecho sin a la vez usar también un zapato del pie izquierdo. La característica más importante de estos bienes es que el usuario prefiere consumirlos en proporciones fijas.

Técnicamente los bienes complementarios perfectos se reconocen por sus curvas de indiferencia tiene forma de "L" o lo que es lo mismo forman un ángulo recto. En el mundo real casi ningún bien es complementario perfecto de otro. Lo más normal es que las curvas de indiferencia están combadas hacia dentro, pero no tanto como para ser ángulos rectos.

Bienes complementarios y elasticidad cruzada de la demanda[editar]

La elasticidad cruzada de la demanda de bienes complementarios es negativa. La elasticidad cruzada de la demanda mide la relación existente entre la cantidad demandada de un bien "A" y el precio de otro bien "B", y muestra la variación porcentual del cambio en cantidad demandada dividida entre la variación porcentual del precio, si ambas variaciones, como es el caso de los bienes complementarios tiene distinto signo, la elasticidad cruzada tendrá signo negativo.

El grado de complementariedad entre dos bienes no tiene por qué ser mutuo o comportarse para los bienes por igual en ambos sentidos. En el caso por ejemplo de videojuegos, un juego específico es bien complementario para un determinado tipo de videoconsola (bien base), pero no funciona en sentido contrario, porque la videoconsola no tiene por que ser usada con ese juego específico y concreto.