Basílica de Nuestra Señora de la Consolación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Basílica de Ntra. Sra. de la Consolación
Basílica de Ntra. Sra. de la Consolación de Táriba
Patrona del Táchira
Basílica de Nuestra Señora de la Consolación.JPG
Vista desde la plaza
Localización
País VenezuelaFlag of Venezuela.svg Venezuela
División Flag of Táchira.svg Táchira
Subdivisión Táriba
Municipio(s) Cárdenas
Ubicación Plaza Bolívar (5001)
Información religiosa
Culto Iglesia católica
Diócesis Diócesis de San Cristóbal de Venezuela
Acceso público Todos los días

Uso Iglesia parroquial
Estatus Parroquia y basílica menor
Advocación Virgen de Consolación
Patrono Ntra Sra de la Consolación de Táriba
Dedicación Ntra Sra de la Consolación de Táriba
Declaración Obtuvo por parte del papa Juan XXIII el título de Basílica Menor, como obra de monseñor Miguel Ignacio Briceño Picón y gracias a las gestiones realizadas por monseñor Alejandro Fernández Feo durante el período de 1904 y 1913

Rector Pbro. Borelli Arellano
Historia del edificio
Construcción • 1690

La Basílica de Nuestra Señora de la Consolación es un templo católico localizado en la localidad de Táriba[1]​ en el estado Táchira en los Andes de Venezuela.[2]

Su historia se remonta a la emirte construida en los primeros tiempos por los agustinos que requería convertirse en templo de jerarquía y dimensiones suficientes a la atención y servicio de una feligresía creciente y a los peregrinos, renovándose y nutriéndose en la abundosa benignidad mariana. Corresponde al Sacerdote Francisco Martínez de Espinoza, Cura y Vicario de la Villa de San Cristóbal, iniciar la construcción del primer templo a la Virgen de Táriba, tal como se ve en la "Relación Auténtica", cuando el 19 de agosto de 1690 se está testificando otro milagro de la Bendita Virgen, al hundirse el techo de la Capilla Mayor y salvarse el albañil Juan Báez y otros cuatro ayudantes que allí estaban entejando el día 18 de marzo del mismo año, víspera del Domingo de Ramos.

La construcción del Santuario que reemplazó a la Ermita primigenia, precisamente frente al lugar en que ésta estaba, en la actual Plaza Bolívar, vale al nombrado sacerdote Martínez de Espinoza el que el Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Santa Fe, de Bogotá, Onofre Tomás Baños Sotomayor, Consultor y Comisario del Santo Oficio y Visitador General Eclesiástico de la Provincia, por auto del 6 de octubre de 1691, abra averiguación sobre su vida y costumbres para el reconocimiento de sus méritos. El primero en acudir a declarar, el 16 de octubre de dicho año, es el Capitán Francisco Ramírez de Are-llano. Alcalde Ordinario de la Villa de San Cristóbal, quien testifica que el Padre Martínez de Espinoza no solamente ha edificado la Iglesia de la Villa de San Cristóbal, sino también una Capilla a la Virgen de Nuestra Señora de Táriba.

Hay otros declarantes, como Gerónimo Colmenares Aesmasa, vecino y encomendero de la Villa de San Cristóbal, y Fray José Gómez, Prior del Convento Agustino de la misma Villa. el cual afirma el celo religioso y el sentido progresista del Padre Martínez de Espinoza. En consecuencia, el 'isitador y Canónigo Baños y Soto-mayor prevé un auto recomendando el estímulo, a la dignidad que más convenga, del nombrado sacerdote, cuya parte final dice: "Declaramos y damos por buen Cura beneficiado y Vicario Juez Eclesiástico al dicho Maestro Don Francisco Martínez de Espinoza, y mandamos dé cuenta de los honrados procederes de dicho Maestro al Señor Vicepatrono de este Nuevo Reino para que le dé a su Majestad, que Dios guarde, para que le honre con la canonjía y dignidad que más convenga, por ser digno y no merecedor de ella." Tal auto tiene fecha 16 de octubre de 1691.

Cuando los Padres Agustinos -que habían traído a nuestra tierra la Virgen de la Consolación- dejaron su Convento de San Cristóbal, tal como lo dice el historiador Ricardo González Valbuena, vinieron años más tarde los Padres Dominicos a ser rectores espirituales de ia Iglesia de Táriba, pues ya estaban como misioneros en el Alto Apure.

Corresponde al sacerdote Francisco Martínez de Espinosa, cura y vicario de la Villa de San Cristóbal, iniciar la construcción del primer templo a la Virgen de Táriba, cuando el 19 de agosto de 1690 se está testificando otro milagro de la bendita virgen, al hundirse el techo de la Capilla Mayor y salvarse el albañil Juan Báez y otros cuatro ayudantes que allí estaban entejando el día 18 de marzo del mismo año,

Está situada frente de la Plaza Bolívar de Táriba, municipio Cárdenas, en la calle 2. En su interior se haya una docena de vitrales en donde se pueden apreciar las diferentes escenas del origen del culto hacia la virgen. Su estatua se encuentra dentro de un hermoso relicario de plata en el retablo.

Este templo está dedicado a la Señora de La Consolación, patrona del estado Táchira. Obtuvo por parte del papa Juan XXIII el título de Basílica Menor, como obra de monseñor Miguel Ignacio Briceño Picón y gracias a las gestiones realizadas por monseñor Alejandro Fernández Feo durante el período de 1904 y 1913, y remodelada bajo la administración de monseñor Alejandro Figueroa Medina, por acercase esos días la coronación canónica de la virgen.

Virgen de La Consolación de Táriba[editar]

Imagen de La Virgen de Consolación de Táriba
La imagen se encuentra en una tablita la cual se resguarda en la Basílica de Táriba. Se le han realizado estudios con autorización de la curia con miembros de la Academia de la Historia del Táchira y los fotógrafos Antonio y Samuel Trevisi, únicos en tener este privilegio.

Cuna de la veneración a la Virgen de la Consolación y sede de la Basílica de Nuestra Señora de La Consolación. Es una de las dos basílicas que existen en el Estado Táchira, la otra es la del Santo Cristo de La Grita, durante muchos años fue un Santuario y por decisión del Vaticano, tras una extensa investigación se decidió darle categoría de basílica, la Virgen de la Consolación fue llevada a Táriba en 1560 por dos padres Agustinos venidos del Nuevo Reino de Granada.

En 1600 se construye una ermita para la veneración de la Virgen. Desde entonces para es el centro devocional de Táriba, y una preciada reliquia para la mayoría católica de la ciudad. El 15 de agosto se celebra su fiesta.


Oración de la Virgen de La Consolación de Táriba[editar]


Oh! Virgen Santísima de La Consolación,
que tu maternal bendición esté sobre mí,
en el día, en la noche, en el trabajo, en el descanso,
en la salud, en la enfermedad, en la vida, en la muerte,
en el tiempo y en la eternidad.

Santísima Virgen María,
madre y abogada mía,
no permitas que te ofenda en este día
y para eso dame tu santa bendición.
En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

Himno de la Virgen de Consolación de Táriba[editar]

Banderas de La Virgen de Consolación de Táriba
Dos banderas simbolizan la fe católica hacia la virgen: Blanco y Oro y Blanco y Azul Celeste. También izan la bandera del municipio Cárdenas.

Música del R. P. Jesús Calderón. S. D. B.
Letra del R. P. Serafín Prado. A. R.

Coro
Gloria en los cielos y en la tierra gloria,
El Táchira repita con fervor.
Gloria a la Virgen, que alumbró su historia.
Por la Reina, un himno de victoria;
por la madre, un cántico de amor.

Estrofas
1ra.
En Táriba encendiste nuestra primera aurora,
Con tus divinos ojos, oh Madre de la luz,
Y desde entonces fuiste la fiel consoladora,
Llorando nuestras penas al pie de nuestra Cruz.

2da.
Y fuimos todos tuyos, y para Tí un sagrario
en cada pecho andino te consagró la fe,
Y el corazón del Táchira fue sólo un relicario,
Y tú eres la reliquia que se venera en él.

3ra.
Tu nombre, en nuestros labios, pusieron nuestras madres;
Tu amor, en nuestras almas, fue amor de todo amor;
Y por tu honor y gloria murieron nuestros padres.
¡Gloria de nuestra gloria y honor de nuestro honor!

4ta.
El Táchira te aclama por Madre v Soberana,
Por Ti florezcan, siempre, la rosa y el laurel,
Que sea toda tuya la gloria del mañana
Lo mismo que fue tuya la gloria del ayer.


La interpretaciòn del Himno a la Virgen mas conocida es la realizada por la Coral de la Alcaldía del Municipio Cárdenas la cual fue dirigida por el Prof. Javier Duque; ésta es la utilizada en los actos en homenaje a la Virgen de Consolación de Táriba como el que se realiza la noche del 14 de Agosto. Este homenaje musical es una creación del fallecido canta-autor taribense: Evencio Ríos, quien le compuso diversos temas a su "Táriba gentil" ciudad conocida como "La Perla del Torbes", en referencia al Río Torbes que la circunda.

La serenata a la Virgen fue el resultado de una promesa que le hiciera el artista Evencio Ríos cuando se vio muy grave de salud y le prometiò darle serenata todos los 14 de agosto, si lograba su recuperaciòn. Su promesa fue cumplida, y organizò este acto que fue creciendo en agrupaciones y artistas que se presentan gratis y en pùblico que se ubica frente al atrio de la Basìlica que funge como tarima para las presentaciones; con el paso del tiempo la serenata a La Virgen ha llegado a ser trasmitida en directo por la televisora del Táchira cada 14 de agosto.

Referencias[editar]

  1. Duque, Ana Hilda; Paredes, Niria Suárez de (1 de enero de 2005). Congreso Internacional Centenario Archivo Arquidiocesano de Mérida, 1905-2005: el patrimonio de la Iglesia en Venezuela 6 al 12 de noviembre de 2005, Mérida-Venezuela : resúmenes. Centro Editorial Litorama. Consultado el 3 de diciembre de 2016. 
  2. Duque, Ana Hilda (1 de enero de 2008). Cuentas de una devoción: manuscrito de la Cofradía Nuestra Señora de la Consolación de Táriba : 1788-1803. Universidad de los Andes. ISBN 9789806674202. Consultado el 3 de diciembre de 2016. 

Enlaces externos[editar]