António Augusto Carvalho Monteiro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
António Augusto Carvalho Monteiro
António Augusto Carvalho Monteiro.jpg
Información personal
Nacimiento 1848 Ver y modificar los datos en Wikidata
Río de Janeiro, Brasil Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1920 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sintra, Portugal Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Brasileña Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Entomólogo Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

António Augusto Carvalho Monteiro (1848 - 1920), también conocido como Monteiro dos milhões (Monteiro, el millonario), nació en Río de Janeiro de padres portugueses. Heredó la enorme fortuna familiar, que amplió en Brasil con la venta de café y piedras preciosas, lo que posibilitó su marcha a Portugal. Estudió una licenciatura en Derecho en la Universidad de Coimbra, y fue un conocido coleccionista y bibliófilo, con una magnífica colección de las obras de Camões. Sus intereses culturales sin duda influyeron y guiaron a los misteriosos símbolos e iconografía del palacio que construyó en su finca ubicada en las montañas de Sintra, el Palacio da Regaleira.

Carvalho Monteiro, según la prensa de la época, tenía una imagen de persona altruista y algo excéntrica, ejemplificada por su famoso Leroy 01, "el reloj más complicado del mundo."

Carvalho Monteiro pidió que el mismo arquitecto que construyó el Palácio da Regaleira, Luigi Manini, construyese su tumba en el Cementerio dos Prazeres. La puerta de la tumba, también con altas dosis de simbolismo, se abría con la misma llave que el Palácio da Regaleira y su palacio en Lisboa, en la Rua do Alecrim. Cuando los visitantes entraban en el patio del cementerio, encontraban la tumba a la izquierda, con la orientación, el tamaño y la forma de un templo masónico, orientada hacia el este. Está cubierto de símbolos diferentes. El llamador de la puerta está grabado con una abeja que lleva un cráneo. La abeja, que es diligente y trabajadora, representa el masón en su trabajo organizado. El gradeamento que se puede ver en la parte posterior de la tumba, está adornada con el símbolo del vino y el pan, el espíritu y el cuerpo. También hay decorativos búhos, que simboliza la sabiduría, así como las amapolas, el símbolo del eterno sueño.

Galería[editar]