Alegoría de la villa de Madrid

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alegoría de la villa de Madrid
Goya y Lucientes, Francisco de - Allegory of the City of Madrid - 1810.jpg
Autor Francisco de Goya, 1809
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Rococó
Tamaño 260 cm × 195 cm
Localización Museo de Historia de Madrid, Madrid, Flag of Spain.svg España
[editar datos en Wikidata]

Alegoría de la villa de Madrid es un óleo sobre lienzo, obra de Francisco de Goya. Fue pintado en 1809, cuando la capital estaba ocupada por los franceses.

El cuadro exhibía en un óvalo grande el cuadro de José I, hermano de Napoleón. Tras la batalla de los Arapiles, el ejército francés abandonó la capital y el Ayuntamiento decidió borrar la figura del soberano francés para incluir en su lugar la palabra «Constitución». Pero, meses después, José I volvió a Madrid y Goya tuvo que pintar de nuevo el retrato del mayor de los Bonaparte. Al finalizar la guerra, la Carta Magna fue abolida y los responsables municipales de Madrid encargaron a Goya que incluyera al rey Fernando VII en el cuadro. El pintor aragonés hizo un retrato tan abominable del monarca absolutista que, en 1826, se encargó a otro pintor que rehiciese el retrato del rey. En 1843 fue borrado para sustituirlo por un dibujo del libro de la Constitución de Cádiz («La Pepa»). En 1873, ya destronada Isabel II, el alcalde de Madrid, el liberal Marqués de Sardoal, ordenó que borrasen los repintes anteriores y que se pusiera en el cuadro un letrero alusivo al Dos de Mayo, según dijo el propio alcalde, «al ser un hecho histórico genérico no está sujeto a las opiniones cambiantes de los hombres». Este último retoque fue efectuado por Vicente Palmaroli.

La pintura representa a una figura femenina vestida de blanco, con manto de púrpura y corona de oro, apoyada en el escudo de armas de la villa de Madrid, con el oso y el madroño. La mujer señala un cuadro oval (pintura dentro de la pintura) que representaba al monarca en su versión original, sustituida hoy por la inscripción patriótica, y tiene a sus pies un can simbolizando la fidelidad. Sostienen el óvalo dos ángeles adolescentes, mientras otros dos, volanderos, portan una corona de laurel (la gloria, el triunfo) y una trompeta, alusión a la fama.

Actualmente se encuentra en el Museo de Historia de Madrid, antiguo Museo Municipal de Madrid.