Abolicionismo (derechos de los animales)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Abolicionismo
Descripción Cualquier tipo de uso o posesión de animales no humanos debería de abolirse.
Defensores Gary Francione
Tom Regan
Temas Derechos de los animales, ética, derecho, filosofía, especismo

El Abolicionismo o veganismo abolicionista es la oposición basada en los derechos de los animales a todo uso animal por parte de los humanos. El abolicionismo sostiene que todos los seres sintientes, humanos o no humanos, comparten un derecho básico: el derecho a no ser tratados como propiedad de otros. [1][2]​ Los veganos abolicionistas enfatizan que los productos animales requieren tratar a los animales como propiedades o recursos y que los productos animales no son necesarios para la salud humana en las sociedades modernas. [3][4]​ Los abolicionistas creen por lo tanto que todo el que pueda llevar un modo de vida vegano está moralmente obligado a ello. [3][4]

Los abolicionistas generalmente se oponen a movimientos que buscan hacer el uso de animales más humano (más compasivo) o abolir formas específicas de uso de animales, ya que creen que esto socava el movimiento para abolir todas las formas de uso animal. [1][2]​ El objetivo es asegurar un cambio de paradigma moral y legal, por el cual los animales ya no se consideren como cosas que se deben poseer y usar. El filósofo estadounidense Tom Regan escribe que los abolicionistas quieren jaulas vacías, no más grandes. [5]​ Esto contrasta con el llamado bienestarismo, que suele compartir el ideal abolicionista pero prefiere luchar por reformas graduales, lo que algunos abolicionistas consideran contraproducente. [6]

Conceptos[editar]

La palabra se relaciona con el término histórico abolicionismo que fue un movimiento social para terminar con la esclavitud o la propiedad humana de otros humanos. [7]

Gary Francione, profesor de derecho y filosofía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Rutgers, argumenta desde la perspectiva abolicionista que los grupos auto descritos de derechos de los animales que persiguen preocupaciones de bienestar animal, como PETA, corren el riesgo de hacer que el público se sienta cómodo con el uso de los animales. Por ejemplo el fomentar el consumo de carne ecológica o huevos ecológicos haría que el consumidor sintiese que ya "está haciendo suficiente" por los animales y dejase de ser consicente de la explotación inherente al consumo de animales, más allá de las condiciones en las que son tratados. Llama a tales grupos los "nuevos bienestaristas", argumentando que, aunque su objetivo es el fin del uso animal, las reformas que persiguen son indistinguibles de las reformas aceptables para los bienestaristas tradicionales, que no tienen interés en abolir el uso animal. Sostiene que las campañas de reforma afianzan el estado de propiedad de los animales y validan la opinión de que los animales simplemente necesitan un mejor trato. En cambio, escribe, la opinión del público de que los animales pueden ser utilizados y consumidos debería ser cuestionada. Su posición es que esto debe hacerse promoviendo el veganismo ético. [8]​ Otros piensan que esto debería hacerse creando un debate público en la sociedad. Algunos activistas pertenecientes a grupos como el Frente de Liberación Animal creen que la mejor forma de generar ese debate en la sociedad es mediante la acción directa de liberar animales.

Los nuevos bienestaristas argumentan que no existe una contradicción lógica o práctica entre el abolicionismo y el "bienestarismo". [9][10]​ Los bienestaristas piensan que pueden estar trabajando para lograr la abolición, pero de forma pragmática y siguiendo pasos graduales, teniendo en cuenta lo que la mayoría de las personas son capaces de conceder a corto y a largo plazo y buscando qué sufrimiento es el más urgente de aliviar. PETA, por ejemplo, además de promover mejoras locales en el tratamiento de animales, promueve el vegetarianismo. Y aunque algunas personas pueden creer que cambiar el estado legal de los seres no humanos sintientes [11][12]​ es un primer paso para abolir la propiedad o el maltrato, puede haber amplia evidencia de que este no es el caso si el público consumidor no ha comenzado a reducir o eliminar su explotación de los animales para su propio alimento. [cita requerida]

Estatus de los animales por países[editar]

En 1992, Suiza enmendó su constitución para reconocer a los animales como "seres" y no "cosas" . [13]​ La dignidad de animales también está protegida en Suiza. [14]

Nueva Zelanda otorgó los derechos básicos a cinco grandes especies de simios en 1999. Su uso está ahora prohibido en investigación, prueba o enseñanza. [15]

En interés de las generaciones futuras, Alemania agregó el bienestar animal en un Enmienda de 2002 a su constitución, convirtiéndose en el primer miembro de Unión Europea en hacerlo. [13][16][17]

En 2007, el parlamento de las Islas Baleares, una comunidad autónoma de España, aprobó la primera legislación del mundo que otorga derechos legales a todos los grandes simios. [18]

En 2013, India reconoció oficialmente a los delfines como personas. [19]

En 2014, Francia cambió el estatus legal de los animales de "propiedad personal" a "seres sintientes". [11]​ La provincia de Quebec en Canadá [12]​ y España [20]​ están considerando legislar en la misma dirección.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b The Six Principles of the Abolitionist Approach to Animal Rights
  2. a b Francione, Gary. "Animal Rights: The Abolitionist Approach"
  3. a b Gary Francione, Eat Like You Care
  4. a b HowDoIGoVegan.com
  5. «The Torch of Reason, The Sword of Justice, animalsvoice.com». Archivado desde el original el 22 de julio de 2011. Consultado el 24 de mayo de 2011. 
  6. Francione, Gary L. and Garner, Robert. The Animal Rights Debate. Columbia University Press, 2010.
  7. «When Vegans Won't Compromise». New York Times. 16 de agosto de 2015. Consultado el 17 de abril de 2016. 
  8. Francione 1996, chapter. 5.
  9. «Farm-animal welfare, legislation, and trade». Law and contemporary problems 325-358. Consultado el 14 de diciembre de 2014. 
  10. Smith, Allison; Reese, Jacy (24 de marzo de 2016). «An empirical perspective on animal advocacy». Consultado el 17 de abril de 2016. 
  11. a b «Les animaux ne sont plus des "meubles" (animals are no longer furniture)». Le Figaro.fr. Consultado el 14 de diciembre de 2014. 
  12. a b «New bill aimed at modifying the legal status of animals announced». Montreal SPCA. Consultado el 14 de diciembre de 2014. 
  13. a b «Germany guarantees animal rights in constitution». Associated Press. 18 de mayo de 2002. Consultado el 26 de junio de 2008. 
  14. «Swiss constitution». 18 de abril de 1999. Consultado el 23 de marzo de 2013. 
  15. Thomas Rose (2 de agosto de 2007). «A Step at a time: New Zealand's progress toward hominid rights». CBC News. 
  16. Constitutional Protection for Germany's Animals. page 13
  17. «Germany guarantees animal rights». CNN. 21 de junio de 2002. Consultado el 26 de junio de 2008. 
  18. Thomas Rose. «Going ape over human rights». CBC News. Consultado el 26 de junio de 2008. 
  19. «Dolphins gain unprecedented protection in India». Consultado el 2 de agosto de 2007. 
  20. «Por ley, en España los animales dejarían de ser considerados cosas». Clarín. Consultado el 2018-02-215. 

Bibliografía[editar]