Xicohténcatl

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Xicohténcatl Axayacatzin.
Escritura Gráfica del nombre Xicotencatl
Cultura mixteca-azteca, ornamento labiale a forma di testa d'aquila in oro, 1200-1521 ca.

Xīcohténcatl Āxāyacatzin (1484 - 12 de mayo de 1521) fue un guerrero tlaxcalteca nacido en Tizatlán, uno de los cuatro señoríos de Tlaxcallan o nación tlaxcalteca —actual territorio del estado de Tlaxcala, en México—, aunque inicialmente combatió a los conquistadores españoles, al no poder vencerlos luego se alió con ellos para lolgrar la conquista de Tenochtitlan.[1] Su nombre alude al jicote (xīcoh-) y a los huevos de insecto (ā-xāyaca-) usados como comida que se encontraban junto al lago Texcoco. Los cronistas de Indias transcribieron su nombre como Xicotenga y lo llamaron «el Mozo» para distinguirlo de su padre, el señor de Tizatlán.

Escritura gráfica del nombre[editar]

La escritura gráfica se compone del símbolo mimico xicotli abeja y de unos labios tentli que sirven de simbólo mnemotemico de tentetl "bezote,adorno de labios" obteniendo Xicotencatl "el que usa un bezote con forma de abejorro"

Vida[editar]

Nace en Tizatlán el año de 1484, perteneciente al señorío de Tlaxcallan, su padre era Xicohténcatl el viejo. A la llegada de los españoles, intentó combatirlos enfrentándolos con su ejército en 1519. Su nombre del náhuatl significa Xicohténcatl (Él que usa un Tentetl, bezote, adorno de los labios, con forma de abejorro ) y Axayacatzin (carita de agua dulce")

Cuando Hernán Cortés solicitó a los tlaxcaltecas permiso para pasar por su territorio rumbo a Tenochtitlan, mediante la embajada de cuatro principales zempoaltecas, la mayor oposición a dejarlos pasar provino de Xicohténcatl Axayacatzin y Xicohténcatl el viejo, argumentando en el Senado que el vaticinio de la llegada de los hombres blancos y barbados podía ser un engaño y que esos caminantes del oriente, tal vez no fueran los que esperaban como lo predecía la famosa profecía del regreso de Quetzalcóatl y la profecía del dios Camaxtli. Este discurso, contrario a la opinión de Maxixcatzin, señor de Ocotelulco, decidió los enfrentamientos con los españoles, los cuales le serían adversos a la República.

El 2 de septiembre de 1519, Xicohténcatl enfrentó a Cortés en el desfiladero de Teocantzingo, con resultados adversos. Al día siguiente combatió en los llanos del mismo lugar, sin que viesen coronados sus esfuerzos las armas tlaxcaltecas. La deserción de las divisiones de Ocotelulco y las de Tepeticpac, por las intrigas de Maxixcatzin, disminuyó las fuerzas del Xicohténcatl quién, pensando que los hombres rubios ganaban con el apoyo del sol, intentó vencerlos en un combate nocturno, que también le fue adversa.

El Senado, al conocer esta última derrota, optó por ofrecer la paz a Cortés ordenando a Xicohténcatl Axayacatzin suspender las hostilidades. La paz se hizo en el cerro de Tzompantepec el 7 de septiembre de 1519, concertada en términos de una alianza amistosa entre dos naciones.

Una vez pactada la paz, Hernán Cortés arribó con su ejército a Tizatlán el 23 de septiembre de 1519, Xīcohténcatl Huēhuē les concedió aposento a sus nuevos aliados en su palacio en donde les ofreció diversos presentes.

Más tarde Xicohténcatl comandó las fuerzas tlaxcaltecas que acompañaron a los hispanos a conquistar la gran Tenochtitlan, capital de los Aztecas, enemigos tradicionales de Tlaxcallan.

Las relaciones entre Cortés y Xicohténcatl Axayacatzin fueron difíciles desde sus primeros contactos. Pocos dirigentes indígenas como éste, se dieron cuenta del drama de la conquista. Cuando Cortés estaba en Texcoco para poner sitio a Tenochtitlan, Xicohténcatl dejó el ejército aliado y por tal motivo fue acusado de traición. Cortés logró que la señoría de Tlaxcala permitiera que se lo apresara y ahorcara, lo mandó prender y ahorcar cerca de Texcoco, el 12 de mayo de 1521.

Si embargo, algunos autores se han considerado como uno de los símbolos de la resistencia de los pueblos originarios mesoamericanos por su valor y sagacidad en su inicial resistencia al embate de los españoles.

Referencias[editar]

  1. Salmerón, Luis Arturo (abril del 2012) (en español). Revista Relatos e Historias en Mexico, artículo Cartografía Urbana: Xicoténcatl. Número 44. Editorial Raíces. http://www.relatosehistorias.com.mx/indice_44.html. Consultado el 13 de julio de 2013. «página 94»