Virgil Sollozzo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Virgil Sollozzo
Personaje de El Padrino
Primera aparición El Padrino I
Última aparición El Padrino I
Creador(es) Mario Puzo
Interpretado por Al Lettieri
Información
Alias "El Turco"
Sexo Masculino
Nacimiento 2 de marzo de 1899
Fallecimiento 12 de enero de 1946
Ocupación Traficante de drogas
Familia Familia Tattaglia
[editar datos en Wikidata ]

Virgil "El Turco" Sollozzo (2 de marzo de 1899 - 12 de enero de 1946) es un personaje ficticio de la novela de Mario Puzo, El Padrino. En la novela, se dice que obtuvo su apodo por vender drogas traídas de Turquía. Se decía que es muy bueno con el cuchillo, pero solo en los asuntos de negocios (Esto se demuestra, por ejemplo, en la escena de la película de Francis Ford Coppola "El Padrino", en la cual clava un cuchillo en la mano de Luca Brasi, mientras Bruno Tattaglia agarraba su otra mano, inmovilizándolo para evitar cualquier movimiento suyo).

Biografía[editar]

Sollozo nació en Sicilia, y se hizo famoso por ser un peligroso vándalo con una edad muy temprana. Después, se iría a Turquía, y comerciaría peligrosos negocios con la droga, con fábricas en Sicilia y Marsella. Con este nuevo negocio, se hizo rico y ganó poder, pero más tarde, sería detenido por la policía, pero sería librado de allí, pagando la fianza. Después, buscando un nuevo territorio donde comerciar (ya que en Europa, estaba completamente vigilado por la policía), se trasladaría a Nueva York, y sería detenido de nuevo por comerciar con drogas. Entonces se dio cuenta que necesitaba protección, y tener a la policía y al gobierno en sus manos.

En, Nueva York, recurre a la ayuda de la familia Tattaglia para su nuevo negocio de heroína. Pasa a la familia Corleone para obtener dinero y la protección de la policía y los tribunales. Vito Corleone se niega, diciendo que no lo ayudaría ya que sus amigos políticos reprobarían el negocio y que no lo podría ayudar.

Los hombres de Sollozo (apoyados por las demás familias de la mafia de Nueva York) viendo que la familia Corleone seria un terrible escollo para sus negocios con la droga en el presente y en el futuro, planifican un atentado contra Vito Corleone al que disparan varias veces a quemarropa cuando compraba fruta en las calles de Brooklyn, dejándole gravemente herido, luego Vito es enviado al hospital donde logran salvarlo.

Poco después, Sollozzo y McCluskey, en virtud de la protección, se reúnen con Michael (el hijo de Vito Corleone) en un restaurante, para limar asperezas y que convenza a la familia Corleone que el negocio de las drogas es el futuro y generara millones al instante. Pero Michael busca venganza y no está dispuesto a tranzar con los que intentaron asesinar a su padre. Un revólver había sido colocado en la parte trasera de un inodoro en el baño del restaurante por Clemenza. Michael dice que va al baño y se apodera del revólver. A continuación se dispone a regresar a la mesa: por un breve momento Michael espera el momento justo, y al escuchar el tren considera que es el momento preciso y dispara a Sollozzo en la frente matándolo instantáneamente, luego rápidamente dispara a McCluskey, en el cuello, y luego una vez más en la frente.

Así acabó la trayectoria de Sollozzo en el mundo de la mafia. Tenía tres hijos, con una esposa siciliana. Después, el mando de la familia Tattaglia pasaría a ser de Philip Tattaglia. Sollozzo no era de ninguna familia, sino que se aliaba a las que le convenía para su negocio. Primeramente se alió a los Tattaglia, luego fue convenciendo a los demás Dones