Viaducto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Viaducto de Segovia (Madrid, España), un ejemplo de viaducto de carretera urbano.
El Viaducto La Polvorilla (Salta, Argentina), es uno de los puentes y tramos ferroviarios más altos del mundo.
El Metro de Lima. Linea 1. Viaducto Elevado casi en la totalidad de la Linea.

Un viaducto es una obra de ingeniería que salva un valle en su totalidad, característica diferenciadora con los puentes. El término viaducto proviene del Latín vía, camino y ductus, que significa conducción. Sin embargo, aparentemente en la Roma Antigua éste término nunca fue utilizado, siendo más bien una derivación moderna considerando la analogía con la palabra acueducto. Al igual que los acueductos romanos, en un principio muchos viaductos consistieron de una serie de arcos de aproximadamente la misma longitud

Según el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, un viaducto es una obra a manera de puente, para el paso de un camino sobre una hondonada. En general en Lenguas romances, la palabra viaducto se refiere a un puente que cruza solo tierra. Cuando el objetivo de la construcción es cruzar agua se emplean términos derivados del latín pontem, que en español es sencillamente puente. Si bien podríamos definir a los viaductos como carreteras (en el caso de los automóviles) o líneas férreas (en el caso de ferrocarriles) elevadas para cruzar una hondonada, ya sea un valle o un barranco, en la actualidad el término se ha venido empleando en algunos países de habla hispana para designar otros tipos de puentes que cruzan ya sea terreno o agua o ambos. En algunos países de América Latina, el término se emplea para designar avenidas elevadas e incluso a nivel de superficie (vea Viaducto (Avenida)).

El viaducto más largo en la épocas antiguas fue probablemente el Pont Serme en el sur de Francia.[1] Los viaductos inicialmente fueron utilizados en países donde los ferrocarriles jugaron un papel importante para el transporte como parte de la infraestructura para el cruce de terrenos agrestes. El requisito de poca inclinación de las vías de ferrocarriles forzó la construcción de puentes para unir dos puntos que se encontraban a niveles similares, pero separados por una hondonada o un valle. Dadas las propiedades físicas de los materiales utilizados en un principio, estos puentes tenían que ser construidos uniendo una serie arcos, que asemejaban a los acueductos romanos, pero sobre los cuales pasaba una vía de Ferrocarril. Ejemplos son los viaductos Filisur, Solis, Landwasser y Lorraine, todos ellos en Suiza.

Con el crecimiento y desarrollo de las ciudades y después con la llegada de los automóviles, surgió también la necesidad de crear vías que permitieran en paso de vehículos terrestres, principalmente en ciudades localizadas en zonas de montañosas. Así pues se construyeron viaductos en ciudades como Madrid, (El Viaducto de Segovia) y Luxemburgo (Passarelle (Luxemburg)). En las grandes ciudades los viaductos han demostrado una gran utilidad, permitiendo el tráfico a mayor velocidad y reduciendo drásticamente tiempos y costos de transporte. En la actualidad un gran número de viaductos se han venido construyendo en todo el globo. Muchas ciudades han adaptado este tipo de estructura a sus realidades; por ejemplo en Chile, el Metro de Santiago en ciertos tramos se utiliza de este modo (principalmente en el medio de avenidas anchas o lugares difíciles de construirlo subterráneamente).

Uno de los viaductos más famosos es indudablemente el Viaducto Millau, cerca de Millau en el sur de Francia, que es un puente atirantado cruzando el valle del Río Tarn. Fue diseñado por el ingeniero francés Michel Virlogeux, en colaboración con el reconocido arquitecto Norman Robert Foster. El Viaducto Millau es el puente vehicular más alto del mundo, con el punto más elevado a 343 metross (1,125 ft) —un poco más alto que la Torre Eiffel y solo 38 m (125 ft) más corto que el rascacielos Empire State. Fue oficialmente inaugurado el 14 de diciembre del 2004 y abierto al tráfico dos días después.

En Tulancingo (México) se planea construir el viaducto de doble carril más largo de la historia, con el nombre de Viaducto Hidalgo, tendrá 205 km de largo, se hará aprovechando el hueco que quedará del río Tulancingo cuando lo metan a profundidad iniciando el drenaje profundo en la ciudad.

Referencias[editar]

  1. Colin O’Connor: Roman Bridges, Cambridge University Press 1993, ISBN 0-521-39326-4, p. 99

Enlaces externos[editar]