Verbo pronominal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un verbo pronominal es aquel que se conjuga con un pronombre átono en todas sus formas (me, te, se, os, le, lo, la, les, los, las, se, nos), que concuerda en género y número con el sujeto, y además carece de función sintáctica; en realidad este pronombre sería un morfema. Si el verbo en cuestión requiere obligatoriamente el uso de dicho pronombre, se trata de un verbo estrictamente pronominal. Por ejemplo, arrepentirse. Otros, por el contrario, pueden usarse indistintamente con ese morfema o sin él, aunque se pierde algo de matiz, como ir/irse.

Un tipo especial de construcción pronominal es la llamada voz media: El nadador se ha ahogado, El puente se ha hundido. Esta construcción no debe confundirse con la de sentido reflexivo, ni con la construcción pasiva con se o pasiva refleja (se vendieron las tierras = las tierras fueron vendidas), ni con la impersonal con se (se vive bien aquí). Con la voz media se afirma que al sujeto "le ocurre" la acción del verbo, no que se la hace él, y no se indica quién la ejecuta. Por ejemplo, malear ("hacer malo o pervertir a alguien"); malearse ("hacerse malo")

Tipos de verbos pronominales[editar]

Los verbos pronominales se dividen en: reflexivos, recíprocos ,seudorreflejos y pancracios

En un verbo reflexivo, el pronombre personal átono (me, te, se ...) funciona como complemento directo/indirecto. Un ejemplo: Me [c. directo] lavo / Me [c. indirecto] lavo la cara [d. directo].

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]