Trofología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Trofología, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, es: "Tratado o ciencia de la nutrición"[1] . Se ha tomado éste término para englobar una serie de recomendaciones alimentarias y nutricionales que se basan en la combinación y acidez de los alimentos. Si bien, hacen falta evidencias científicas en las que se base la "trofología" como se ha estado utilizando últimamente, es bien cierto que las recomendaciones relacionadas a llevar una dieta en su mayoría a base de frutas, verduras y legumbres, no está tan del todo disparatada. Por otro lado, Nutrición significa: "Acción y efecto de nutrir"[2] y Nutrir: "aumentar la sustancia del cuerpo animal o vegetal por medio del alimento, reparando las partes que se van perdiendo en virtud de las acciones catabólicas"[3] . Así que, el término Nutrición queda englobado dentro del término y definición de Trofología. Por otro lado, se ha intentado definir el término Nutrición sin que exista una definición globalmente aceptada; sin embargo se puede tomar la de la Organización Mundial de la Salud (OMS): "La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud"[4] .

La Trofología afirma estudiar, pero no se han publicado estudios, sobre los géneros de alimentos. Los trofólogos saben en qué orden comer en las distintas ingestiones diarias, cómo mezclar alimentos y cuáles de sus características se pueden utilizar como factores de medicina preventiva.

Tipos de alimentos[editar]

Dulces: Frutas dulces (manzana*, papaya*, sandía**, melón**, banana, uva, pera, durazno, damasco, mango, chirimoya, cereza, caqui, higo, dátil, yaca, níspero, etc); zanahoria y remolacha; frutas deshidratadas (pasas de uva, de ciruela, etc); mieles vegetales (de arroz, de malta, de caña, de cebada, de maíz, etc); arropes (de chañar, de tuna, de higo, etc); siropes (de maple, miel de abeja); azúcares.

1) * Son bastante buenas y no generan tanta incompatibilidad con otros grupos, por eso se toleran de postre.

2) ** Se digieren en el duodeno, es decir que pasan de largo por el estómago (a los 20 minutos ya se puede ingerir otro alimento) Son una excepción y no combinan con nada, deben tomarse solos y con el estómago vacío.

3) *** Si no está bien madura se considera fécula.

Ácidos: Frutas ácidas (lima, pomelo, naranja, piña, ananá, kiwi, maracuyá, etc); limón; vinagre, tomate. Verduras: Hojas verdes y hortalizas no feculentas.

Féculas: Harinas (panificados, pastas, galletitas, tartas pasteles, pizzas, etc); cereales integrales o refinados (trigo, avena, cebada, centeno, arroz, maíz, mijo, sorgo, trigo sarraceno y otros); raíces (mandioca, papa, batata; etc); hortalizas feculentas (zapallo, anco, etc), castañas (de castaño), maní, pistacho.

Proteínas: Hongos y levaduras (50% proteína); quínoa, amaranto, etc (40%); soja y derivados (30%), legumbres (porotos negros, alubia, payares, lentejas, garbanzos, aduki, mung, arvejas y otras), carnes (15% a 20%), frutos secos (nuez, almendra, avellana; castaña de cajú, etc).

Grasas: Aceites vegetales, aceitunas, coco, castaña de pará, lino, chía, sésamo, girasol (y otras semillas), grasa de leche y tejido adiposo.

Malas combinaciones[editar]

Las malas combinaciones son: Proteína con fécula

Proteína con proteína

Proteína con ácido

Proteína con dulces

Proteína con grasa

Féculas con féculas

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]