Trickster (arquetipo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ilustración de Loki, dios timador de la mitología nórdica, y su esposa Sigyn, por Mårten Eskil Winge, 1863.

El pícaro divino o trickster es una figura presente en diversas mitologías así como en el carnaval eclesiástico de la Europa medieval.

Mitología, folclore y religión[editar]

En la mitología y en el estudio del folclore y la religión, un embaucador o trickster es un dios, diosa, espíritu, hombre, mujer, o bestia antropomórfica que hace trucos o de una u otra manera desobedece reglas y normas de comportamiento.

Si bien el trickster está presente en varias tradiciones culturales, hay diferencias muy significativas entre los tricksters de las tradiciones de muchos pueblos indígenas y los de la tradición Euro-Americana:

Muchas tradiciones nativas celebra payasos, tricksters como cualquier tipo de contacto sagrado. La gente no podía rezar hasta que se riera, porque la risa abre y libera la rígida concepción. Los seres humanos han celebrado a los tricksters en muchas culturas por temor de que estos se enojen. En la mayoría de las tradiciones americanas los tricksters son esenciales para la creación y la vida.[1]

Una de las distinciones más importantes es que podemos ver en los tricksters nativos americanos una apertura a la vida de la multiplicidad y paradojas en gran medida ausente en la moderna Europa y Norteamérica de tradición moral.[2]

Psicología analítica[editar]

Carl Gustav Jung alude etimológicamente a Narr (bufón, loco) y trickster (tramposo, embaucador, truhan), en vez de Schelm (pícaro).

Presente en la denominación simia Dei del Diablo, así como en su alusión de diablo «chasqueado» y «necio», se vislumbra a su vez en los rasgos picarescos de la figura alquímica de Mercurio.

En los cuentos populares aparece en figuras folklóricas tales como las del «bobo», el «tonto del bote», el bufón, «que son héroes claramente negativos y con su simpleza consiguen lo que otros no logran aunque lo hagan todo maravillosamente».

En el campo de la parapsicología apunta a los denominados fenómenos poltergeist.[3]

Referencias[editar]

  1. Byrd Gibbens, Universidad de Arkansas, Little Rock; epígrafe citado en Napalm and Silly Putty por George Carlin, 2001
  2. Ballinger 1992, p.21
  3. Acerca de la psicología de la figura del trickster (1954), en C. G. Jung. Obra completa. Volumen 9/I. Los arquetipos y lo inconsciente colectivo. Páginas 239-240.

Bibliografía[editar]