Poltergeist

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Acerca de este sonido Poltergeist (del alemán poltern, hacer ruido, y Geist, espíritu) es un fenómeno paranormal que engloba cualquier hecho perceptible, de naturaleza violenta e inexplicable inicialmente por la física, producido por una entidad o energía imperceptible.

El término suele utilizarse coloquialmente para definir todos los acontecimientos violentos que suceden en un lugar supuestamente encantado y para los cuales no existe una causa aparente que pueda describir la ciencia. Entre los fenómenos poltergeist, se incluyen, por lo general, ruidos inexplicables, movimientos de objetos inanimados, materialización, desaparición de comestibles, olores extraños y ataques físicos. La entidad imperceptible que genera estos hechos, según la parapsicología, suele ser un fantasma o entidad asociado a una persona muerta. También puede ser causado por telequinesis inconsciente derivada de estrés o tensión emocional.

La ciencia atribuye estos hechos a fenómenos físicos probados como la electricidad estática, los campos electromagnéticos, el aire ionizado, los infrasonidos o los ultrasonidos. O podrían derivarse de simples alucinaciones causadas por envenenamiento por monóxido de carbono.

Estos fenómenos llevan reportándose desde principios de la humanidad, en la mayoría de las culturas y países, y es ahora, con la era tecnológica, cuando son registrados en imagen, vídeo o audio.

Principales hipótesis[editar]

Hipótesis racionales de las que mas comúnmente suele saber la sociedad[editar]

Hipótesis del fraude o las causas naturales[editar]

Los científicos atribuyen los fenómenos poltergeist al fraude o a la interpretación sobrenatural de fenómenos explicables a través de principios físicos, como la electricidad estática, campos electromagnéticos, ultra e infrasonido, aire ionizado (Quizá también ciertas manifestaciones de la anomalía espacio-tiempo, que se pueden crear a través de ciertas resonancias entre dimensiones alternas que ocupen un mismo lugar pero como en un distinto tiempo de cierta manera, algo que sumamente traspasaría las propiedades básicas de la materia, o quizá también simplemente meras coincidencias). En algunas ocasiones, como en el caso poltergeist de Rosenheim, el físico F. Karger del Max-Planck-Institut für Plasmaphysik y G. Zicha de la Universidad Técnica de Múnich no encontraron ninguna evidencia de estos fenómenos, y los que apoyan las teorías paranormales argumentan que nunca se tuvo conocimiento de fraude alguno, incluso después de una exhaustiva investigación.

Onda sonora estacionaria[editar]

Según la física, determinadas ondas sonoras de ciertas frecuencias asociadas al tamaño de la sala en la que se producen, pueden generar una onda estacionaria que resuene en el humor vítreo del ojo humano y producir la sensación de notar movimiento o actividad a ambos lados del ojo.

Si la longitud de onda de la onda estacionaria resultante tiene el tamaño de alguna de las dimensiones espaciales de la sala, se produce tal efecto. El sonido sería generado por alguna fuente constante e inaudible de baja(s) frecuencia(s), como un electrodoméstico, un ventilador... Al tener baja frecuencia, su longitud de onda sería cercana, similar o coincidente con el tamaño de una sala de proporciones típicas. No obstante, esta hipótesis no explica los fenómenos paranormales que puedan sucederse en un espacio al aire libre o una sala en la que no se produzca ningún sonido constante, o aquellos fenómenos de gran intensidad.

Aire a presión[editar]

Esta hipótesis plantea que muchos fenómenos paranormales que envuelvan movimiento de objetos inanimados, puedan ser causados por generadores de aire a alta presión que empujen tales objetos con gran violencia. No obstante, esta teoría carece de credibilidad en la mayoría de las ocasiones.

Hipótesis parapsicológicas o irracionales[editar]

Los poltergeist ya se manifestaban desde la antigüedad, y sobre todo en Francia. En los años 1880 con el estudio de estos en las casas encantadas por parte de SPR y del astrónomo Camille Flammarion, quienes llegaron entre otras conclusiones a que podían ser producidos por el inconsciente a través de lo que se conoce como barras psíquicas, que W. J. Crawford, profesor de mecánica de la Universidad de Belfast estudió lo mismo que William Crookes, de manera que estas barras estaban formadas por un ectoplasma, o sustancia que salía del médium, y estaba formada por sustancias adiposas y otras células, por lo que éstas tenían propiedades diferentes. Así cuando salían del médium, la barra era semivolátil y en la punta se endurecía, produciendo los golpes, movimientos de objetos, rotura de estos, levitaciones, etc., aunque es bien sabido que no solo se podía hablar de barras psíquicas, sino también de energía psíquica. En cualquier caso es necesario añadir asimismo la cuarta dimensión de Zöllner, que estudió cuando experimentaba con el médium Henry Slade, de modo que con estos conceptos se pueden explicar todos los poltergeist.

La actividad poltergeist se origina mediante agentes[editar]

Al parecer, la actividad poltergeist tiende a darse alrededor de una persona denominada "agente" o "foco", típicamente jóvenes en la pubertad. Casi 70 años de investigación en el Centro de Investigación Rhine (en Raleigh-Durham, NC USA) han llevado a los parapsicólogos a formular la hipótesis de que el "efecto poltergeist" es la manifestación exterior de un trauma psicológico. También se origina mediante otras personas, para poder demostrar un sentimiento (maligno).

Existencia autónoma[editar]

Los poltergeists podrían simplemente existir, al igual que los elementos.

Otra versión plantea que los poltergeists se originan cuando una persona muere en medio de un sentimiento de ira. De acuerdo a una variante de esta hipótesis, los poltergeists y los fantasmas son meras impresiones o vestigios del alma. Cuando hay una emoción o sentimiento muy fuerte, se cree que una impresión de este sentimiento queda grabada en el lugar, lo que se suele denominar como impregnación.

Sin embargo, algunos poltergeists han sido descritos como capaces de tomar forma y personalidad, lo que sugiere algún tipo de conciencia e intención. Practicantes de la proyección astral han informado de la existencia de entidades astrales no amigables, que Robert Bruce define como "negs" (las cuales son también identificables con los "elementos"). Si existen, podrían tener la habilidad de afectar el mundo físico.

Referencias[editar]

Ciencias Psíquicas

Protección espiritual y mental. Heliotropo. España. 2013.

Véase también[editar]