Sistema judicial de Israel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Poder Judicial de Israel es una rama independiente del gobierno que incluye tanto a las cortes civiles como a las cortes religiosas.

Cortes civiles[editar]

Suprema Corte[editar]

Ubicada en Jerusalén, funciona como una corte de apelaciones. También sirve como Suprema Corte de Justicia en tanto tribunal de primera instancia, generalmente en asuntos relacionados a la legalidad de las decisiones de autoridades del estado.

Cortes de distrito[editar]

Las Cortes de Distrito en Israel sirven como tribunales de apelación y como cortes de primera instancia en algunos casos (por ejemplo, asuntos inmobiliarios). En el 2007 existían seis cortes de distrito:

Cortes de Distrito para Asuntos Administrativos[editar]

Adyacente a cada Corte de Distrito funciona una Corte de Distrito para Asuntos Administativos, en las que se pueden iniciar peticiones en contra de ramas del gobierno.

Cortes Magistradas[editar]

También llamadas "Cortes de Paz", la Cortes Magistradas sirven como tribunales de primera instancia para demandas civiles de hasta dos millones de shékels. Existen 30 cortes magistradas.

Cortes para Pequeñas Demandas[editar]

Adyacentes a cada Corte Magistrada funciona una corte para pequeñas demandas, las que reciben demandas de hasta 18.000 shékels (unos 4.500 dólares). Estas cortes no siguen el proceso estándar de presentación de evidencias, aunque extensas presentaciones escritas y documentación a la hora de presentar una demanda. Estas cortes emiten veredictos hasta siete días después del juicio.


Cortes de Tránsito[editar]

Cortes Laborales[editar]

Existen cinco Cortes Laborales en Israel, que actúan como tribunal de primera instancia, y una Corte Laboral Nacional en Jerusalén que funciona como tribunal de apelaciones y como corte de primera instancia en casos de importancia nacional. Tiene jurisdicción exclusiva sobre casos que tratan sobre la relaciones empleado-empleador, pre-empleo, post-empleo, huelgas y disputas gremiales, así como demandas contra el Instituto Nacional del Seguro relacionadas al trabajo.

En cuestiones civiles, las Cortes Laborales no están supeditadas a las reglas de evidencia. La mayoría de los casos son juzgados por un panel de tres personas, incluyendo un juez, un representante de la patronal y un representante de los empleados. Estos representantes han sido criticados por tener un rol demasiado pasivo en los procesos de toma de decisión de la corte.

Corte de Almirantazgo[editar]

Todos los asuntos relacionados con el almirantazgo, marina mercante, accidentes en el mar y demás asuntos similares son juzgados por la corte de Almirantazgo, ubicada en Haifa, y con jurisdicción nacional.

Cortes Religiosas Judías[editar]

Ver también: Religión en Israel
Ver también: Batei Din

Las autoridades religiosas están bajo el control de la Oficina del Primer Ministro y el Rabinato Central de Israel. El Rabinato se encarga de cuestiones relacionadas a la kashrut (leyes dietéticas judías), casamientos, certificación de los rabinos locales, y otros asuntos relacionados a la ley y costumbre religiosas judías. La Autoridad de Servicios Religiosos de la Oficina del Primer Ministro tiene la responsabilidad de proveer los fondos para las instituciones religiosas judías, así como para los concejos regionales religiosos. Además, la Oficina del Primer Ministro provee el marco de para el funcionamiento de los "batei din" especiales que tratan los casos de conversión al Judaísmo (guiur).

Las Cortes Rabínicas, cuyos dayanim ("jueces") son elegidos por un comité presidido por el Ministro de Justicia, tienen jurisdicción sobre los asuntos relacionados a la disolución de matrimonios judíos. Esto significa que una pareja judía solo puede obtener un divorcio a través de una Corte Rabínica. Sin embargo, si una demanda por asuntos civiles relacionados al divorcio (como por ejemplo tenencia de hijos, apoyo monetario, distribución de la propiedad, etc.) es presentada en una corte civil antes de que el expediente de divorcio sea abierto en una Corte Rabínica, entonces todos los asuntos relacionados a la disolución del matrimonio serán tratados por un Tribunal de Familia laico. Si, por el contrario, uno de los cónyugues iniciase una acción en la Corte Rabínica (incluyendo un pedido de reconciliación matrimonial), la Corte Rabínica asumirá que todas las demás demandas son parte de la demanda de divorcio principal, y las partes pueden encontrarse frente a un dictamen emitido en términos de la Halajá (ley religiosa judía) y no de acuerdo a las leyes civiles, quedando las esposas en situación desfavorable.

Por otro lado, dado que según la Halajá es prerrogativa del esposo dar (o no) el divorcio a su mujer, existen en Israel mujeres que no han podido obtener el divorcio, y siguen legalmente casadas.

Cortes religiosas no judías[editar]

Las otras religiones centrales en Israel, como el islam y el cristianismo, están supervisadas por sus propios organismos religiosos oficiales (aunque los jueces kaddis musulmanes y druzos son también elegidos por la Knéset), los cuales tienen judidicciones similares sobre sus congregantes a las de las cortes religiosas judías.

Una de las excepciones se da en el caso de las cortes religiosos musulmanes, las cuales tienen un mayor control sobre los asuntos de familia, resultado de la aplicación del principio de statu quo, que continúa acuerdos obtenidos en su momento con el Mandato Británico en Palestina antes del establecimiento del Estado de Israel en 1948.

Entre las implicancias de la jurisdicción sobre asuntos familiares que las cortes religiosas tienen sobre sus congregantes en Israel, se encuentra la imposibilidad de los miembros de la comunidad católica de obtener un divorcio, ya que el mismo no existe en el marco de su normativa religiosa.

Cortes Militares[editar]

La Corte Militar de Apelaciones de Israel es el máximo órgano judicial en las Fuerzas de Defensa de Israel, e incluye a los tribunales militares regionales y especiales. Las cortes militares se encarga de casos regulares, como faltas disciplinarias de los soldados. Desde 1967, con la ocupación israelí de Gaza y Cisjordania, se encarga de casos presentados en contra de insurgentes, terroristas, saboteadores y fabricantes de bombas palestinos. Un promedio de 10.000 palestinos son detenidos y procesados anualmente por estas cortes. Según Yesh Din [1], una organización israelí de monitoreao de los derechos humanos, el procentaje de absoluciones del 2006 fue del 0.29%.

Si bien los acusados en las cortes militares tienen derecho a un abogado, en la práctica las visitas de los mismos se ven limitadas simplemente porque los abogados palestinos no consiguen permisos de entrada a Israel, o los abogados israelíes no consiguen permisos de entrada a los territorios ocupados. La detención de presos palestinos en cárceles israelíes es considerada una violación al artículo 76 de la Cuarta Convención de Ginebra.

Estas cortes son criticadas por juzgar arbitrariamente, en violación a los estándares internacionales. Además, se registran otros problemas en relación a dichas cortes. Por ejemplo, los documentos de acusación no revelan la totalidad de los cargos así como su real naturaleza. Los parientes de los detenidos no son informados de los arrestos. La duración de la detención es indefinida, lo que resulta en prolongados períodos de detención sin que se presenten cargos formales. El proceso judicial tiene lugar en hebreo, y el acusado no recibe copias traducidas al árabe de los documentos de la corte.


Enlaces externos[editar]

[2]