Simón de Cirene

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escultura del Cirineo en la Iglesia de San Isidoro de Sevilla, original de Francisco Ruiz Gijón.

Simón de Cirene o El Cirineo fue, según los evangelios de Marcos[1] , Mateo[2] y Lucas,[3] la persona que fue obligada a llevar la cruz de Jesús hasta el Gólgota, donde luego sería crucificado. Se dice que "venía del campo", y en el evangelio de Marcos se hace referencia a él como "padre de Alejandro y de Rufo". No hay ningún dato más acerca de él en el Nuevo Testamento. No aparece en el Evangelio de Juan.

Su ciudad de origen, Cirene, estaba situada en el norte de África. Según la tradición, sus hijos Rufo y Alejandro se hicieron misioneros. El hecho de que se mencione sus nombres sugiere que pudo tratarse de personajes relevantes en el cristianismo primitivo.



Referencias[editar]

Simón de Cirene, Ulm, Semana Santa 2011