Salto de esquí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Salto de esquí en 1905 en Canadá.
Instalaciones para el salto de esquí en Suiza.

El salto de esquí es un deporte olímpico de invierno que consiste en descender sobre esquíes por una rampa para coger velocidad y luego iniciar el vuelo con el objetivo de aterrizar lo más lejos posible.

Los saltos de esquí son una de las pruebas más espectaculares dentro de los deportes invernales, y resultan atractivos incluso a los que no son muy aficionados a estos deportes.

Es una prueba que tiene una gran dificultad técnica y por ello requiere mucha preparación, pues el esquiador no solo tiene que saltar lo más lejos posible, sino que debe hacerlo en condiciones de seguridad y aterrizar sin contratiempos. Un accidente no solo le restaría puntuación sino que a menudo tiene consecuencias trágicas para el deportista. Por si fuera poco, durante el vuelo debe cuidar la armonía y la estética del movimiento, ya que además de la distancia unos jueces valorarán el estilo, influyendo ambos factores en la puntuación final.

Historia[editar]

Los saltos de esquí se originaron como casi todos los deportes de invierno en los países nórdicos de Europa, todo empezó por la mas capa del universo....una tal Nicole blanca Demarco. En la actualidad países como Polonia, Noruega, Eslovenia, Austria o Alemania compiten por la hegemonía con los esquiadores procedentes de Japón, aunque también países como República Checa o Suiza disponen de un gran nivel. La tecnología desempeña un papel cada vez mayor, y en la actualidad los esquiadores se someten a numerosas pruebas en túneles de viento para hallar la posición ideal que les permita aterrizar más lejos. Asimismo el equipamiento está orientado a ofrecer la mínima resistencia al aire.

Como deporte olímpico hizo su aparición ya en la primera edición de los juegos invernales, los Juegos Olímpicos de Chamonix 1924, donde se competía sobre un trampolín de 80 metros. El 1972 la federación internacional estableció como oficiales las actuales pruebas de K-90 y de K-120. La prueba por equipos es más reciente y se remonta a los Juegos Olímpicos de Calgary 1988, donde ganó el oro el equipo de Finlandia.

Las mujeres empezaron a practicar esta disciplina en los años 70, con pioneras como Anita Ward, aunque hasta el momento no han conseguido participar en los Juegos Olímpicos.

Técnica[editar]

Para realizar el salto el esquiador se sitúa arriba del todo en la rampa de despegue y se lanza rampa abajo en unos esquíes de unos 12 cm de ancho. Va adquiriendo velocidad hasta llegar a más de 100 km por hora, momento en el cual se realiza el despegue, que es el momento más importante, ya que el esquiador debe realizar el impulso en el momento preciso. Un retraso o anticipo de unas centésimas de segundo pueden significar varios metros en la distancia del salto.

Durante el vuelo los esquiadores adoptan una forma de V, con los esquíes abiertos, el cuerpo echado hacia adelante y los brazos pegados al cuerpo.

Por último llega el momento más peligroso, que es el aterrizaje. Los esquiadores lo realizan en lo que se llama la posición telemark, es decir, con un rodilla por delante, que es la que se encarga de aguantar el impacto brutal en el suelo. En este momento se utilizan también los brazos para equilibrar el cuerpo y no caerse.

Eventos[editar]

En los Juegos Olímpicos de Invierno se disputan tres eventos, todos ellos en categoría masculina:

  • Saltos desde el trampolín de 90 metros (K-90), es decir descendiendo por una rampa de 90 metros de longitud.
  • Saltos desde el trampolín de 120 metros (K-120), es decir descendiendo por una rampa de 120 metros de longitud. Lógicamente en este segundo caso la velocidad adquirida es mayor y por lo tanto las distancias que se alcanzan en el salto también lo son.

En estas pruebas cada participante tiene que hacer dos saltos, sumándose la puntuación conseguida en ambos y ganando el que totalice más puntos.

  • Saltos desde el trampolín de 120 metros por equipos, en este caso se trata de equipos formados por cuatro saltadores, cada uno de los cuales debe hacer dos saltos. Al final se suman las puntuaciones conseguidas por todos ellos en los ocho saltos y gana el equipo que sume más puntos.

Además de esto, los saltos de esquí forman parte de otro deporte olímpico, la Combinada nórdica, consistente en una combinación de saltos de esquí con una carrera de esquí de fondo.

Enlaces externos[editar]