Rhopalurus junceus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Escorpión azul
Rhopalurus junceus.jpg
Rhopalurus junceus.
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Chelicerata
Clase: Arachnida
Orden: Scorpiones
Suborden: Neoscorpiones
Infraorden: Orthosterni
Parvorden: Buthida
Superfamilia: Buthoidea
Familia: Buthidae
Género: Rhopalurus
Sinonimia

Scorpio junceus Herbst
Scorpio hemprichii Gervais
Rhopalurus ravidus Franganillo
Rhopalurus cadenasi Moreno

El alacrán colorado o escorpión azul (Rhopalurus junceus) es una especie endémica muy particular de los 36 diferentes tipos de alacrán que se encuentran en la isla de Cuba. Se le llama alacrán azul por la característica peculiar de tener un tono azul en su cola y en su aguijón, también es conocido como “alacrán colorado” porque en todo su cuerpo presenta un color rojizo oscuro.[1]

Hábitat[editar]

Se adapta en diferentes ecosistemas, vive en todos los tipo de bosque, sabanas y áreas semidesérticas. Es encontrado debajo de piedras o troncos caídos, entre la vegetación epífita interior o entre las bromeliáceas. No cava madrigueras sino que aprovecha estos lugares para ocultarse.

Características[editar]

Los adultos miden entre 55 a 100 mm de longitud. Su cuerpo de color castaño amarillento, rosado, anaranjado, rojizo o morado con la cola, un único aguijón y las ocho extremidades más obscuras, color vino, morado o negruzco, con un triángulo intercular negro.[2]

El R. junceus vive de tres a cinco años, aunque desde recién nacido atraviesa por muchos problemas para sobrevivir, uno de ellos es que las crías no cuentan con el suficiente alimento para sobrevivir, por eso solo el 15% llega a la edad adulta.

El R. junceus pica al año a cientos de habitantes en Cuba, sin embargo su veneno contiene una dosis de LD50 de 8.0 mg / kg, lo cual es muy poco para ser considerado un escorpión peligroso.[3]

Uso médico del veneno[editar]

Escozul es un producto elaborado con este veneno, que aumenta la producción de glóbulos blancos, aumenta las defensas del organismo y además tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias, aunque su uso está en fase experimental.[4] [5] [6] [7] Los laboratorios estatatales cubanos Labiofam lo dejaron de de producir y crearon en su lugar Vidatox, una versión homeopática.[8]

Este tipo de alacrán podría ser muy importante en Centro América y en el mundo si se confirma que a través de su veneno se podrían crear medicamentos para el tratamiento del cáncer. En la Universidad Médica de Guantánamo se inició el proceso de investigación para evaluar las capacidades benéficas del veneno por parte del biólogo investigador Misael Bordier, quien en 1993 registró el activo en la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI).[9] Ungrupo dirigido por este investigador comprobó que es objetiva y real la acción antitumoral de la solución acuosa a partir de la toxina del alacrán Rhopalurus junceus en ratones y perros.[10]

Se ha comprobado que la toxina segregada por el escorpión azul tiene un efecto inmunorregulador, que reduce la inflamación y el dolor provocado por la acción de las células cancerosas, así como el impacto de quimioterapias y radioterapias. En 2013, un estudio de laboratorio del efecto biológico de un intervalo de concentraciones de veneno de este escorpión contra un panel de líneas de células tumorales. permitió concluir que el veneno de R. junceus posee una toxicidad selectiva y diferencial frente a las células de cáncer epitelial.[11] , por lo cual se le considera como un producto natural promesa para el tratamiento del cáncer.

La extracción del veneno se da a través de estímulos eléctricos que provocan que el escorpión libere su toxina. En Febrero de 2009, se reportó que de cada animal se obtiene 0.02 mililitros, lo equivalente a dos o tres gotas.[12]

Los criaderos de alacranes se han extendido por toda Cuba, cada uno con las condiciones necesarias para impulsar la reproducción. Cabe mencionar que una vez extraído el veneno, el alacrán se debilita y es regresado al medio, las hembras paridas y preñadas no son parte del proceso hasta un momento posterior a su recuperación.[13]

«Los especialistas dicen que cuando el escorpión azul se cría en cautiverio y está sometido a niveles altos de estrés, debe alimentarse al menos una vez a la semana y tener agua de forma constante. La tasa de mortalidad en cautiverio esta correlacionada con los factores de alimentación, agua y estrés. Los especialistas opinan que es recomendable utilizar una población de escorpiones durante 6 meses y luego liberarla al medio natural, ya que pasado ese tiempo el veneno del escorpión azul presenta una baja calidad y concentración.

La reproducción del escorpión azul en cautiverio es muy difícil de desarrollar. Cada escorpión hembra tiene alrededor de 42 a 47 crías por parto, las que mueren con facilidad en el laboratorio. Los laboratorios cubanos liberan grandes cantidades de estas crías a la naturaleza dado lo difícil de su éxito de adaptación al cautiverio. Según lo expuesto por la Dra. Josefina Cao un alacrán para llegar a ser adulto pasa por diferentes estadios, generalmente 5 o 7 y muchas veces es difícil diferenciar un escorpión en estadio 6 de un adulto. Esto es importante porque el veneno de un escorpión azul adulto difiere del de un escorpión azul joven».[14]

Cuba se ha visto preocupada por la disminución de la población de este tipo de escorpión. Debido a esto, el laboratorio LABIOFAM diseñó criaderos de alacranes, en los cuales usan procesos de crianza para generar más y más colonias.

Caracterización y aspectos del veneno[editar]

El veneno de escorpión es un compuesto puramente proteico, pues carece de fosfolipasas, proteasas y factores de irritación. La toxina del veneno de los escorpiones es una mezcla compuesta por varios péptidos de bajo peso molecular que tienen efecto sobre los canales iónicos (fundamentalmente de Ca2+, Na+ y K+) en las células de mamíferos e insectos. Estas proteínas de bajo peso molecular inhiben la producción de proteasas en la membrana tumoral.[15]

Hernández, et al. coinciden en la acción del veneno asociada con la activación de los canales de sodio Na+ y potasio K+, y mencionan que se ha reportado que esta familia de proteínas mantienen un motivo estructural conservado integrado por un núcleo compacto formado por una α hélice y tres hojas β plegadas.[15]

«Su letalidad radica en la presencia de toxinas dirigidas a sitios específicos de la membrana citoplasmática, que modifican el comportamiento de los mecanismos de selección iónica imprescindibles para la fisiología celular.»[15] [16]

Además, se ha descrito que a altas concentraciones (100 μg/mL) la toxina induce apoptósis, asociada por un influjo de Ca2+ .

«Se sabe que las cadherinas son un grupo de proteínas involucradas en la formación de las uniones intercelulares, estas moléculas son dependientes de Ca+2, el cual influye en la formación del dímero necesario para la unión entre las células. Ha sido ampliamente descrito el papel de las toxinas de diversos grupos animales activando el influjo de este ion calcio, lo cual puede estar relacionado al evento aquí descrito, ya que una disminución del Ca2+ extracelular impide la formación del dímero de cadherina ocasionando una disrupción entre las células.»[16] [15]

Referencias[editar]

  1. Arreola, G. (24, Mayo 2006). Estudian alacrán azul cubano por las propiedades curativas de su veneno, además de las relacionadas con el cáncer; La Jornada.
  2. Cao, Josefina; F. Rivera y F. Bello. (1997) "Algunos aspectos bioecologicos y farmacologicos del veneno crudo procedente de dos especies de escorpiones cubanos". Resumenes IV Simposio de Zoologia: 70. La Habana.
  3. Teruel, R. (n.d.). Rhopalurus junceus (Herbst, 1800).
  4. Escoazul: Veneno de alacrán para combatir cáncer. El Ciudadano. Consultado el 29 de abril de 2009.
  5. Martínez Molina, Julio (2009) Un tesoro en el veneno de alacrán. Bolpress. Consultado el 26 de abril de 2009.
  6. Confirman científicos in vitro y en animales potencial de veneno de alacrán contra el cáncer; La Jornada, 5 de octubre de 2010.
  7. Exitoso fármaco en Cuba contra el cáncer; La Jornada, 5 de febrero de 2009.
  8. «Proveedores de ESCOZUL». Escozul - cancer. Consultado el 26 de noviembre de 2014.
  9. Soroa, P. (17, Agosto 2010). Misael bordier y sus aportes a la toxinología cubana. Solvisión.
  10. Bordier Chibás, Misael et.al. (2005) "Accion de la solucion diluida de toxina del alacran Rhopalurus Junceus sobre las neoplasias malignas". ECOZUL.
  11. Díaz-García, Alexis; Luis Morier-Díaz; Yahima Frión-Herrera; Hermis Rodríguez-Sánchez; Yamira Caballero-Lorenzo; Dianeya Mendoza-Llanes; Yanelis Riquenes-Garlobo and José A Fraga-Castro (2013) "In vitro anticancer effect of venom from Cuban scorpion Rhopalurus junceus against a panel of human cancer cell lines Journal of Venom Research 2013 4: 5–12.
  12. Martinez, J. (28, Noviembre 2007). Expondrán resultados del uso de la toxina de escorpión en tratamiento de cáncer; Juventud Rebelde. ISSN 1563-834
  13. Veneno benéfico. (9 de Febrero de 2009). Prensa Libre, pág 1.
  14. Ecozul-Cancer, . (1, Agosto 2007). El escorpión azul : rhopalurus junceus.
  15. a b c d Hernández, O., Compte, O, & Rodríguez, A. (2008). Caracterización electroforética y cromatográfica del veneno del alacrán rhopalurus junceus; Revista Archivo Médico de Camagüey 13(6). ISSN 1025-0255
  16. a b Hernández, O., Casado, I., & Rodríguez, A. (2009). Evaluación de la toxicidad in vitro del veneno del alacrán rophalurus junceus a través de un ensayo celular; Revista Archivo Médico de Camagüey 28(1). ISSN 0864-0300

Enlaces externos[editar]