Revellín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Revellín en la fortaleza de Valença, Portugal.

El revellín (en español antiguo también rebellín) es una fortificación triangular situada frente al cuerpo de la fortificación principal –generalmente al otro lado de un foso– cuyo objetivo es dividir a una fuerza atacante y proteger los muros de cortina mediante fuego cruzado. Junto con otros elementos, forma parte del diseño llamado de traza italiana (de ahí su etimología, ya que procede del italiano rivellino o revellino).

Descripción[editar]

Plano de una fortaleza del siglo XVII. Los revellines están señalados con el número 25.

Debido a la forma triangular, se diferencia de la luneta, que es semicircular, tiene menos grosor que los revellines y suelen carecer de dotación artillera, siendo más habitual la disposición de banquetas para permitir a la infantería hacer fuego de fusilería.[1]

El revellín puede estar precedido por una contraguardia, que no disponía de artillería y de la que normalmente la separaba un foso.

El primer ejemplo construido de revellín se halla en la localidad italiana de Sarzanello y data del año 1497. Los primeros revellines se construyeron de ladrillo, aunque más adelante, a lo largo del siglo XVI en los Países Bajos, eran de tierra, ya que absorbía mejor el impacto de los proyectiles.

En el sistema de fortificación seguido por Vauban y en España por los ingenieros de la Real Academia de Matemáticas de Barcelona, el revellín es construido en piedra igual que el lienzo de la muralla.

Por regla general, en los revellines el lado del triángulo que se muestra al interior de la fortaleza no es fortificado y en ocasiones ni siquiera existe, ocupando su lugar escaleras y rampas de acceso a la fortificación para tropas y cañones, así como en algunos casos los cuarteles de la fuerza que ha de guarnecerlos. Esto se hace para evitar que los enemigos puedan hacerse fuertes en ellos si consiguen tomarlos. Otras construcciones anexas a los revellines pueden ser caminos cubiertos por dos muros que unen una poterna en la muralla con el acceso al revellín para trasladar al mismo refuerzos o suministros a cubierto de los fuegos enemigos.

El conjunto de fortificaciones de este tipo mejor conservadas en España se encuentra en el Castillo de San Fernando de Figueras.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]