Reloj de arena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reloj de arena en un soporte de tres patas.

El reloj de arena es un instrumento mecánico que sirve para medir un determinado transcurso de tiempo. Tiene dos bulbos de vidrio conectados permitiendo un flujo regulado de material, normalmente arena fina, desde la parte superior a la parte inferior, hasta que termina de hacerlo, y solo requiere de la energía potencial de la gravedad para su funcionamiento.

Una vez que el bulbo superior está vacío, puede ser invertido para empezar a cronometrar de nuevo. Factores que influyen en el tiempo medido incluyen la cantidad y calidad de arena, el tamaño del bulbo y la anchura del cuello. Aunque las fuentes discrepan sobre el mejor material, alternativas a la arena incluyen el polvo de mármol y la cáscara de huevo en polvo.[1]

Dado que el periodo que mide es fijo, aunque con ligeras variaciones, actualmente está en desuso, sustituyéndole el reloj de pulsera para conocer la hora, y el cronómetro para medir el tiempo preciso transcurrido entre dos sucesos. En los tiempos modernos, los relojes de arena son ornamentales, o se utilizan cuando una medida aproximada es suficiente, como en los temporizadores de huevo para cocinar o para juegos de mesa.

Historia[editar]

Templanza lleva un reloj de arena; Alegoría del Buen Gobierno, detalle de Lorenzetti, 1338.

El origen del reloj de arena no es claro, aunque puede haber sido introducida a Europa por un monje del siglo octavo llamado Liutprando, que sirvió en la catedral de Chartres, Francia.[2] No fue sino hasta el siglo 14 que el reloj de arena se ve comúnmente, la evidencia más antigua es una representación de 1338 del fresco Alegoría del Buen Gobierno por Ambrogio Lorenzetti.[3] A diferencia de su predecesor, el clepsidra o reloj de agua, se cree que el reloj de arena se originó en la Europa medieval.[4] Esta teoría se basa en el hecho de que los primeros registros escritos de que eran en su mayoría de los cuadernos de bitácora de los barcos europeos.[4] Los registros escritos de la misma época mencionan el reloj de arena, y que aparece en las listas de provisiones de a bordo. Un registro temprano es un recibo de venta de Thomas de Stetesham, secretario de la nave inglesa La George, en 1345:

El mismo Thomas representa haber pagado en Lescluse, en Flandes, doce vidrios horologos (" pro xii. Orlogiis vitreis "), el precio de cada artículo 4½ bruto ', en libras esterlinas 9' de . , Por cuatro horologos de la misma clase ("de eadem secta"), compró allí, el precio de cada cinco bruta ', por lo que en libras esterlinas 3' de . 4d. '""[5]

Los relojes de arena eran muy populares en los buques, fueron la medición más confiable de tiempo en el mar. A diferencia de la clepsidra, el movimiento de la nave durante la navegación no afectó el reloj de arena. El hecho de que el reloj de arena utiliza materiales granulares en lugar de líquidos dio mediciones más precisas, ya que la clepsidra era propensa a presentar condensación en su interior durante los cambios de temperatura.[6] Los marinos encontraron que el reloj de arena fue capaz de ayudarles a determinar longitud, la distancia al este o al oeste a partir de cierto punto, con una precisión razonable.[6]

El reloj de arena encontró popularidad en la tierra también. A medida que el uso de relojes mecánicos para indicar los horarios de los eventos como los servicios religiosos se hicieron más comunes, la creación de una 'necesidad de mantener la noción del tiempo', la demanda de dispositivos de medición de tiempo aumenta. Los relojes de arena eran esencialmente de bajo costo, ya que no requiere ninguna tecnología rara de hacer y sus contenidos no eran difíciles de conseguir, y, como la fabricación de estos instrumentos se hicieron más comunes, su uso se hicieron más práctico.[6]

Relojes de arena se ven comúnmente en uso en iglesias, hogares y lugares de trabajo para medir sermones, tiempo de cocción, y el tiempo invertido en las pausas de trabajo.[4] Debido a que estaban siendo utilizados para las tareas más cotidianas, el modelo del reloj de arena comenzó a disminuir. Los modelos más pequeños eran más prácticos y muy populares pero sobre todo más discretos.

Después de 1500 d. C., el reloj de arena no era tan generalizado como lo había sido. Esto era debido al desarrollo del reloj mecánico, que se hizo más preciso, más pequeño y más barato, e hizo más fácil mantener el tiempo.[2] El reloj de arena, sin embargo, no desapareció por completo. Aunque se volvio relativamente menos útil con la tecnología avanzada de reloj, los relojes de arena se mantuvieron debido a su diseño. Algunos de los relojes de arena más famosos son el reloj de arena de doce horas de Carlomagno de Francia y los relojes de arena de Enrique VIII de Inglaterra, realizado por el artista Holbein en el siglo XVI.[2] El reloj de arena sobreviviente más antiguo conocido se encuentra en el Museo Británico de Londres.[4]

No fue hasta el siglo XVIII que los hermanos Harrison, John y James, pusieron en funcionamiento el primer reloj marítimo de alta precisión que mejoró significativamente con la estabilidad del reloj de arena en el mar. Tomando elementos de la lógica de diseño detrás del reloj de arena, fueron capaces de crear un cronómetro marino capaz de medir con precisión el viaje desde Inglaterra a Jamaica, con un error de cálculo de solo cinco segundos, en 1761.[2]

Diseño[editar]

La forma detrás del reloj de arena no tiene casi ninguna evidencia escrita de por qué su forma externa es la forma que es. Las bombillas de vidrio usadas, sin embargo, han cambiado de estilo y diseño a través del tiempo. Mientras que los principales diseños siempre han sido ampolla en forma, las bombillas no siempre estaban conectadas. Los primeros relojes de arena eran dos bombillas por separado con un cable enrollado en su unión, que luego fue recubierto en cera para sostener la pieza juntos y dejar que el flujo de la arena en el medio.[2] No fue sino hasta 1760 que ambas bombillas se soplaron juntos para mantener la humedad fuera de las bombillas y regular la presión dentro de la bombilla que variaba el flujo.[6]

Material[editar]

Mientras que algunos relojes de arena en realidad hicieron uso de arena como la mezcla granular para medir el tiempo, muchos no usaron arena en absoluto. El material utilizado en la mayoría de las bombillas fue una combinación de "polvo óxidos de mármol, estaño / plomo, y pulverizado, cáscara de huevo quemada".[4] Con el tiempo, las diferentes texturas de la materia granular se pusieron a prueba para ver lo que dio el flujo más constante dentro de los bulbos. Más tarde se descubrió que para el flujo perfecto para lograr la proporción de gránulo a la anchura del cuello del bulbo necesaria para ser 1/12 o más, pero no mayor que 1/2 del cuello de la bombilla.[7]

Usos prácticos[editar]

3 minutos a reloj de arena.

Los relojes de arena eran un instrumento fiable, reutilizable y preciso al comienzo de los tiempos. La velocidad de flujo de la arena es independiente de la profundidad en el depósito superior, y el instrumento no se congela si el tiempo es frío.[4]

Desde el siglo XV en adelante, los relojes de arena se utilizan en toda una variedad de aplicaciones en el mar, en la iglesia, en la industria y en la cocina.   Durante el viaje de Fernando de Magallanes alrededor del mundo, cada uno de sus barcos llevaba 18 relojes de arena. Uno de los pajes del barco se encargaba de dar la vuelta a cada reloj, para así proporcionar los tiempos para el diario de navegación. El tiempo de referencia para el barco era el mediodía, momento que no depende del reloj de arena porque el sol está en su cénit.[8] A veces se emplea un marco para sostener varios relojes de arena, cada uno con una duración diferente, por ejemplo 1 hora, 45 minutos, 30 minutos, y 15 minutos.

Usos prácticos modernos[editar]

Si bien ya no se usan de forma general para controlar el tiempo, algunas instituciones los siguen manteniendo. Por ejemplo, las dos cámaras del Parlamento de Australia utilizan tres relojes de arena para dividir el tiempo en ciertos procedimientos {{ref name="Hansard">Senate of Australia (26 March 1997). Official Hansard (PDF). p. 2472. </ref>

El reloj de arena sigue siendo ampliamente utilizado en la cocina; para cocinar huevos, un contador de tiempo de tres minutos es típico,[9] de ahí el nombre de "reloj de arena" para los relojes de arena de tres minutos. Temporizadores de huevo se venden ampliamente como recuerdos.

La rueda de tiempo en Budapest, Hungría.

El reloj de arena también se utiliza a veces en juegos como Pictionary y Boggle para aplicar una restricción de tiempo en las rondas de juego, y proporcionar un sentido de urgencia para el juego de Quicksand.

Usos simbólicos[editar]

La bandera del pirata Christopher Moody, "Bloody Red", c. 1714.

A diferencia de la mayoría de los otros métodos de medir el tiempo, el reloj de arena representa concretamente el tiempo presente como algo que existe entre el pasado y futuro, y esto ha hecho que sea un símbolo perdurable del tiempo mismo.

El reloj de arena, a veces con la adición de alas metafóricas, se representa a menudo como símbolo de que la existencia humana es efímera, de que "han transcurrido ya las arenas de la vida".[10] Fue utilizado por tanto, en las banderas piratas, para infundir miedo en los corazones de sus víctimas. En Inglaterra, se colocaban a veces relojes de arena dentro de los ataúdes,[11] y han aparecido grabados en las lápidas durante siglos. El reloj de arena también fue utilizado en la alquimia como símbolo de las horas.

El First Metropolitan Borough de Greenwich en Londres utiliza un reloj de arena en su escudo de armas, simbolizando el papel de Greenwich como el origen de GMT. Sucesor del distrito, el Royal Borough de Greenwich utiliza dos relojes de arena en su escudo de armas.

Usos simbólicos modernos[editar]

cursor de reloj de arena.

El reloj de arena como símbolo del tiempo ha sobrevivido a su obsolescencia como cronometrador. Por ejemplo, la telenovela americana Days of our Lives, desde su primera emisión en 1965, ha mostrado un reloj de arena en sus créditos iniciales, acompañadas por las palabras «Al igual que las arenas a través del reloj de arena, así son los días de nuestras vidas», pronunciadas por Macdonald Carey.

En los ordenadores interfaz gráfica de usuarios es habitual que el puntero se convierta en reloj de arena durante un período en que el programa se encuentra en medio de una tarea y no puede aceptar la entrada del usuario. Durante ese período, otros programas, por ejemplo, en diferentes ventanas, puede trabajar normalmente. Cuando un reloj de arena tal no desaparece, se sugiere un programa está en un [lazo [infinito]] y debe terminarse, o está esperando una acción externa por parte del usuario (como la inserción de un CD). Unicode tiene un RELOJ DE ARENA símbolo en U+231B ().

Motivo de reloj de arena[editar]

Antique sandglasses.

Debido a su simetría, signos gráficos se asemejan a un reloj de arena se ven en el arte de las culturas que nunca se encuentran tales objetos. Pares verticales de triángulos unidos por el vértice son comunes en arte de nativos americanos; tanto en América del Norte,[12] donde puede representar, por ejemplo, el cuerpo de la Thunderbird o (en forma más alargada) un cuero cabelludo enemigo,[13] [14] y en América del Sur, donde se cree que representa un Chuncho habitante de la selva.[15] En Zulu textiles simbolizan un hombre casado, a diferencia de un par de triángulos unidos por la base, que simbolizan una mujer casada.[16] Neolítico ejemplos se pueden ver entre las pinturas rupestres.[17] [18] Los observadores incluso han dado el nombre de "motivo de reloj de arena" a las formas que tienen simetría más complejo, como un círculo que se repite y el patrón de cruz de las Islas Salomón.[19] Tanto los miembros del Proyecto Tic Toc, de la serie de televisión Time Tunnel y la Challengers of the Unknown símbolos de uso del hourglasse que representa ya sea viajar en el tiempo o el tiempo corriendo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Madehow.com (2006). «Hourglass». How Products Are Made, vol. 5. Madehow.com. Consultado el 2008-02-04. 
  2. a b c d e [1]
  3. Frugoni, Chiara (1988). Pietro et Ambrogio Lorenzetti. Scala Books. p. 83. ISBN 0-935748-80-6. 
  4. a b c d e f Mills, A. A., S. Day, and S. Parkes. "Mechanics of the sandglass." Eur. J. Phys. 17 (1996): 97-109.
  5. Nicolas, Nicholas Harris (1847). A History of the Royal Navy, from the earliest times to the wars of the French revolution, vol. II. London: Richard Bentley. p. 476. 
  6. a b c d Balmer, R. T. "The Operation of Sand Clocks and Their Medieval Development." Technology and Culture, Vol. 19, No. 4 (Oct., 1978), pp. 615-632. Balmer, R. T. "The Operation of Sand Clocks and Their Medieval Development." Technology and Culture, Vol. 19, No. 4 (Oct., 1978), pp. 615-632.
  7. Peterson, Ivars. "Trickling sand: how an hourglass ticks". Science News, Vol. 144, No. 11 (September 11, 1993). p. 167
  8. Bergreen, Laurence (2003). Over the Edge of the World: Magellan's Terrifying Circumnavigation of the Globe. William Morrow. ISBN 0-06-621173-5. 
  9. Herbst, Sharon Tyler (2001). The New Food Lover's Companion. Barron's Educational Series. 
  10. Room, Adrian (1999). Brewer's Dictionary of Phrase and Fable. New York: HarperCollinsPublishers.  "No queda mucho tiempo,. Habrá poca oportunidad de hacer lo que tienes que hacer a menos que aproveches la oportunidad ahora". La frase se utiliza a menudo con referencia a aquel a quien no le queda mucho tiempo de vida. La alusión es el reloj de arena".
  11. Ewbank, Thomas (1857). A Descriptive and Historical Account of Hydraulic and Other Machines for Raising Water, Ancient and Modern With Observations on Various Subjects Connected with the Mechanic Arts, Including the Progressive Development of the Steam Engine. Vol. 1. New York: Derby & Jackson. p. 547.  "Hour-glasses were formerly placed in coffins and buried with the corpse, probably as symbols of mortality—the sands of life having run out. See Gent. Mag. vol xvi, 646, and xvii, 264."
  12. Splendid Heritage: treasures of native american art (search on "hourglass")
  13. Wishart, David J. (ed.) Encyclopedia of the Great Plains University of Nebraska Press (2004) ISBN 0-8032-4787-7, p125
  14. Philip, Neil The Great Mystery: Myths of Native America, Clarion Books (2001) ISBN 0-395-98405-X, p64-65
  15. Wilson, Lee Ann Nature Versus Culture in Textile Traditions of Mesoamerica and the Andes: An Anthology (ed. Schevill, M.B. et al.), University of Texas Press (1996) ISBN 0-292-77714-0
  16. An African Valentine: The Bead Code of the Zulus, edunetconnect.com
  17. Greenman, E.F. The Upper Palaeolithic and the New World en Current Anthropology Vol. 4, No. 1 (Feb., 1963), pp. 41-91 (NB: includes reviews disputing the central thesis and methodology)- via JSTOR (subscription)
  18. Image, "Croquis 1872" (click to enlarge) at colonias.iespana.es
  19. Craig, Barry A Stone Tablet from Buka Island in Archaeological Studies of the Middle and Late Holocene, Papua New Guinea (Technical Report 20) (ed. Specht, Jim & Attenbrow, Val) Australian Museum (2007) ISSN:1835-4211

Bibliografía[editar]

Libros

  • Branley, Franklyn M. (1993). Keeping time: From the beginning and into the twenty-first century. Boston: Houghton Mifflin Company. 
  • Cowan, Harrison J. (1958). «Time and its measurement: From the stone age to the nuclear age». Cleveland (New York: The World Publishing Company) 65. Bibcode:1958QB209.C65....... 
  • Guye, Samuel; Henri, Michel; Dolan, D.; Mitchell, S. W. (1970). «Time and space: Measuring instruments from the fifteenth to the nineteenth century». Time and space. Measuring instruments from the fifteenth to the nineteenth century. (New York: Praeger Publishers). Bibcode:1971tsmi.book.....G. 
  • Smith, Alan (1975). Clocks and watches: American, European and Japanese timepieces. New York: Crescent Books. 

Publicaciones periódicas

  • Morris, Scot (September 1992). «The floating hourglass». Omni. p. 86. 
  • Peterson, Ivars (September 11, 1993). «Trickling sand: how an hourglass ticks». Science News.