Reflejos arcaicos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El reflejo de Moro en un bebé de cuatro días: 1) el reflejo se inicia al empujar al infante y soltarlo ; 2) abre espasmódicamente sus brazos 3) retrae brazos ; 4) gime y llora (10 s)

Los reflejos arcaicos o primitivos, son responsables de la supervivencia en los primeros meses de la vida.

El sistema nervioso central es el centro de control de todo el desarrollo (movimiento, aprendizaje y pensamiento).[1] Los reflejos arcaicos inician su desarrollo en el momento de la concepción y siguen una secuencia regular y común para todos los seres humanos, a pesar de las diferencias culturales. Esta secuencia regular de los distintos estadios del desarrollo se identifica por patrones de movimiento que acontecen en cada etapa del crecimiento. Estos patrones se conocen como "reflejos arcaicos". Cada uno de ellos juega un papel necesario en el crecimiento del feto o del niño, y prepara el camino para el nuevo estadio.

Un infante demostrando el reflejo Babkin: abre la boca cuando la presión se aplica a las palmas (8 s).

Los reflejos arcaicos son:

  • reflejos de supervivencia que ocurren de forma secuenciada en las primeras semanas del desarrollo fetal[2]
  • Movimientos automáticos, estereotipados dirigidos por una parte muy primitiva del cerebro. Claro ejemplo es el reflejo de Moro[3] [4] [5]
  • Ejecutados sin la implicación de los niveles superiores del cerebro[6]
  • Idealmente tienen una vida corta y cuando su función se ha cumplido, son reemplazados por estructuras más sofisticadas (reflejos posturales) los cuales se controlan por el córtex
  • Son retenidos si no han cumplido sus funciones[7]
  • Se consideran aberrantes y evidencian una inmadurez del sistema nervioso central si se presentan persistencia, si la intensidad es anormal o asimétrica o si reaparecen.[8] [9] Es el ejemplo del reflejo de Babinski

Referencias[editar]

  1. «Primitive & Postural Reflexes» (php). Consultado el 23 de octubre de 2008.
  2. Berk, Laura E.. Child Development. 8th. USA: Pearson, 2009.
  3. Alex Gray; The American Academy of Pediatrics; Stephen P. Shelov; Robert E. Hannemann; Wendy Wray (1998). Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5. Londres: Bantam. ISBN 0-553-37962-3. 
  4. Rauch, Daniel (MedlinePlus) (5 de octubre de 2006). «MedlinePlus Medical Encyclopedia: Moro Reflex». Consultado el 11 de octubre de 2007.
  5. «Keeping Kids Healthy: Newborn Reflexes» (14 de octubre de 2001). Consultado el 11 de octubre de 2007.
  6. Fleming S. Pedroso, MD, PhD; Newra T. Rotta, MD, PhD (2004). «Babkin Reflex and Other Motor Responses to Appendicular Compression Stimulus of the Newborn». Journal of Child Neurology 19 (8):  pp. 592–596. doi:10.1177/088307380401900805. PMID 15605468. http://jcn.sagepub.com/cgi/content/abstract/19/8/592. 
  7. Teitelbaum O, Benton T, Shah PK, Prince A, Kelly JL, Teitelbaum P (2004). «Eshkol-Wachman movement notation in diagnosis: the early detection of Asperger's syndrome». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 101 (32):  pp. 11909–14. doi:10.1073/pnas.0403919101. PMID 15282371. 
  8. Rauch, Daniel (5 de octubre de 2006). «Infantile reflexes on MedLinePlus». MedlinePlus. Consultado el 11 de octubre de 2007.
  9. Schott JM, Rossor MN (2003). «The grasp and other primitive reflexes». J. Neurol. Neurosurg. Psychiatr. 74 (5):  pp. 558–60. doi:10.1136/jnnp.74.5.558. PMID 12700289.