Reflejo de Babinski

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Prueba del reflejo de Babinski

El reflejo de Babinski (o reflejo de Koch) es uno de los reflejos temporales de los recién nacidos. El neonato estira y gira los pies hacia dentro cuando se le roza el empeine exterior (lado del pie). Sólo está presente en el 7% de los recién nacidos normales. Por otro lado, el Reflejo Plantar y el Reflejo de Prensión Plantar consiste en que al apretar la almohadilla plantar del recién nacido se produce la flexión de los dedos; este reflejo se encuentra presente en el 93% de los lactantes a los 4 meses y es el que se considera normal, por lo que encontrar un Reflejo de Babinski en un recién nacido debe ser considerado siempre patológico, por lo que se procederá a realizar la derivación del paciente a un especialista en Neurología Infantil.

Este reflejo lo mantiene el bebé hasta los doce meses, pero desaparece a medida avanza en edad y que el sistema nervioso alcanza mayor desarrollo. Se considera anormal después de los 2 años de edad.

En el adulto su aparición es patológica, y se asocia con un daño de vías piramidales. Se acompaña del signo de Gordon y del de Oppenheimer. Las causas más comunes de esta aparición patológica son la convulsión generalizada tónico-clónica de la epilepsia (puede haber un reflejo temporal de Babinski por un corto tiempo después de una convulsión), la esclerosis lateral amiotrófica, un tumor cerebral, la esclerosis múltiple, la meningitis, la anemia perniciosa, la paraparesia espástica, una lesión en la cabeza, la rabia, la tuberculosis o un accidente cerebrovascular.