Test de Apgar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El test de Apgar es el examen clínico que se realiza al recién nacido después del parto, en donde el pediatra, neonatologo o matrona certificado realiza una prueba en la que se valoran 5 parámetros para obtener una primera valoración simple (macroscópica), y clínica sobre el estado general del neonato después del parto. El test lleva el nombre por Virginia Apgar, anestesióloga, especializada en obstetricia.

El recién nacido es evaluado de acuerdo a cinco parámetros fisioanatómicos simples, que son:

  • Tono muscular.
  • Esfuerzo respiratorio.
  • Frecuencia cardíaca.
  • Reflejos.
  • Color de la piel.

A cada parámetro se le asigna una puntuación entre 0 y 2, sumando las cinco puntuaciones se obtiene el resultado del test.

El test se realiza al minuto, a los cinco minutos ( y cada 5 minutos hasta los 20 minutos de nacido si la puntuación hasta los cinco minutos es inferior a siete). La puntuación al primer minuto evalúa el nivel de tolerancia del recién nacido al proceso del nacimiento y su posible sufrimiento, mientras que la puntuación obtenida a los 5 minutos evalúa el nivel de adaptabilidad del recién nacido al medio ambiente y su capacidad de recuperación. Un recién nacido con una puntuación más baja al primer minuto que al quinto, obtiene unos resultados normales y no implica anormalidad en su evolución. De lo contrario un recién nacido que marca 0 puntos de Apgar se debe de evaluar clínicamente su condición anatómica para dictaminarle estado de muerte.

Sólo como una regla mnemotécnica, la palabra Apgar puede usarse como un acrónimo para recordar los criterios evaluados: Apariencia, Pulso, Gesticulación, Actividad y Respiración.

La valoracion de Apgar debe medirse al minuto y a los 5 minutos para que se considere una valoración efectiva siendo el resultado normal esperado entre 8 y 9.

Parámetricos y criterios valorativos[editar]

Los cinco criterios del Apgar son:

  0 puntos 1 punto 2 puntos Acrónimo
Color de la piel todo azul extremidades azules normal Apariencia
Frecuencia cardíaca 0 menos de 100 más de 100 Pulso
Reflejos e irritabilidad sin respuesta a estimulación mueca / llanto débil al ser estimulado estornudos / tos / pataleo al ser estimulado Gesto
Tono muscular ninguna alguna flexión movimiento activo Actividad
Respiración ausente débil o irregular fuerte Respiración

Si el bebé está en buenas condiciones obtendrá una puntuación de 7 a 10 puntos. Si obtiene de 4 a 6 puntos su condición fisiológica no está respondiendo adecuadamente y el neonato requiere una valoración clínica y recuperación inmediata. Si es igual o menor a 3, necesita atención de emergencia como medicamentos intravenosos, y respiración asistida. Si la puntuación es 0, es muy probable que bajo un perfecto estudio clínico se le dictamine el estado resolutivo de muerte.

Gracias a este método, y durante los más de 50 años que lleva realizándose, se ha logrado reducir la tasa de mortalidad y la tasa de morbilidad, al evaluar el estado del bebé inmediatamente después de nacer. Se pueden valorar mediante esta prueba, a embarazos no controlados, determinaciones sobre ciertos síndromes y/o signos patológicos con los cuáles se haya malformado el producto, y que pueda presentar diversas fisiopatologías o alteraciones. El APGAR es un dato vitalicio para la Salud Pública Infantil.

Reflejos[editar]

En el nacimiento y durante las primeras semanas de vida se manifiestan en el niño una serie de movimientos que son característicos de los recién nacidos, los cuales conocemos como reflejos o respuestas motrices, los cuales van desapareciendo a lo largo de los primeros meses de vida como consecuencia de los procesos evolutivos.

Algunos de los reflejos de los recién nacidos son:

  • Reflejo de succión o de hozar: cuando se estimula la mejilla del bebé, él voltea la cabeza, abre la boca y empieza a chupar. Lo que permite que el niño encuentre y tome la comida.
  • Reflejo darwiniano o de agarrar: al estimular la palma de la mano del bebé, él cierra el puño con fuerza.
  • Reflejo de marcha automática o de caminar: se toma al bebé por debajo de los brazos, es decir, por las caras laterales del tórax, en posición vertical y con los pies descalzos se coloca sobre una superficie dura y plana un poco inclinada hacia adelante, el bebé empieza a caminar con movimientos coordinados semejantes a pasos. Este reflejo no desaparece a las ocho semanas de nacido tal y como se pensaba, sino que las piernas del bebé se vuelven pesadas y no tiene fuerza para poder levantarlas. Se ha demostrado que si se introduce al bebé en agua el reflejo aparece.
  • Reflejo de moro o de susto: es un movimiento global del cuerpo del bebé: mueve con rapidez los brazos hacia afuera y luego hacia adentro, abre los dedos como buscando agarrarse, arquea la espalda y extiende las piernas cuando es sorprendido por un ruido fuerte.
  • Reflejo de Babinski: se da cuando se estimula la planta del pie del bebé, abriendo los dedos en abanico. Este reflejo desaparece hacia los seis meses y es suplantado por el encoger hacia adelante los dedos al ser estimulada la planta del pie.
  • Reflejo vestíbular: se observa cuando se coge al niño por las axilas y da vuelta completa; si se fija la cabeza del bebé éste tiende a dirigir los ojos hacia la misma dirección del movimiento, si no se fija la cabeza se voltea completamente. Después de los seis meses de edad forcejea de manera incoordinada, hacia los ocho meses es capaz de hacer movimientos voluntarios.
  • Reflejo tónico del cuello: se puede observar cuando se coloca al bebé acostado boca arriba, voltea la cabeza pasivamente a un lado, extiende el brazo y la pierna del lado preferido y flexiona los miembros opuestos.

Adquisición del esquema corporal[editar]

Son etapas de un proceso paulatino de acumulación y relación basado en la experiencia de la visión del propio cuerpo y el de los demás en relación con la experiencia de sentir el propio movimiento y el de los demás:

  • La exploración del propio cuerpo y el de los demás: el bebé, desde los primeros meses de vida, empieza a percibir elementos de su propio cuerpo y de las personas que lo rodean (mira sus manos y sus pies y pronto se los llevará voluntariamente a la boca).
  • La toma de conciencia de lo que se posee y los propósitos de acción: entre los 6 y los 18 meses, el niño adquiere una percepción que le permite recoger información sobre la postura que adopta alguna parte de su cuerpo o sobre los movimientos que realiza.
  • La organización, estructuración e integración de todos los elementos y factores: para que el niño construya correctamente representaciones del propio cuerpo y del de los demás son importantes las percepciones internas y externas que sobre ello irá siendo capaz de realizar. Pero el desarrollo del lenguaje es el elemento clave que permitirá al niño la integración o interiorización de todos los elementos y factores que constituyen el esquema corporal.

Por último, vale la pena recordar que la construcción del verdadero esquema corporal no se da hasta los cinco años. A esta edad, el movimiento se reflexiona, es decir, la palabra, primero verbalizada, más tarde interiorizada, se convertirá en un instrumento que permitirá al niño controlar su pensamiento y a éste dirigir la conducta psicomotriz y la conducta motora se anticipa. Así mismo, se accede a una percepción global del cuerpo, la lateralización bien marcada proporciona referentes externos estables y el mundo puede empezar a organizarse con referencia a la posición del cuerpo (arriba, abajo, derecha e izquierda) Entre los 7 y los 12 años el esquema corporal se irá completando, con la potenciación de las representaciones mentales del propio cuerpo (con la entrada, de hecho, en una etapa en la que el pensamiento simbólico predominará) y del movimiento con relación al espacio y al tiempo.

Literatura[editar]

  • Apgar, Virginia (1953). «A proposal for a new method of evaluation of the newborn infant». Curr. Res. Anesth. Analg. 32 (4):  pp. 260–267. PMID 13083014. 
  • Casey BM; McIntire DD, Leveno KJ (15 de febrero, 2001). «The continuing value of the Apgar score for the assessment of newborn infants». N Engl J Med. 344 (7):  pp. 467-471. PMID 11172187. 

Enlaces externos[editar]