Reciclado energético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Reciclado energético, reciclado verde, reciclado energético de viviendas,[1] reacondicionamiento energético,[2] entre otras expresiones son frecuentes para definir desde mediados de los '70 una serie de estrategias tecnológicas y de diseño para reacondicionar y/o mejorar la eficiencia energética de viviendas y edificios.

Pasos simples[editar]

Existen una serie de pasos recomendados para lograr un reciclado energético de una vivienda. usualmente se las ordena de las más sencillas y económicas a las más complejas y costosas. Estos son los pasos que se aconsejan[3]

  • Cambiar las Lámpara incandescentes por lámparas de bajo consumo, sean fluorescentes compactas o LED.
  • agregar termostatos programables en los sistemas de climatización.
  • Utilizar sistemas de calefacción o aire acondicionado de alta eficiencia energética y preferentemente que cuenten con etiqueta energética en niveles de eficiencia A o B.
  • Elegir equipamiento y electrodomésticos de bajo consumo. En el caso de Estados Unidos los que cuenten con sello Energy Star.
  • Reducir el consumo de agua de red mediante grifos con aireadores y duchadores de bajo flujo.
  • Implementar un buen aislamiento de la envolvente a fin de mejorar la eficiencia energética y disminuir la demanda de calefacción y refrigeración.
  • Utilizar productos con bajo contenido de VOC (compuesto orgánico volátil) para mejorar la calidad del aire interior [2].
  • Utilizar sistemas basados en energías renovables para el calentamiento de agua, calefacción, refrigeración y generación de electricidad.
  • En los espacios verdes utilizar preferentemente especies vegetales del sitio.

Como todo conocimiento o técnica este ha venido evolucionando en las últimas décadas y a los pasos anteriores se incorporan los siguientes:

  • Reducir el albedo y la radiancia de cubiertas y azoteas mediante techos verdes, cubiertas jardín, o techos fríos. Similar estrategia para las fachadas de edificios principalmente orientadas al poniente y al mediodía solar del sitio.
  • Utilizar carpinterías (puertas y ventanas) de alta prestación. Implica una baja permeabilidad al aire o tasa de infiltración y vidriados eficientes como los DVH con vidrios convencionales o usando vidrios especiales de baja emisividad o con filtros UV.
  • En cuanto a demanda de calefacción, ventilación y aire acondicionado esta debe reducirse como mínimo un 70% y preferentemente un 80% o más. Normas internacionales recomiendan no sobrepasar los 15 a 20 kWh/m2.año en climatización (LEED [3], Passive house [4], BREEAM [5], Multi Comfort House, ASHRAE [6]).
  • Utilizar materiales de bajo contenido energético y libres de contaminantes en el reacondicionamiento edilicio.
  • Uso de sistemas de control inteligente y automatización del edificio. esto permite liberar en parte la acción humana y permite al edificio responder a solicitaciones ambientales del interior o del exterior del mismo.

Ver además[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]