Psittacara euops

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Psittacara euops
Cuban Parakeet (Aratinga euops) -in tree-6-4c.jpg
Estado de conservación
Vulnerable (VU)
Vulnerable (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Psittaciformes
Familia: Psittacidae
Género: Psittacara
Especie: P. euops
(Wagler, 1832)
Sinonimia
  • Sittace euops Wagler, 1832
  • Eupsittula euops
  • Aratinga euops

Psittacara euops es una especie de ave de la familia de los loros (Psittacidae) endémica de Cuba, donde es comúnmente conocida como catey o periquito, aunque la SEO propone aratinga cubana como nombre estandarizado.[1]

Nombres[editar]

El término específico euops viene del griego y significa “buena cara”. Catey es un vocablo de los taínos, quienes también lo llamaban xaxabi. Periquito es el diminutivo de perico, que se deriva de paraca, una de las formas en que los aborígenes llamaban a la Amazona leucocephala y a otras especies antillanas similares.

Distribución[editar]

La especie se encuentra actualmente restringida a la península de Zapata, las montañas de Guamuhaya, y algunas áreas en las provincias Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, y en las montañas del oriente del país.

Descripción[editar]

El macho mide unos 28,5 cm y la hembra 27,5. La cola es larga y puntiaguda. El color predominante es el verde intenso, con un área roja bajo el doblez del ala y algunas plumas rojas dispersas, sin patrón fijo, en la cabeza, el cuello y el pecho. El iris de los ojos es amarillo. La aureola que rodea los ojos y el pico es blanco-rojiza. Las patas son pardo-grisáceas. Los jóvenes tienen colores más apagados y sin plumas rojas dispersas. Alcanzan la madurez sexual después de varios años de edad.

Conducta[editar]

Estos periquitos se agrupan en bandadas pequeñas y suelen posarse juntos. Sus gritos son agudos, repetidos, producidos mayormente mientras vuelan; cuando están posados hacen un murmullo bajo. El vuelo es rápido y recto.

Alimentación[editar]

Se alimentan de semillas y frutas de árboles.

Nidos[editar]

Anidan entre los meses de mayo y agosto, en huecos de árboles. Sobre todo prefieren algunas especies de palmas cuando están secas y con huecos de nidos abandonados, de pájaros carpinteros. Ocasionalmente anidan en huecos de paredones rocosos escarpados. Ponen de 2 a 5 huevos.

Ave de jaula[editar]

El catey es muy solicitado como ave de jaula. Para esto son capturados cuando son aún polluelos. Criados a mano desde pequeños se convierten en sorprendentes mascotas que se apegan a sus dueños, imitan algunas frases cortas y sonidos, hacen piruetas e interactúan con las personas. Se dice que algunos han vivido en cautiverio cerca de 25 años.

Conservación[editar]

Psittacara euops se ha categorizado como ave vulnerable. Aunque en el siglo XIX era abundante y estaba presente en la mayor parte de Cuba, actualmente se estima que su población se ha reducido a menos de 1300 individuos, distribuidos en varias áreas aisladas y de difícil acceso.

Amenazas[editar]

Deforestación[editar]

La especie ha sido muy afectada por la enorme reducción de su hábitat, que son los bosques naturales y sabanas con palmas. Los bosques, que ocupaban más del 90% del territorio cubano a la llegada de Colón, en 1959 sólo existían en cerca del 14% de Cuba. Las áreas de bosques de llanuras y sabanas arboladas, ricos en palmas, se transformaron en las tierras agrícolas y ganaderas que actualmente ocupan el 75% del territorio de Cuba.

Expolio de nidos[editar]

Las poblaciones de cateyes se han reducido también por la colecta de polluelos para el comercio como aves de jaula. Esto es especialmente dañino, ya que mueren muchos pichones por cada uno que llega al comprador de aves, y además se pierden los sitios de anidación porque son derribados para la colecta. En la Isla de la Juventud (antes Isla de Pinos), existía esta especie pero, a causa de la exportación de centenares de pichones al año, fue allí extirpada entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Aún hoy los cateyes son afectados por los expoliadores de nidadas, a pesar de que son aves protegidas por la ley.

Huracanes[editar]

Las palmas secas en que suelen anidar son muy poco resistentes a los vientos huracanados, y también se colapsan frecuentemente con las intensas lluvias por el peso de su médula mojada. Esto hace que el paso de ciclones sea también un grave factor de riesgo para la especie, al disminuir los sitios de anidación, y además porque se produce la pérdida de frutos en las plantas de las cuales se alimentan, provocando el éxodo de las áreas azotadas, donde aún subsisten gracias al aislamiento o al amparo de reservas protegidas.

Acciones para la conservación[editar]

Las acciones para la conservación de Psittacara euops han incluido el establecimiento, donde existen poblaciones remanentes, de áreas para su preservación como parte de un Sistema Nacional de Áreas Protegidas y la educación de los campesinos vecinos en la importancia y el cuidado de la especie, con métodos como el del Festival de Ayuda a las Especies en Peligro ocurrido en Ciego de Ávila en 1997. Las acciones de educación ambiental buscan cambiar la actitud de los pobladores hacia el ambiente, y que consideren a los loros y sus nidos como un patrimonio local a proteger y no como una fuente ilegal de ingresos. También la realización de censos masivos con colaboradores voluntarios que ayuden a conocer distribución, movilidad, número de individuos y tendencias demográficas de la especie. Además se realiza recopilación entre los campesinos de información actual e histórica para inferir las causas que provocan las variaciones poblacionales o los factores de riesgo de extinción. Se han obtenido algunos éxitos en la reproducción en cautiverio, pero esto no es suficiente para sacarla de su condición de especie amenazada. Se estudia la posibilidad de incremento artificial de los sitios de anidación y se planea la reintroducción en la Isla de la Juventud. La especie está incluida en el Apéndice II de la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Fauna y la Flora Silvestres (CITES).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bernis,F.; De Juana, E.; Del Hoyo, J.; Fernández-Cruz, M.; Ferrer, X.; Sáez-Royuela, R. y Sargatal, J. (1998). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Cuarta parte: Pterocliformes, Columbiformes, Psittaciformes y Cuculiformes)». Ardeola 45 (1):  pp. 87-96. http://www.ardeola.org/files/Ardeola_45(1)_87-96.pdf. Consultado el 12 de diciembre de 2008. 
  • Blaquier, E. (1997). Fiesta de amor a la naturaleza. Flora y Fauna 1(1):26 (Empresa Nacional para la Conservación de la Flora y la Fauna, Cuba).ISSN:1028-0863
  • Gálvez, X. (1997). Emergencia ciclónica ¡Emergencia biológica!. Flora y Fauna 1(1):35-38 (Empresa Nacional para la Conservación de la Flora y la Fauna, Cuba).ISSN:1028-0863
  • García, F. (1987). Las Aves de Cuba. Especies endémicas. Subespecies endémicas. Tomos I y II. Editorial Gente Nueva, La Habana. 207 pp.
  • Garrido, O.H.; Kirkconnell, A. (2000). Birds of Cuba. Helm Field Guides, Londres. 253 pp.
  • Gullifer, J.; Wisneski, A. (1999). Profiles. On the Edge 63:7-9 (Wildlife Preservation Trust International, Philadelphia [1]).

Enlaces externos[editar]