Prejuicio de punto ciego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Prejuicio de punto ciego es un sesgo cognitivo por el cual uno mismo no se da cuenta de los prejuicios cognitivos propios. El término fue creado por Emily Pronin, profesora en el Departamento de Psicología de la Universidad de Princeton, con sus colegas Daniel Lin y Lee Ross,[1] en referencia al punto ciego del ojo.

Pronin y sus co-autores explican el efecto «mejor que el promedio», el efecto halo y el sesgo de autoservicio y muchos otros prejuicios cognitivos. Según el sesgo de mejor que el promedio, específicamente, es más probable que la gente se vea a sí misma como de manera inexacta como "mejor que el promedio" para posibles tratos positivos y "menos que el promedio" para tratos negativos. Cuando se les pregunta subsecuentemente cuán prejuiciosos son, las personas se consideran a sí mismos como mucho menos sujetos a los prejuicios descritos que la persona promedio.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Emily Pronin, Center for Behavioral Decision Research