Sesgo de autoservicio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sesgo de autoservicio, o sesgo por interés personal (en inglés "self-serving bias"), aparece cuando la gente solicita con mayor interés responsabilidad para los éxitos propios que para los fracasos o fallos también propios. Se manifiesta también cuando la gente tiene la tendencia a evaluar la información ambigua de tal forma que beneficie a sus propios intereses. Dale Miller y Michael Ross fueron los primeros en sugerir este sesgo atribucional.[1] El autoservicio surge también como resultado de un sesgo estadístico a resultas de que la gente piensa, debido a su autoestima, que en ciertas áreas está mejor que el promedio. Por ejemplo: la mayoría de los conductores piensa que ellos conducen mejor que la media.

Este efecto de este sesgo hace que la mayoría de las personas tenga una buena opinión de sí misma, una buena autoestima: y se percibe como la tendencia a percibirse a sí mismo favorablemente. La mayoría de la gente atribuye los éxitos a su propia habilidad, mientras que los fracasos se atribuyen a las circunstancias o a la mala suerte. Por ejemplo, un estudiante tiene una buena nota en un examen y dice: "¡He logrado una buena nota por que soy inteligente y he estudiado duro!" mientras que otro estudiante que ha sacado una nota inferior dice: "¡El profesor me ha dado una mala nota porque no le caigo simpático!" Cuando alguien muestra causas externas para explicar un mal resultado, se suele denominar auto-handicap. El sesgo de autoservicio es una forma simple de pensamiento quimera.

Ejemplos[editar]

  • Ross & Sicoly (1979):[2] Averiguaron mediante experimentos que la mayoría de los jóvenes canadienses sobrestimaban cuanto tiempo dedicaban a las tareas domésticas y subestimaban cuánto dedicaban sus propias parejas.
  • Gray & Silver (1990):[3] Las parejas de divorciados suelen culpar en el proceso a sus ex cónyuges de la ruptura.
  • Los empresarios encargados de las empresas suelen culpar a sus subordinados cuando la empresa no tiene buenos resultados, mientras que los trabajadores de la empresa tienden a explicar sus razonamientos a las circunstancias.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Miller, D. T., & Ross, M. (1975). Self-serving biases in the attribution of causality: Fact or fiction? Psychological Bulletin, 82, 213-225.
  2. Ross, M., & Sicoly, F. (1979). "Egocentric biases in availability and attribution". Journal of Personality and Social Psychology, 37, pp. 322–336.
  3. "Married couples did more than their partners gave them credit for" (Ross & Sicoly, 1979)

Artículos adicionales[editar]

  • Babcock, L. & Loewenstein, G., (1997). "Explaining Bargaining Impasse: The Role of Self-Serving Biases", Journal of Economic Perspectives, American Economic Association, vol. 11(1), 109-26