Plioceno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Plioceno Superior»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Era
Eratema
Periodo
Sistema
Época
Serie
Edad
Piso
Inicio, en
millones
de años
Cenozoico[1] Cuaternario[1] Clavo dorado.svg2,588
Neógeno Plioceno Piacenziense Clavo dorado.svg3,600
Zancliense Clavo dorado.svg5,333
Mioceno Messiniense Clavo dorado.svg7,246
Tortoniense Clavo dorado.svg11,62
Serravalliense Clavo dorado.svg13,82
Langhiense 15,97
Burdigaliense 20,44
Aquitaniense Clavo dorado.svg23,03
Paleógeno Clavo dorado.svg65,5±0,3


El Plioceno, una división de la escala temporal geológica, es la época geológica que comienza hace 5 332 000 años y termina hace 2 588 000 años. El Plioceno sucedió al Mioceno y es anterior al Pleistoceno. Es la segunda época del periodo Neógeno. Anteriormente comprendía también el Gelasiano (finalizando hace 1 806 000 años), pero una revisión en 2009 de la Comisión Internacional de Estratigrafía ha pasado esta etapa al Pleistoceno.[2] [3]

Al igual que con otros períodos geológicos más antiguos, las capas rocosas que definen el inicio y el fin están bien definidas, pero sus fechas exactas de inicio y fin son algo inciertas. El Plioceno fue nombrado de esta forma por Charles Lyell, y proviene de las palabras griegas pleion (más) y xeno (nuevo), y significa algo parecido a "continuación de lo reciente", refiriéndose a los mamíferos esencialmente modernos.

Las fronteras del Plioceno no están establecidas como un evento mundial fácilmente identificable, sino como una serie de fronteras regionales entre el Mioceno cálido y el Plioceno más frío. La barrera superior al principio estaba ubicada al comienzo de las glaciaciones del Pleistoceno, pero actualmente se cree que dicha fecha es demasiado reciente.

Subdivisiones del Plioceno[editar]

La Comisión Internacional de Estratigrafía reconoce las siguientes edades/pisos del Plioceno, de la más joven a la más antigua:[2] [3]

Anteriormente el Plioceno incluía también el Gelasiano (2 588 000 - 1 806 000 años)

Paleogeografía del Plioceno[editar]

Los continentes continuaron su deriva hacia sus posiciones actuales, moviéndose desde sus posiciones originales hasta 250 km de distancia de sus posiciones actuales, hasta posiciones a sólo 70 km de las actuales. Sudamérica se unió a Norteamérica a través del istmo de Panamá durante el Plioceno, trayendo consigo el fin casi total de la distintiva fauna marsupial sudamericana. La formación del Istmo tuvo grandes consecuencias sobre las temperaturas globales, ya que las corrientes ecuatoriales cálidas fueron cortadas y comenzó un ciclo de enfriamiento en el Atlántico, al mismo tiempo que las aguas árticas y antárticas se comenzaron a enfriar en el ahora aislado Océano Atlántico.

La colisión de África con Europa formó el mar Mediterráneo, cortando los restos del mar de Tetis. Al mismo tiempo, los cambios en el nivel del mar expusieron el puente de tierra entre Alaska y Chukotka (Rusia), actualmente cubierto por el estrecho de Bering.

Las rocas marinas del Plioceno están bien expuestas en el Mediterráneo, en la India y en China. En otros lados, están generalmente expuestas cerca de las costas.

Océanos del Plioceno[editar]

Evolución del clima en los últimos 65 millones de años en base medidas del isótopo 18O. Durante el Plioceno el clima se enfrió.

Los océanos permanecieron relativamente cálidos durante el Plioceno, a pesar del enfriamiento constante. Se formó el hielo ártico, secando el clima e incrementando las corrientes frescas y superficiales en el Atlántico Norte. Las corrientes profundas y frías, por su parte, fluían desde el Antártico.

La formación del istmo de Panamá hace alrededor de 3,5 millones de años cortó los restos finales de lo que antes era una corriente circunecuatorial que existía durante el Cretáceo y la era Cenozoica temprana; dicha interrupción pudo haber contribuido al enfriamiento mundial de los océanos.

Los mares del Plioceno permanecieron vivos con vacas marinas, focas y leones marinos.

Clima del Plioceno[editar]

Durante el Plioceno, el clima se volvió más frío, seco y estacional, similar a los climas modernos. La Antártida se congeló, permaneciendo cubierta totalmente con hielo durante todo el año, hacia o antes de que empezara el Plioceno. La formación de una capa de hielo ártico cerca de 3 millones de años en el pasado está señalada por un abrupto cambio en las concentraciones de isótopos del oxígeno y de grava acarreada por el hielo en los fondos marinos (Van Andel 1994 p. 226). Las glaciaciones en latitudes medias probablemente estaban a la mitad del camino antes del final de la era. El enfriamiento global que se produjo durante el Plioceno puede haber impulsado la desaparición de los bosques y la extensión de pastizales y sabanas.[4]

Flora del Plioceno[editar]

Hojas fósiles de Fagus gussonii.

El cambio a un clima más frío, seco y estacional trajo consigo grandes impactos en la vegetación del Plioceno, reduciendo las especies tropicales a nivel mundial. Los bosques caducifolios proliferaron, los bosques de coníferas y la tundra cubrieron gran parte del norte, y los pastizales se esparcieron por todos los continentes excepto la Antártida. Las selvas tropicales se vieron limitadas a una estrecha banda alrededor del Ecuador, y además de las resecas sabanas, los desiertos aparecieron en Asia y África.

Fauna del Plioceno[editar]

La fauna continental y marina fue esencialmente moderna, a pesar de que la fauna continental tenía un aspecto algo más primitivo que la actual. El primer homínido reconocible, el Australopithecus, apareció en el Plioceno.

Las colisiones entre masas de tierra trajeron consigo una mayor migración y entrecruzamiento entre especies antes aisladas. Los herbívoros crecieron, al igual que los predadores especializados.

Mamíferos[editar]

En Norteamérica, los roedores, mastodontes y gonfoterios, así como las zarigüeyas y tlacuaches, siguieron con éxito, mientras que los animales con pezuñas (ungulados) declinaron a medida que las poblaciones de los camellos, venados y caballos declinaban. Los tapires y rinocerontes casi se extinguen, mientras que los chalicóteros se extinguieron por completo. Los carnívoros se diversificaron, incluyendo las comadrejas, y los perros y osos cazadores rápidos prosperaron. Los perezosos terrestres, los gliptodontes y los armadillos migraron hacia el norte con la formación del Istmo de Panamá.

En Eurasia los roedores prosperaron, mientras que la cobertura de los primates declinó. Los elefantes, gonfoterios y stegodontes tuvieron éxito en Asia, y los Hyracoidea migraron hacia el norte desde África. Los caballos declinaron en diversidad, mientras que los tapires y rinocerontes prosperaron, al igual que las vacas y los antílopes. Algunas especies de camellos cruzaron hacia Asia desde Norteamérica. Las hienas y los primeros felinos dientes de sable aparecieron, uniéndose a predadores como los perros, los osos y las comadrejas.

Evolución humana en el Plioceno

África fue dominada por los animales con pezuñas, y los primates continuaron su evolución, culminando con la aparición del Australopithecus en el Plioceno tardío. Los roedores también tuvieron éxito, y las poblaciones de elefantes crecieron. Las vacas y antílopes continuaron su diversificación, rebasando a los cerdos en diversidad. Aparecieron las primeras jirafas, y los camellos migraron hacia Asia por Alaska y Chukotka. Los caballos y los rinocerontes modernos aparecieron. Los osos, perros y comadrejas, originarias de Norteamérica, se unieron a los gatos, hienas y civetas como predadores africanos, obligando a las hienas a adaptarse como carroñeros especializados.

Sudamérica fue invadida por especies norteamericanas por primera vez desde el Cretáceo, con roedores y primates norteamericanos mezclándose con animales sudamericanos. Los litopternos y los notoungulados, ambas especies nativas sudamericanas, prosperaron. Los pequeños mustélidos, semejantes a las comadrejas, y los coatíes, ambos carnívoros, migraron desde el norte. Los gliptodontes herbívoros prosperaron, así como los perezosos gigantes terrestres y los armadillos más pequeños.

Los marsupiales siguieron siendo los mamíferos dominantes en Australia, con formas herbívoras incluyendo el wombat, el canguro y los enormes diprotodontes. Los marsupiales carnívoros continuaron su caza en el Plioceno, incluyendo los dasiúridos, los tilacinos (incluyendo el tigre de Tasmania), y el león marsupial. Los primeros roedores llegaron, los murciélagos prosperaron así como las ballenas. Apareció también el ornitorrinco, un mamífero monotrema.

Aves[editar]

Las aves depredadoras sudamericanas de la familia Phorusrhacidae son poco frecuentes en esta época; entre las últimas estaba Titanis, una gran ave que emigró a Norteamérica y rivalizó inicialmente con los mamíferos depredadores. Otras aves evolucionaron en este período, algunas modernas, otras actualmente extintas.

Reptiles[editar]

Los cocodrilos y caimanes se extinguieron en Europa al enfriarse el clima. Los géneros de serpientes venenosas aumentaron a medida que evolucionaban roedores y aves.

Referencias[editar]

  1. a b Tradicionalmente se han usado Terciario y Cuaternario en lugar del actual Cenozoico, con rango de eratemas o eras, usándose Cenozoico como sinónimo de Terciario y subdividido a su vez en Paleógeno y Neógeno. También se puede encontrar Terciario y Cuaternario como sub-eras dentro del eratema o era Cenozoica. Actualmente, en el 2009, el término Terciario (y la subdivisión correspondiente dentro de Cenozoico) ha dejado de ser recomendado por la Comisión Internacional de Estratigrafía para la escala global, quedando el Cenozoico dividido en los sistemas o periodos Paleógeno, Neógeno y Cuaternario.
  2. a b Global Boundary Stratotype Section and Point (GSSP) of the International Commission of Stratigraphy, Status on 2009.
  3. a b International Stratigraphic Chart, 2008
  4. «The Pliocene epoch». University of California Museum of Paleontology. Consultado el 25-3-2008.

Lecturas adicionales[editar]

  • Van Andel, Tjeerd H., New Views on an Old Planet: a History of Global Change (segunda edición, 1994) (en inglés)

Enlaces externos[editar]