Sección estratotipo y punto de límite global

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ejemplo de punto de límite global en su sección estratotipo: «clavo dorado» (disco de bronce en la mitad de un estrato) que marca formalmente el límite inferior del sistema (y periodo) Ediacárico, que se encuentra en los montes Flinders, en Australia Meridional. Estos puntos son elegidos y aprobados internacionalmente como justificación material y referencia física del límite cronoestratigráfico para todo el planeta. Las perforaciones cilíndricas en los estratos por encima y por debajo del límite corresponden a muestras tomadas para análisis paleomagnéticos.
Detalle de la marca conocida como «clavo dorado», que marca sobre el terreno el punto exacto del límite.

Una sección estratotipo y punto de límite global (Global Boundary Stratotype Section and Point, abreviado GSSP) es una sección estratigráfica acordada internacionalmente que sirve de referencia o localidad tipo para un determinado límite en la escala estratigráfica internacional.[1] La definición de GSSP comenzó en 1977, un trabajo coordinado por la Comisión Internacional de Estratigrafía, una parte de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas. Los GSSP suelen establecerse para definir los límites inferiores de los distintos pisos, unidades estratigráficas básicas de la escala cronoestratigráfica y basados principalmente en cambios paleontológicos. A fecha de 2009 habían sido aprobados 61 de los 96 GSSP requeridos.

Características[editar]

La Comisión Estratigráfica Internacional requiere que las secciones estratotipo y puntos de límite global cumplan determinados requisitos. Algunos son:[2]

  • Deben definirse en secciones estratigráficas que tengan un buen afloramiento, con una potencia (espesor) que garantice un suficiente intervalo de tiempo registrado.
  • Sedimentación continua, sin hiatos ni niveles condensados en las proximidades del límite. Deben poder separarse facilmente los eventos sucesivos.
  • No deben mostrar alteraciones tectónicas ni sinsedimentarias.
  • No deben haber sufrido metamorfismo o fuertes alteraciones diagenéticas. Deben poder identificarse señales paleomagnéticas y geoquímicas.
  • Deben poseer abundancia y diversidad de fósiles bien conservados a lo largo de toda la sección. La elevada diversidad aumenta la posibilidad de correlaciones con otros lugares.
  • Ausencia de cambios de facies en el límite o sus proximidades. Los cambios que afecten a las condiciones ecológicas pueden alterar significativamente la presencia de algunos especies en una localidad determinada.
  • Facies favorables a las correlaciones bioestratigráficas en largas distancias. Suelen corresponder a medios sedimentarios de mar abierto, en los que son más comunes las especies con distribución geográfica amplia. Se deben evitar los sedimentos de medios costeros y, sobre todo, continentales.
  • Deben encontrarse en lugares accesibles, no remotos o que requieran expediciones costosas. Las autoridades correspondientes deben garantizar el acceso a la investigación a cualquier estratígrafo, independientemente de la nacionalidad, y la protección del lugar.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. GSSP Table - All Periods.
  2. Remane, J.; Bassett, M. G.; Cowie, J. W.; Gohrbandt, K. H.; Lane, H. R.; Michelsen, O. y Naiwen, W. (1996). «Revised guidelines for the establishment of global chronostratigraphic standards by the International Commission on Stratigraphy (ICS)». Episodes 19 (3): 77–81. 

Enlaces externos[editar]