Perro cobrador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un perro cobrador de «boca blanda» será suave al recobrar y mantener el ave.

Perro cobrador —en inglés: Retriever— es como se denomina a un tipo de perro de caza que recupera presa para un cazador.[1] Por lo general, los perros de caza se dividen en tres categorías principales: perro perdiguero o de cobro, perro de aguas y perro pointer o de muestra.

Los retrievers fueron criados principalmente para recuperar las aves u otras presas y devolverlos al cazador sin sufrir daños. Aunque los spaniels y otras razas pointer recuperan rutinariamente presas, y muchos perros perdigueros son expertos en la búsqueda de la presa, los cobradores se distinguen en que la recuperación es su función principal, y están especializados en la caza de pluma y en agua. Como resultado, las razas retriever son criadas con lo que se conoce, en el argot de cazadores, «boca suave o blanda». Una boca suave se refiere a la disposición de que el perro lleve la presa en su boca sin morderla o jugar con ella. La «boca dura» es una falta grave en un perro de caza y es una costumbre muy difícil de corregir. Un perro con la boca dura hace impresentable la presa o en el peor de los casos, no comestible.

La voluntad del perro perdiguero de agradar y capacidad de entrenamiento han hecho razas de retrievers como: el Labrador retriever y Golden retriever, muy populares como perros de asistencia.[2] [3]

Habilidades[editar]

Para llevar a cabo las funciones de un perro cobrador de caza, un retriever debe ser entrenado para realizar las siguientes tareas:

  • Permanecer bajo control. Los cobradores se utilizan normalmente para la caza de aves acuáticas. Dado que la mayoría de la cacería de aves acuáticas emplea el uso de pequeñas embarcaciones en condiciones invernales, los perros perdigueros están capacitados para permanecer bajo control, sentados tranquilamente y en silencio, hasta que se envían para recuperar. A menudo esto se conoce como «estabilidad». Lo que ayuda a evitar un vuelco accidental que altera el objetivo del cazador o la posible descarga accidental de un arma de fuego que podría causar daños graves, o la muerte a otras personas en la partida de caza, o para el propio perro. Un perro estable y tranquilo también es capaz de «marcar» la presa derribada.
  • Marca de la presa derribada. El marcado es el proceso de ver a un pájaro, o varias aves, caer o ser derribados. Cuando se da el comando «marca» el perro debe mirar hacia arriba para las aves entrantes y recordar en donde cayó cada ave. A los retrievers bien entrenados se les enseña a seguir la dirección del cañón de la pistola que está apuntando para marcar la caída de las aves. Una vez que la presa cae el controlador mandará al perro para recuperarla. La capacidad del perro para recordar varias «marcas» es muy importante y los entrenadores utilizan técnicas varias para mejorar la capacidad de marcar y la memoria de un perro.
  • Realizar un recobro ciego. Durante la caza de aves acuáticas el trabajo principal de un perro es recuperar los pájaros caídos. Hay momentos en que un perro no ve en donde cae la presa. En este caso los retrievers están capacitados para obedecer órdenes de mano, o voz, dadas por el controlador para dirigir al perro a donde la presa ha sido derribada para su recuperación. Esto se llama una «recuperaración a ciegas». La precisión entre el perro y el guía es extremadamente útil y deseada con el fin de minimizar el tiempo de recuperación y limitar la perturbación del área circundante. La mayoría de los recobros ciegos en el campo se realizan entre 27 a 75 metros del tiro de la pistola, sin embargo, un buen equipo retriever / controlador pueden realizar recuperaciones ciegas precisas a más de 92 metros.
  • Recuperar en mano. Aunque algunos cazadores prefieren tener al pájaro abatido a sus pies, la mayoría de los controladores requiere que el perro entregue la presa en la mano. Lo que significa que una vez que el perro ha completado la recuperación será suave, pero sujetará firmemente el ave hasta que se le ordene liberarla en la mano del guía. La entrega en mano reduce el riesgo de que un pájaro escape, ya que el ave permanece en la boca del perro hasta que el controlador se apodera de ella.
  • Distinción. Durante la cacería se utilizan varios perros, un cobrador debe permanecer bajo control y esperar su turno, mientras que otros perros de trabajo realizan su tarea. Esto es importante ya que tener varios perros cobradores recuperando al mismo tiempo a la presa puede causar confusión. Esta es una razón por la que muchos manejadores usan el nombre del perro para dar el comando de recuperar.
  • Sacudir a la orden. Tras recuperar a la presa, un perro bien entrenado no se sacude el exceso de agua de su piel hasta después de que la entrega del ave es total. Un perro que se sacude el agua de su pelaje en un pequeño bote, en el peor de lo casos pone en riesgo de zozobrar la nave en condiciones invernales, y en el mejor de los casos lo más probable es que los cazadores y el equipo de caza se mojen. También un perro que se sacude, mientras mantiene a la presa en su boca, podría dañar el ave hasta el punto de hacer que no sea apta para consumir. Para evitar estos contratiempos los entrenadores usan un comando distinto para indicar al perro que puede sacudirse el exceso de agua de su pelo.
  • Quadrante. Los retrievers se utilizan a menudo en papeles secundarios para que hagan volar a las aves. Los perros deben trabajar frente a los cazadores que buscan las aves de caza en sus escondites. El perro debe ser enseñado a permanecer dentro del campo de tiro o cuadrante para evitar hacer salir un pájaro fuera de la distancia de disparo.
  • Se mantiene tranquilo frente al tiro de aves en vuelo. Durante la caza de aves acuáticas, el perro debe estar tranquilo mientras las aves emprenden el vuelo o se les dispara mientras vuelan. Con el fin de marcar la caída y evitar asustar otras aves persiguiendo innecesariamente un pájaro perdido.

Aunque la mayoría de los perros perdigueros individualmente tienen la capacidad bruta de ser entrenados como un perro de caza, una gran cantidad de pensamiento y esfuerzo se le da a la cría de los rasgos específicos deseados en perros de campo, lo que mejora en gran medida el proceso de formación. Cuando se crían perdigueros de cobro para el trabajo de campo se tiene en cuenta:

  • Obediente. Producir un perro bien entrenado capaz de realizar las tareas descritas anteriormente requiere una cantidad significativa de tiempo y esfuerzo, y un perro que es inteligente, controlable y abierto al aprendizaje —dócil— es de suma importancia.
  • Deseo y empuje. Esta característica(s) cubre una amplia gama de comportamientos exhibidos por un «buen perro». Lo más notable es que va a demostrar el deseo de recuperar casi hasta el punto de comportamiento maníaco y se enfrentará a obstáculos significativos para hacer una recuperación. También demostrarán un interés excepcional en las aves, plumas de pájaros y el aroma de aves.
  • Marcado y memoria. La vista y percepción profunda son de vital importancia en la habilidad del perro para marcar la presa derribada. Recordar cada ave caída también es fundamental. Aunque hay técnicas especiales que los entrenadores de retriever utilizan para ayudar a un perro a marcar y recordar presas derribadas, un buen retriever debe tener aptitudes naturales.
  • Nariz. Los perros son dirigidos principalmente por su nariz. Un buen retriever hará uso de su nariz para encontrar la presa bien escondida en bosques espesos o venteará el aire para saber en donde ha caído en un campo o lago.
  • Boca blanda. Se necesita un perro suave con la boca para asegurarse de que la presa recuperada es apta para comer. Un perro con la boca blanda será suave al recoger y mantener el ave. Los perros que innecesariamente dejan caer a los pájaros, trituran, mastican o se comen el ave antes de entregarla al controlador son considerados «duros con la boca» o se describen como con «problemas en la boca». Mientras que el entrenamiento puede ayudar a superar la mayoría de los «problemas de la boca» es deseable un perro con una boca blanda inherente al iniciar el proceso de adiestramiento.
  • Fortaleza. La caza de aves acuáticas es un deporte de clima frío que se realiza a través de una amplia variedad de lugares y condiciones, desde los bosques en el sur de EE.UU., hasta los estanques cubiertos de hielo en el medio oeste o los frígidos mares helados a lo largo de la costa de Nueva Inglaterra. Un buen perro perdiguero de buen grado volverá a entrar en el agua y hará múltiples recobros bajo estas y otras condiciones extremas.

Razas[editar]

La FCI engloba las razas retriever en la sección 1 del grupo VIII, Perros cobradores de caza.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Retriever» (en español). Consultado el 25 de abril de 2013.
  2. «Preparando un perro de asistencia» (en español). Consultado el 25 de abril de 2013.
  3. «El perro al servicio del hombre» (en español). Consultado el 25 de abril de 2013.
Bibliografía

Enlaces externos[editar]