Pantalla flexible

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una pantalla flexible es una pequeña variación de los actuales paneles de imagen que se venden comercialmente, con la peculiaridad de poder ser dobladas. Se han desarrollado transistores de película delgada (Thin-film transistor) de nanotubos de carbono para crear dispositivos flexibles y transparentes de alto rendimiento.

Historia[editar]

En 2007, la empresa japonesa Sony, consiguió realizar el primer prototipo de este tipo de pantallas.

El primer prototipo de Sony[1] , disponía de una pantalla de 4,1 pulgadas de diagonal, y un grosor inferior al de un pelo humano. Este grosor posibilita y mejora la capacidad de flexión de la pantalla, dotándola de una torsión tal para ser enrollada en un lápiz. El prototipo implementó un panel de tecnología OLED (LED orgánico), que conseguía una calidad más que suficiente.

Después de este lanzamiento, otras multinacionales, como la surcoreana Samsung, han conseguido resultados similares a los de Sony, pero esto no fue hasta 2011. En este mismo año, la finlandesa Nokia[2] , ha presentado al público un prototipo de reproductor multimedia que disponía de esta tecnología.

Funcionamiento

Las pantallas flexibles se basan en la tecnología OLED (acrónimo inglés de organic light-emitting diode) que es un diodo que se basa en una capa electroluminiscente formada por una película de componentes orgánicos que reaccionan, a una determinada estimulación eléctrica, generando y emitiendo luz por sí mismos. Una de las características de estos es que al usar un compuesto orgánico, es posible utilizar plásticos flexibles que nos permiten doblar las pantallas, además pueden ser extremadamente delgados.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]