Osificación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El hueso es roto por los osteoclastos, y reconstruido por los osteoblastos. Ambos tipos celulares se comunican mediante citoquinas (TGF-β, IGF).

Osificación es el proceso de creación de nuevo material óseo por las células llamadas osteoblastos. Es sinónimo de formación de tejido óseo. Hay dos procesos para formar tejido óseo normal:[1] La osificación intramembranosa es la formación directa de hueso en el tejido conjuntivo primitivo (mesénquima), mientras que la osificación endocondral involucra cartílago como precursor.

En una fractura que se cura, la osteogénesis endocondral es el proceso más frecuente, como por ejemplo en fracturas de huesos largos tratadas con yeso, mientras que en las fracturas tratadas con reducción abierta y estabilización con placas y tornillos metálicos puede haber osteogénesis intramembranosa.

La osificación heterotópica es un proceso que resulta en la formación de tejido óseo atípico, en un lugar extraesquelético. La calcificación a menudo se confunde con la osificación. La calcificación es sinónimo de formación de sales a base de calcio y cristales dentro de las células y tejidos. Es un proceso que ocurre durante la osificación, pero no viceversa.

Los mecanismos exactos por los que se desencadena el desarrollo del hueso aún no están claros, pero está de cierta forma relacionado con factores de crecimiento y citoquinas.

sorra

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Caetano-Lopes J, Canhão H, Fonseca JE (2007). «Osteoblastos y formación de huesos». Acta reumatológica portuguesa 32 (2): 103–10. PMID 17572649. 

Enlaces externos[editar]