Nephrops norvegicus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Cigala
Nephrops norvegicus.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Crustacea
Clase: Malacostraca
Orden: Decapoda
Infraorden: Astacidea
Familia: Nephropidae
Género: Nephrops
Especie: N. norvegicus
(Linnaeus, 1758)

La cigala (Nephrops norvegicus) es un crustáceo decápodo de la familia Nephropidae. Se trata de una especie comestible muy apreciada por su sabor.

Descripción[editar]

Posee un cuerpo y abdomen alargados, estrechos y de menor robustez que el resto de especies de la familia.

El primer par de patas torácicas es largo, con largas pinzas ligeramente desiguales. Segundo y tercer par también con pinzas. Segmento abdominal terminado en una punta a cada lado. Ojos de córnea negra y muy hinchada, de aspecto arriñonado. Rostro con dos carenas o crestas longitudinales; otras carenas en el caparazón y las pinzas. Color rosáceo.

Biología[editar]

Sólo sale al anochecer y al amanecer para alimentarse. Puede vivir en profundidades de hasta 800 m. Viven preferentemente sobre fondos blandos de arena fina donde suelen esconderse en galerías (madrigueras) perforadas por ellos mismos, a veces largas y con más de una salida para escapar.

En el Mediterráneo occidental la época del desove va de julio a febrero. Los huevos, de color verde al principio, se vuelven de color rojo. Suelen verse colgando de la parte inferior del cuerpo de la hembra, oxigenándolos con movimientos de sus patas. Tras nacer tardan unos dos años en alcanzar la edad adulta.

La cigala es un depredador que vive en solitario, cazando para alimentarse fundamentalmente de gusanos poliquetos y de peces,[1] aunque es omnívora y no desprecia un bocado de moluscos, equinodermos y otros crustáceos.

Referencias[editar]