Monasterio de Santo Domingo de Silos (el Antiguo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santo Domingo de Silos (el Antiguo)
Bien de interés cultural
Retablo mayor Santo Domingo el Antiguo.jpg
Tipo Monasterio
Advocación Santo Domingo de Silos
Ubicación Bandera de España Toledo, España
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Toledo
Orden Cistercienses
Arquitectura
Construcción 1085
Fundador Alfonso VI

http://perso.wanadoo.es/monjas

[editar datos en Wikidata ]

El Monasterio de Santo Domingo de Silos (el Antiguo), también conocido como convento de Santo Domingo el Antiguo, se encuentra en Toledo (España). Varios manuscritos guardados en su archivo relatan que el monasterio fue construido en la época de san Ildefonso, justificado por tres piedras visigodas que datan de los siglos VI-VII. El rey Alfonso VI de León, después de la conquista de Toledo en 1085, y cumpliendo un juramento que había hecho al abad de Silos, lo mandó reconstruir. Después se trasladaron ahí un grupo de monjas cluniacenses y en 1159 las religiosas en el convento adoptaron la reforma cisterciense. [1]

En la segunda mitad del siglo XVI, sufrió grandes transformaciones al derribarse la antigua iglesia mudéjar.

La iglesia, tal como se llegó a construir, tiene doble paternidad; la comenzó Nicolás de Vergara el Mozo, y la continuó Juan de Herrera, arquitecto real.

Arquitectura[editar]

La iglesia destaca por la sencillez de sus formas. Tiene planta longitudinal con crucero y presbiterio de gran desarrollo, con testero plano, lo mismo que los del crucero. Los muros están articulados con pilastras jónicas que sostienen un entablamento de gran desarrollo. La cúpula sobre pechinas está coronada por una linterna.

Retablo de El Greco

Como elementos fundamentales para la decoración de la iglesia, se encargó a El Greco el retablo mayor y dos laterales, de los cuales, solamente algunos lienzos, permanecen en su lugar. El conjunto del convento gira en torno a dos patios, de los cuales el mayor está totalmente rehecho. En torno a este patio, se halla el refectorio y en el piso superior la sala de labor y acción de gracias.

El claustro, llamado de Los Laureles, está enteramente construido en ladrillo. En la planta baja unos pilares octogonales sostienen los arcos de medio punto trasdosados. El claustro es perfectamente simétrico y las esquinas están formadas por la unión de dos pilares; en la planta superior los arcos son conopiales. Por sus formas estilísticas puede datarse a finales del siglo XV o comienzos del siglo XVI.

En torno a este patio se encuentra la sala capitular y el coro. La primera sigue conservando muchos de los elementos usuales en la España de finales de la Edad Media y comienzos de la Moderna: Las yeserías mudéjares encuadran la puerta de entrada junto con azulejos de arista, grandes alfombras de azulejos decoran el suelo, y los escalones y el frontal del altar están recubiertos de ellos. La techumbre, de madera, está formada por casetones, según las formas renacentistas, pero decorados con estrellas octogonales de tradición mudéjar.

Desde el patio se accede al antiguo coro de la comunidad, donde destacan la solería, con estupendos azulejos que forman grandes figuras geométricas, y el gran artesonado de formas renacentistas y mudéjares.

Referencias[editar]

  1. Calvo, 1985, p. 11.

Bibliografía[editar]

  • Calvo, María Inmaculada, Sor, O. Cist. (coordinadora) (1985). Catálogo del archivo del monasterio cisterciense de Santo Domingo de Silos «el Antiguo» Toledo (1150-1900) Tomo: I. Ayegui (Navarra): Instituto de Historia Cisterciense. ISBN 8440438834.