Mirageman

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Mirageman es una película chilena de 2007 estrenada comercialmente el 20 de marzo de 2008, dirigida por Ernesto Díaz Espinoza y protagonizada por Marko Zaror en la que actúa también María Elena Swett.

La película mezcla el subgénero de superhéroes con el de artes marciales. Ganó medalla de bronce en Mejor Película y además el premio de reconocimiento del público en el Festival de Austin, EE.UU.

Sinopsis[editar]

Maco Gutiérrez (Marko Zaror) es un aficionado a las artes marciales y un cinturón negro en Kárate que, para subsistir, debe trabajar de guardia en un local nocturno llamado Passapoga. La vida de Maco es solitaria y gris, todo por culpa de un incidente del pasado que lo marcó para siempre: una banda de delincuentes mató a su familia y abusó de su hermano menor –Tito (Ariel Mateluna)–, quien desde entonces sufre de serias secuelas psicológicas y permanece internado en un hospital. Gutiérrez entrena duramente día a día en su habitación-sótano usando makiwaras, accesorios de boxeo y barras.

La historia de Maco dará un gran giro el día en que, por puro instinto, decide hacer justicia al ver que unos asaltantes atracan una casa. Luego de colocarse la capucha del primer maleante que sale a hacerle frente, acaba con todos los delincuentes y, a la vez, rescata a una joven mujer a punto de ser violada, quien resulta ser una famosa conductora de un noticiario nocturno llamada Carol Valdivieso (María Elena Swett). Este heroico acto no tarda en hacerse público, debido a que la víctima, fascinada con la experiencia y con el misterioso justiciero, realiza un reportaje en donde echa a correr el mito sobre este nuevo héroe urbano.[1]

Motivado por esta expectación mediática y empujado además por la sorpresiva recuperación que muestra su hermano cuando hablan del misterioso héroe en las noticias, Maco no tardará en convencerse de la idea y responder a las expectativas que ha generado, haciendo de sí mismo un superhéroe chileno: Mirageman.

Como tal, debe pasar por todas las peripecias de un superhéroe chilensis: su traje no es fácil de cambiarse (incluso le roban su ropa en uno de estos cambios de identidad), la gente considera que es inútil lo que hace (en resumen, que no ayuda a mejorar a la sociedad), recibe misiones por e-mail y sus principales enemigos están en el Paseo Ahumada. Esto continúa así hasta que le llega una misión mayor; combatir a una banda de pedofilia, tema sensible para el protagonista, quien decide meterse en esta complicada y sinuosa tarea que lo mantendrá ocupado todo el resto de la película.[2] [3]

Carol Valdivieso consigue una entrevista con Mirageman, quien no revela su identidad pero, confiesa que fue la periodista misma quien le abrió los ojos al darle las gracias por haberle salvado la vida. Ello solo impulsa la carrera de la ambiciosa periodista. Los medios presionan a Mirageman a actuar más en las calles. De este modo, Mirageman enfrenta a "matones", pandillas, etc.

Un día, Maco recibe en su E-mail un mensaje indicando que una red de pedofilía retiene a una niña. Mirageman recibe misteriosamente un chaleco antibalas y un plano del lugar donde se esconde esta banda. Mirageman se adentra en el escondite y es sorprendido por maleantes armados, quienes le dan una soberana paliza y casi lo matan. En ese momento aparece un detective, que le salva la vida.

Mirageman siente frustración por esta situación. Adicionalmente, la periodista Carol Valdivieso es aparentemente raptada por una red de maleantes y cuando acude al rescate enfrenta a una serie de artistas marciales encapuchados, en una secuencia de acciones que recuerdan al juego Mortal Kombat. Mirageman derrota a la mayoría sin problemas siendo solo dos los que oponen verdadera resistencia: un luchador de Capoeira y el que parecía ser el líder del grupo. Finalmente rescata a Valdivieso. Sin embargo, la mujer lo lleva a su casa y seduce a Maco para que éste se quite la máscara, momento en que él se da cuenta que todo ha sido un montaje de Carol para hacer conocida su identidad en directo por la TV.

Gutiérrez se da cuenta que ha sido manipulado y dejado en ridículo ante la opinión pública, por lo que decide poner fin a su vida. Sin embargo, nuevamente aparece el detective y lo salva convenciéndole de que no se rinda y siga luchando. También le tranquiliza diciendo que se había ocupado de que no se hubiera podido decir quién era Mirageman por lo que su secreto sólo lo conocían él, Carol y el propio Maco.

Mirageman intenta rescatar a la niña nuevamente. Esta vez acaba con los maleantes gracias a sus accesorios, pero sale malherido; aunque logra sacar a la raptada, es herido de bala y cae a un estanque.

El asesino es a su vez acribillado por el detective y Mirageman dado por muerto. Las noticias del canal 10 le reconocen como un héroe y Carol Valdivieso le pide perdón (públicamente) muy arrepentida por haber jugado con él de forma tan infame y le felicita por luchar contra la injusticia (en esta escena aclara que le mandó un e-mail en el que le pedía perdón por desenmascararle, pero Maco ni se había molestado en mirar al correo al estar concentrado en suicidarse), también promete que no revelará su identidad a nadie.

Por "salirse del libreto" Carol es echada del trabajo. No obstante, al final de la película, se da a entender que Mirageman sigue vivo, y una escena final en la que Mirageman esta de pie en un depósito siendo observado por su hermano Tito. Lo que deja en pie una posible secuela.

Elenco[editar]

Remake[editar]

En el Fantastic Fest 2009, Marko Zaror confirmo que se prepara un Remake estadounidense a la película misma, Mirageman. El cual estaría igualmente protagonizado por Marko Zaror y contaría con la dirección de Andy Cheng. Además de convenir con el formato 3D, este llevaría el nombre de "Defender 3D".

Referencias[editar]