María de Nemours

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La duquesa de Nemours por Hyacinthe Rigaud en 1705.
Arms of Louise Marie Adélaïde de Bourbon as Duchess of Orléans.png

María de Nemours, (* 1625 - † 16 de junio de 1707), es una Princesa de Neuchâtel. Es hija de Enrique II de Orleans y de Luisa de Borbón-Soissons. Es conocida hasta su matrimonio con el título de Mademoiselle de Longueville. Se casó con, Enrique II de Saboya, duque de Savoya-Nemours en 1657, enviudando dos años más tarde.

Fue en primer lugar regente de Neuchâtel, aunque todas sus decisiones eran revisadas por un consejo. Por ello decidió destituir todos aquellos miembros que se mostraban contrarios a sus pretensiones, entre ellos el canciller Georges de Montmollin. Luis XIV optó entonces por retirarle la tutela de su hermano nombrando en su lugar al Príncipe de Condé, hermano de la duquesa de Longueville, y a su hijo el duque de Enghien. El Canciller de Montmollin que había sido restaurado en su cargo, fue luego de nuevo destituido. El abad duque Luís Carlos de Orleáns, concluyo su reinado nominal el 24 de enero de 1694.

La duquesa viuda de Nemours reclamo el Neuchâtel como parte de su herencia. Ella se hizo acompañar del Caballero de Soissons. Pero Francisco Luis de Borbon-Conti, príncipe de Conti coloco sus leales. Los cantones suizos tomaron partido en favor de la duquesa. Los Tres Estados (Consejo de la Nación y la Corte Suprema) adjudicaron la soberanía a la duquesa y declararon al país "inalianable". Ella era por tanto Princesa soberana del Neuchâtel desde el 12 de marzo de 1694. Bien pronto el país de debatió entre los partidarios de la princesa de Neuchâtel y los del príncipe de Conti, un pariente de Luis XIV.

El pueblo se conservó fiel a María de Nemours, que pudo entrar en Neuchâtel, instalándose en el castillo de Neuchâtel. El príncipe de Conti demandó la convocatoria de un tribunal imparcial para cambiar la sentencia de 1694, pero la población del país y los cantones suizos que tenían ver convertido a Neuchâtel en una provincia francesa, se mostaron dispuestos a defender los límites jurasicos de Suiza. Los delegados de las comunidades se reunieron en Neuchâtel el 24 de abril de 1699 y resolvieron mantener la autoridad de los Tres Estados.

El príncipe de Conti se vio obligado a renunciar a sus pretensiones, pero Luis XIV hizo exiliar a la duquesa a sus posesiones en Coulommiers en (Enero de 1700), con lo que vengó la afrenta echa a la corona al oponerse al príncipe de Conti y despidió a muchos oficiales que le acompañaron en su oposición a su rival. Ella regresó tras cuatro años de exilio y se estableció en Valangin.

Con la muerte de la princesa se extingue la última princesa de origen francés. La familia de Orléans-Longueville que había reinado por dos siglos el país de Neuchâtel. El Neuchâtelois escoge a Federico I de Prusia, como príncipe de Neuchâtel, en detrimento del príncipe de Conti. El temor a la política de Luis XIV y la firme voluntad de mantener el país de Neuchâtel, como un estado independiente, inalienable e indivisible, conservando así sus libertades y vínculos con los cantones suizos, explica la elección echa por los Tres Estados.

Jean-Pierre Jelmini (pp. 57-61) explica el contexto diplomático. El canton de Berna desaba un Estado tampón entre los cantones suizos y Francia que acababa de extenderse con la adquisición del Franco Condado. El rey de Inglaterra también reclamo sus derechos a la sucesión en el Neuchâtel. Luis XIV se negó a una confrontación con Inglaterra por lo que retiro sus tropas y el príncipe de Conti regreso a París una vez más con las manos vacías.

Las Memorias de María de Nemours se publicaron en 1709.

Bibliografía[editar]