Lucio Calpurnio Pisón Cesonino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lucio Calpurnio Pisón Cesonino (Latín: Lucius Calpurnius C. F. L. N. Piso Caesoninus) fue un político y militar romano del siglo I a. C., cónsul en 58 a. C. Fue suegro de Julio César. Cicerón lo describe de manera muy negativa en varios de sus escritos, pero como Pisón fue un enemigo político y personal del orador, no resulta tan atendible.

Antecedentes[editar]

Nieto de Lucio Calpurnio Pisón Cesoniano, cónsul en el año 112 a. C., y biznieto de Lucio Calpurnio Pisón Cesoníno, cónsul de 148 a. C.

Fue mencionado por primera vez en 59 a. C., cuando fue llevado a juicio por el tribuno Publio Clodio por saquear una provincia que había administrado como propretor y fue absuelto con bastante dificultad.[1] Al mismo año su hija Calpurnia Pisonis se casó con Julio César y por la influencia de éste, Pisón consiguió el consulado para el año 58 a. C. junto con Aulo Gabinio, el candidato de Gneo Pompeyo.

Consulado y Macedonia[editar]

Al comienzo del Primer Triunvirato, César había intentado atraerse a Cicerón, llegando incluso a ofrecerle el puesto de legado, pero al verse rechazado, decidió deshacerse de él por medio del tribuno Publio Clodio Pulcro, que era su enemigo mortal. En efecto, Clodio presentó en 58 a. C. la Lex de capite civis, dirigida contra todo magistrado que hubiera hecho ejecutar sin juicio a ciudadanos romanos. Esta ley afectaba a Cicerón, por la muerte de Catilina, y que tuvo que exiliarse y ver sus bienes confiscados.

Los dos cónsules de 58 a. C., Pisón y Aulo Gabinio, prestaron su apoyo a Clodio y se vieron recompensados al dejar el cargo, con los gobiernos de las provincias de Macedonia y Siria, respectivamente. Con este fin el tribuno presentó un proyecto de ley ante el pueblo en este sentido, aunque el Senado era el órgano constitucional para disponer de las provincias. Cicerón acusó a Pisón de transferir a su propia casa el botín de las viviendas expropiadas de Cicerón. La conducta de Pisón en apoyo de Clodio produjo un resentimiento extremo en la mente de Cicerón, como se demostró en muchas ocasiones posteriores.

Pisón gobernó Macedonia desde 57 a. C. hasta 56 a. C. donde cometió todo tipo de exacciones. En 56 a. C. el Senado romano decidió nombrar un sucesor y Pisón tuvo que renunciar y ceder el gobierno a Quinto Ancario en el año 55 a. C.. Cicerón (que había vuelto en 57 a. C.) aprovechó esta circunstancia para lanzar un virulento ataque contra él. El discurso que pronunció en esta ocasión ha llegado hasta nosotros (De Provinciis Consularibus), donde derrama un torrente de invectivas contra Pisón, acusándolo de todos los crímenes posibles en el gobierno de su provincia.

Pisón, a su regreso, en 55 a. C., se quejó ante el Senado de los ataques de Cicerón, y justificó la administración de su provincia, ante lo cual Cicerón reiteró sus acusaciones en un discurso (In Pisonem), en que retrata a su enemigo con las más selectas palabras de virulencia que la lengua latina podía proporcionar. Cicerón, sin embargo, no se atrevió a llevar a juicio al suegro de César.

En 50 a. C. Pisón fue censor junto con Apio Claudio Pulcro, y llevó a cabo esta magistratura, a petición de César.


Guerra Civil[editar]

Cuando estalló la Segunda Guerra Civil, Pisón, que aún ocupaba el cargo de censor, se ofreció como mediador, pero el partido aristocrático no lo quiso escuchar. Pisón acompañó a Pompeyo en su huida de la ciudad, y aunque no fue con él hacia Grecia, todavía se mantuvo apartado de César. Cicerón en consecuencia lo elogió, y escribió a su amigo Ático, "Adoro a Pisón"[2] Pisón posteriormente regresó a Roma, y ​​aunque no tomó parte en la guerra civil, fue tratado con respeto por César.

Después de la muerte de César, en 44 a. C., insistió en que se llevaran a cabo sus disposiciones de manera estricta. Por un tiempo se opuso a Marco Antonio, pero luego fue uno de sus partidarios más entusiastas, y cuando éste fue a la Galia Cisalpina, hacia finales de año, para proseguir la guerra contra Décimo Bruto, Pisón permaneció en Roma, para defender su causa y promover sus puntos de vista.

A principios del año siguiente, 43 a. C., fue uno de los embajadores enviados a Antonio en Módena. Después de este hecho su nombre no vuelve a aparecer en los anales.[3] [4] [5] [6]

Se le atribuye la máxima

«Fiat justitia, ruat coellum» (Hágase la justicia, aunque se hunda el cielo)

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

Historia universal siglo XXI.La formación del imperio romano.ISBN 84-323-0168-X

  1. Valerio Máximo, Hechos y dichos memorables libro viii. 1 § 6
  2. Cicerón Epistulae ad Atticum libro vii. 13, Epistulae ad Familiares libro xiv. 14
  3. Orelli, Onom. Tull. vol ii p. 123 & c,
  4. César, De Bello Civili libro i. 3
  5. Dion Casio libro xl. 63, libro xli. 16
  6. Apiano, De bellis civilibus libro ii. 14, 135, 143, libro iii. 50, 54, & c.


Precedido por:
Cayo Julio César y Marco Calpurnio Bíbulo
Cónsul de la República Romana junto con Aulo Gabinio
58 a. C.
Sucedido por:
Publio Cornelio Léntulo Spinther y Quinto Cecilio Metelo Nepote