Décimo Junio Bruto Albino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Décimo Junio Bruto Albino (en latín Decimus Iunius Brutus Albinus; 8581? a. C. - 43 a. C.) fue un político y militar romano que vivió durante el siglo I a. C. A pesar de ser un primo lejano del dictador Julio César, Bruto fue uno de sus principales asesinos.

Vida[editar]

Juventud[editar]

Bruto pasó su juventud en Roma, en compañía de Publio Clodio Pulcro y Marco Antonio. Era hijo de Sempronia Tuditani y Décimo Junio Bruto que fue cónsul en el año 77 a. C. Bruto fue adoptado por Aulo Postumio Albino (de ahí viene su cognomen Albino).

Guerra de las Galias y Guerra Civil[editar]

Sirvió como legatus en el ejército de César durante la Guerra de las Galias, y recibió el mando de una flota para combatir contra un pueblo galo, los vénetos. En una decisiva batalla, Bruto unió unos largos palos a los barcos con lo que inmovilizó a la flota véneta quedando la misma como presa fácil para el ejército romano, que abordó los barcos galos y mató a toda la tripulación.

Cuando estalló la Segunda Guerra Civil Romana, Bruto se posicionó en el bando de su general que le proporcionó el mando de otra flota de operaciones.

La ciudad griega de Massilia (actualmente Marsella) se posicionó del lado de Pompeyo el Grande y César, que marchaba a toda prisa hacia Hispania a fin de doblegar al ejército pompeyano que allí residía, comandado por Lucio Afranio y Marco Petreyo, dejó a Bruto al mando de la flota para que realizara un bloqueo naval a la ciudad mientras él proseguía su camino. Bruto realizó un bloqueo tan intenso que en menos de treinta días la ciudad se rindió.

Idus de Marzo[editar]

Cuando César volvió a Roma como dictador, Bruto se unió a la conspiración anticesariana convencido por su pariente Marco Junio Bruto. Sin embargo César siguió confiando en él, e incluso le mencionó en su testamento.

Obtuvo el cargo de pretor como un nombramiento personal de César en 44 a. C.. Se le concedió el gobierno propetoriano de la provincia de la Galia Cisalpina en 43 a. C..

Cuando César dudó si ir a la sesión del Senado debido al mal presentimiento que tenía su esposa Calpurnia Pisonis, Décimo Junio Bruto persuadió a César para que acudiera ridiculizando los malos presentimientos de la esposa. Según el historiador Nicolás de Damasco, fue el tercero en apuñalar a César, clavándole el arma en el costado. Hay la posibilidad de que la famosa frase de Cesar antes de morir fuera dirigida a el ya que fue su lugarteniente en la Galia y uno de sus herederos

Huida y muerte[editar]

Los asesinos recibieron una amnistía general al día siguiente promovida por el Senado a instigación de Antonio, el cónsul del año junto a César. Pero la situación se estaba tornando cada vez más difícil, los romanos y los legionarios veteranos de César exigían que los asesinos recibieran su castigo. Estos decidieron huir y Bruto, valiéndose de su cargo de Praetor Peregrinus, huyó de la ciudad. Los conspiradores se vieron envueltos en una auténtica corriente de odio y temieron su propia muerte. Bruto huyó a su provincia de la Galia Cisalpina en 43 a. C. y empezó a reclutar su propio ejército; cuando el Senado le exigió que entregara su provincia a Antonio, Bruto se negó. Antonio respondió a este acto de provocación declarando enemigo público a Bruto. Antonio derrotó a Décimo Bruto y retomó el control de la provincia.

En 43 a. C., Bruto tomó Mutina y empezó a acumular provisiones preparándose para un largo sitio. Antonio sitió a Décimo Bruto, pretendiendo rendirlo por hambre.

Sin embargo, los cónsules del año, Aulo Hircio y Cayo Vibio Pansa Centroniano, marcharon al Norte de Italia para levantar el sitio. El Senado, dirigido por Marco Tulio Cicerón, se inclinaba a considerar a Marco Antonio como un enemigo. El heredero de diecinueve años de César, Cayo Julio César Octaviano ya había obtenido el rango de pretor y acompañó a Centroniano al Norte. El primer enfrentamiento tuvo lugar el 14 de abril en la Batalla de Forum Gallorum, donde Antonio esperaba poder llegar a un acuerdo con sus oponentes. Antonio derrotó a las fuerzas de Centroniano y Octaviano. Aunque Centroniano sufrió heridas mortales, Antonio fue derrotado por un ataque por sorpresa de Aulo Hircio. Una segunda batalla tuvo lugar el 21 de abril en Mutina en la que Hircio derrotó de forma aplastante a Antonio. A pesar de ello Hircio murió en la batalla. Antonio levantó el sitio y marchó para unirse a Marco Emilio Lépido, Publio Ventidio Baso y Lucio Munacio Planco.

Con el sitio levantado, Décimo Bruto se apresuró a agradecer al ahora comandante de las legiones, Octavio que le respondió fríamente que no se sentía feliz de ayudar a uno de los asesinos de César. Octavio le concedió el mando de la guerra contra Antonio. Sin embargo, su posición se deterioraba por momentos, pues muchos de sus soldados se pasaban al ejército de Cayo Julio César Octaviano. Por eso intentó llegar a Macedonia, para unirse con Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino, pero de camino fue capturado y ejecutado por un jefe galo leal a Antonio, siendo el primero de los asesinos de Cayo Julio César en morir.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Guglielmo Ferrero: Grandeza y decadencia de Roma (Grandezza e decadenza di Roma, 1901-1907), en 6 volúmenes; texto español en el sitio de la Biblioteca Tercer Milenio.
    • Vol. III: Fin de una aristocracia.
      • III, 6: La ley de permutación (lex de permutatione provinciarum).