La maja vestida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Maja vestida (Prado).jpg
La maja vestida
Francisco de Goya, h. 1802 - 1805
Óleo sobre lienzo • Neoclasicismo
95 cm × 188 cm
Museo del Prado, Madrid, España
La maja vestida, fotografiada al sol, por J. Laurent hacia el año 1868, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. El negativo original se conserva en la Fototeca del IPCE.

La maja vestida es una de las obras más conocidas del pintor español Francisco de Goya. Está realizada en óleo sobre lienzo. Mide 95 cm de alto y 188 cm de ancho. Fue pintada entre 1802 y 1805. Se encuentra en el Museo del Prado, Madrid, España desde 1901,[1] después de un largo periodo en la Real Academia de San Fernando.

Historia[editar]

En origen, esta pintura y su «hermana», La maja desnuda, recibían el nombre de «gitanas» y no de «majas». Así aparecen en el inventario de los bienes de Manuel Godoy, que fue su primer propietario. Se supone que se colocaban una sobre otra, la vestida sobre la desnuda, para sorprender al público cortesano.

Análisis del cuadro[editar]

El traje blanco de esta Maja se ciñe de tal forma a la figura, en particular el sexo y los pechos, que parece más desnuda que la otra. La cintura la resalta mediante una lazada rosa. La nota de color del cuadro la pone la chaquetilla corta o bolero, similar al de los toreros, de mangas anaranjadas con los puños rematados con encaje negro. Lleva zapatos dorados de pequeño tamaño.

Goya la pintó con pinceladas sueltas, pastosas y muy libres, a diferencia de la Maja desnuda, en que el pintor es más cuidadoso en el tratamiento de las carnaduras y sombreados. La figura de la maja está bañada con una luz que destaca las diferentes texturas.

Se retrata a la misma mujer recostada en un lecho y mirando directamente al observador. No se sabe, a ciencia cierta, quién es la retratada. Se apuntó la posibilidad de que se tratara de la decimotercera duquesa de Alba María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, amiga de Goya. No obstante, dado que el primer propietario fue Godoy, se ha considerado más probable que la modelo directamente retratada haya sido la entonces amante y luego esposa del propio Godoy, Pepita Tudó.

También ha suscitado dudas el objeto rojizo que se asoma bajo los cojines; algunos pensaron que era la empuñadura de una daga o puñal, lo que acentuaría las connotaciones novelescas y eróticas del retrato. Otras fuentes creen que es un abanico cerrado.

Referencias[editar]

  1. Catalogación de esta pintura en el Museo Nacional del Prado. Ingresó en el Museo del Prado en 1901. Galería online.