Josh Gibson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Baseballfeld.png

Joshua Gibson (*21 de diciembre de 1911, Buena Vista, Georgia- †20 de enero de 1947, Pittsburgh) fue un beisbolista estadounidense que ha sido considerado uno de los más poderosos bateadores de larga distancia en la historia de este país. Jugó la mayor parte de su carrera en las Ligas Negras además de hacerlo en equipos del Caribe y México. Es conocido por algunos como el Black Babe Ruth.

Inicios[editar]

Cuando Josh tenía alrededor de diez años de edad su familia se mudó hacia Pittsburgh adonde su padre consiguió un empleo en una fábrica de acero. En su adolescencia gustaba del atletismo en las pruebas de pista, a pesar de su porte robusto. Pero fue el béisbol el deporte que captó su atención y en el cual empezó a jugar de manera amateur.

Muchos de los hechos de Gibson rozan la leyenda deportiva aún desde su ingreso a la Negro League en 1930. Según algunos, esta se produjo en Pittsburgh al ser llamado directamente desde las gradas por el manager de los Homestead Grays, al lesionarse la mano el catcher titular, sabiendo el manejador del potencial del chico. La verdad parece ser que lo mandó a traer con un taxi través de la ciudad donde jugaba con un equipo semiprofesional. Innings después hizo su debut, y al día siguiente fue contratado.

Carrera en la Negro League y América Latina[editar]

En su primer año de bateo logró un promedio de .461. Además, según un reporte de la revista Sporting News, realizó en el Yankee Stadium un homerun de 580 pies de largo. En el año 1931 se le acreditan 75 cuadrangulares.

En 1932 se trasladó a los Pittsburgh Crawfords donde jugó junto al pitcher Satchel Paige, con quien formó una de las baterías (pitcher y catcher) más famosas de la historia de este deporte, por cinco años este equipo dominó la liga. En 1934 Gibson bateó 69 cuadrangulares y en 1937 disparó 55 con .467 de promedio (en cinco años fue tres veces el pelotero con mayor número de homeruns). Retornó a los Grays en 1936, lo que marcó el inicio de nueve títulos consecutivos conseguidos por este club.

Su primera experiencia fuera de Estados Unidos fue en 1937 en República Dominicana donde jugó junto a Paige en un equipo propiedad del dictador Rafael Trujillo. En su regreso a la Negro League logró dos títulos más con el mayor número de cuadrangulares, y de bateo en 1938. Durante esos años al parecer tuvo acercamientos con los Washington Senators de las mayores pero la barrera del color se interpuso.

En 1940 y 1941 retornó a América Latina a las ligas de México y Puerto Rico, pero fue forzado a retornar debido a un juicio interpuesto en 1942 por el propietario de los Homestead Grays.

Años finales[editar]

En 1943 se le diagnosticó un tumor cerebral, después de haber colapsado a principios del año. Probablemente esto incidió en su comportamiento diario pues se hizo irritable, y, por su fuera poco, había caído en el alcoholismo. Se negó a ser operado por temor a terminar en estado vegetativo, pero esto no interrumpió su desempeño en el campo al conseguir dos títulos de bateo y tres más de cuadrangulares.

Acerca de su muerte hay en diferentes versiones: una es que después de hablar incoherentemente murió en su cuarto, rodeado de sus familiares y sus trofeos. La versión más creíble fue que repentinamente murió en un teatro en Pittsburgh. Tenía apenas 35 años.

El final de Gibson tuvo como marca la ironía pues ese mismo año, cinco meses después de su fallecimiento, Jackie Robinson rompió los prejuicios raciales e hizo su debut en las grandes ligas. Satchel lo logró en 1948. Eso fue algo que Gibson jamás pudo conseguir a pesar de su poderoso desempeño.

Muchas de las estadísticas personales de Gibson son inciertas. Su placa del Salón de la Fama indica que “casi” alcanzó los 800 jonrones en su vida profesional. Otros la fijan en 963 en 17 años de carrera. Es admitido, sin embargo, que usualmente sus cuadrangulares alcanzaban más de 500 pies (150 metros); también hay documentación que entre 1930 y 1951 Josh bateó con promedio de .351. En juegos contra jugadores de grandes ligas tuvo registrado un promedio de .426. En un suceso que los historiadores consideran poco probable, algunos acreditan Gibson como el único jugador en haber sacado la pelota literalmente fuera del antiguo Yankee Stadium en 1934.

De carácter reservado, muy diferente al extrovertido Paige, Gibson dejo la incertidumbre de qué habría ocurrido si hubiera jugado en las mayores. A pesar de ello las palabras de quienes lo conocieron no dejan duda de su calidad de pelotero. El propietario de los Homstead Grays, Cum Posey dijo de él: “ el mejor pelotero, negro o blanco, que hemos visto en todos estos años en que hemos seguido el béisbol”.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]