José Pierson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

José Eduardo Pierson Lorta (1861 -1957) fue un cantante, declamador y profesor mexicano de canto. Nacido en la Hacienda "El Molino" en Terrenate, en el Estado mexicano de Sonora, y fallecido en la Ciudad de México. Aparte de ser maestro de canto, también se destacó como forjador y descubridor de grandes talentos.

Biografìa[editar]

Primogénito de un hacendado francés acaudalado, José Pierson, y de Francisca Lorta, a su vez perteneciente a una vieja familia de la Pimería Alta. En su niñez y adolescencia se educó en el Ramsgate College de Inglaterra y en la Universidad Saint Claire en Estados Unidos. Poosedor de una excelente voz desde su juventud, fue enviado a estudiar técnica vocal con el maestro Enrico Testa en la Ciudad de México. Tiempo después marcha a Europa a estudiar bel-canto en Italia con Francesco Lamperti y con Vittorio Vidal en Milán para perfeccionar su técnica de canto, y estudia también en Francia, becado por el gobierno de Porfirio Díaz. A su paso por España, con el seudónimo de Mario Lorta, fue cantante y declamador, ahí formó una compañía de teatro con la actriz española Carmen Coteña. Con sus conocimientos musicales aprendidos en Europa durante varios años, vuelve a México en 1893. A su regreso, participó activamente en el desarrollo de la región del norte de Sonora, sobre todo en la región de Nogales. En los gobiernos municipales de Nogales fue Comisario Municipal en Cíbuta durante las administraciones de 1893 a 1894, de 1894 a 1895, de 1895 a 1896, de 1896 a 1897 y 1897 a 1898, retirándose del bel-canto por algunos años, realizando operaciones de comercio de compra y venta de ganado. Era una vida que era totalmente diferente a la del mundo de las armonías musicales. Pero a pesar de eso, ya desde entonces afloraba en él lo especial de su gran personalidad; su religiosidad le llevó, a fines de 1898 y principios del siguiente, a construir las iglesias de Cíbuta, así como la de su natal Terrenate. Se dice que ya desde entonces se manifestaba internamente en él la pugna entre la expresión de su espiritualidad, y la vida de los negocios familiares.

Inicios de su carrera[editar]

Durante la Revolución mexicana su familia pierde su fortuna y posición en su natal Sonora, dejando todos sus bienes y propiedades y trasladándose a la Ciudad de México. Para poder sostenerse económicamente se dedica a dar clases de canto, primero enseñando canto en el Conservatorio Nacional de Música (México), y poco tiempo después funda su famosa y prestigiada Academia de Canto en la calle de Zarco No. 50 esquina con Mina, Colonia Guerrero en el centro histórico delegación Cuauhtémoc, en la que también se impartía clases de actuación. Ya establecido en la capital del país y contando con un gran prestigio fundó la Compañía Impulsora de Ópera e inició la enseñanza del bell canto, convirtiéndose en la máxima autoridad del bell canto en esos tiempos, impulsando a incontables aficionados que con el tiempo alcanzarían renombre internacional y le darían fama mundial a la música mexicana. Conocido por su gran generosidad, cuando observaba el gran talento y escuchaba la excelente voz de un alumno en su Academia de canto no le cobraba las clases impartidas y el alojamiento. Descubridor de talentos y maestro de canto de insignes cantantes clásicos y populares que hicieron época en México y en otros países tales como: Juan Arvizu "El tenor de la voz de seda", Jorge Negrete, José Mojica, Alfonso Ortiz Tirado, Francisco Avitia, Fanny Anitúa, Pedro Vargas, Mercedes Mendoza, Ramón Vinay quien lograría un destacadísimo lugar en la ópera mundial, distinguiéndose en el Metropolitan de Nueva York, la Scala de Milán, los escenarios de la Opera de Viena, la Grand Opera de París, el Teatro Colón de Buenos Aires y el de la Opera de San Francisco, Jesús Abitia, José Sosa Esquivel, Joaquín A. González, Hugo Avendaño quien se le considera su último gran descubrimiento, Alejandro Algara, Maritza Alemán, Martín Plata, Abraham Sánchez Morgado y la actriz Dolores del Río. Pierson también impulsaría las voces de Consuelo Escobar y de Angeles Ottein cuando estuvo de visita en México, de Marina Herrera Aragón, de Marilú, La Muñequita Que Canta. Debido al renombre alcanzado por Pierson, en noviembre de 1931 le fue encargado, por el entonces Presidente de la República Pascual Ortiz Rubio, organizar la inauguración del Palacio de Bellas Artes. Allí presentó a "Don Juan Tenorio", el "Otello" de Verdi y "Cavallería Rusticana", entre otras óperas. Sin embargo, su enseñanza musical no se limitó a lo europeo, ya que al llegar la revolución a la etapa de promover lo nacional, Pierson fue el principal impulsor de la nueva canción romántica mexicana. Entre sus alumnos estuvieron asimismo Jorge Negrete que Pedro Vargas, a quien inicialmente le dio la oportunidad de debutar cantando la ópera "Cavallería Rusticana" en el Teatro Esperanza, el 22 de enero de 1929; o el mismo Arvizu, quien grabara en México en 1926 "Varita de Nardo" y "Ventanita Morada" de Pardavé, bajo el sello de la casa "Brunswick". Con ellos y con otros artistas mexicanos, entre ellos los mismos Ortiz Tirado y Pedro Vargas, o Margarita Cueto, Chacha Aguilar, Elvira Ríos y Rodolfo Hoyos, se realizaron las primeras grabaciones efectuadas en nuestro país como parte de la revolución musical mexicana que iniciara el Maestro Pierson. Estas canciones definieron el gusto musical de la canción lírico-romántica, la que años después trascendería el ámbito nacional, contribuyendo a darle una época brillante al bolero en Argentina, como preludio a la segunda etapa de resurgimiento del Tango. Fue fundador y director de la Compañía Impulsora Mexicana de Ópera. Se le considera el Padre de la Época de Oro de la Canción Romántica Mexicana y uno de los principales impulsores musicales del México posrevolucionario.