Dolores del Río

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dolores del Río
Dolores del Río.jpg
Dolores del Río en una fotografía publicitaria (1935)
Nombre de nacimiento María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete
Nacimiento Bandera de México Durango, México
3 de agosto de 1905
Fallecimiento Bandera de los Estados Unidos Newport Beach, California, Estados Unidos de América
11 de abril de 1983 (77 años)
Nacionalidad Mexicana
Apodo(s) Lolita
Ocupación Actriz, cantante
Años activo/a 1925-1978
Características físicas
Estatura 1,61 m
Familia
Cónyuge Martínez del Río (1921-1928)
Cedric Gibbons (1930-1941)
Lewis Riley (1959-1983)
Pareja Orson Welles (1938-1941)
Premios
Premios Ariel Mejor Actriz
1946 - Las abandonadas
1951 - Doña Perfecta
1954 - El niño y la niebla -
1974 - Ariel de Oro
Ficha en IMDb
[editar datos en Wikidata]

María de los Dolores Asúnsolo y López Negrete, conocida artisticamente como Dolores del Río (Durango, México, 3 de agosto de 1905 - Newport Beach, California, Estados Unidos, 11 de abril de 1983) fue una actriz cinematográfica, teatral y televisiva mexicana. Estrella de Hollywood durante los años 20 y 30 del siglo pasado y una de las figuras femeninas más importantes de la Época de Oro del Cine Mexicano en los años 40 y 50. Fue considerada una de las mujeres más bellas del cine de su tiempo,[1] figura mítica del espectáculo en Latinoamérica y representación, por excelencia, del rostro femenino de México en el mundo entero. Fue la primera figura femenina mexicana del espectáculo en ser reconocida a nivel internacional.

Durante los años 20 y 30 en Hollywood, Dolores llegó a ser considerada una de las mujeres más bellas de su tiempo, una especie de versión femenina de Rodolfo Valentino, el latín lover del cine mudo. Durante la época silente del cine estadounidense, Dolores realizó una serie de películas exitosas como Resurrection (1927), Ramona (1928) y Evangeline (1929). Fue una de las pocas superestrellas de la época muda en adaptarse al cine sonoro en Hollywood. En los años 1930's, realizó una serie de cintas exitosas de la Época pre-code como Ave del paraíso (1932), Volando a Río (1933) y Madame Du Barry (1934). Cuando su carrera en Hollywood comenzó a declinar, Dolores decidió regresar a México e incorporarse a la industria fílmica de su país natal.

Dolores encabezó algunas de las más celebradas cintas de la Época de Oro del Cine Mexicano. Las cintas Flor Silvestre (1943), María Candelaria (1943), Las abandonadas (1944), Bugambilia (1944) y La malquerida (1949), son consideradas obras maestras de la cinematografía mexicana. Dolores se mantuvo vigente en el espectáculo en su país natal por las próximas tres décadas, regresando a Hollywood solo esporádicamente. Su larga carrera también abarcó teatro y televisión.

Junto con Lupe Vélez, Katy Jurado y Salma Hayek, Dolores del Río completa el grupo de actrices mexicanas que han logrado triunfar en Hollywood.

Vida temprana[editar]

María de los Dolores Asúnsolo y López-Negrete nació en 3 de agosto de 1905 en Durango, México. Su padre fue Jesús Leonardo Asúnsolo, prominente ganadero y gerente bancario, y su madre Antonia López Negrete, distinguida dama de sociedad. Era nieta de Laureano López Negrete, propietario de la Hacienda Sombreretillo, en Durango.[2] Sus padres pertenecían a la aristocracia mexicana característica del Porfiriato.

Por vía materna, Dolores era prima de Ramón Novarro, uno de los galanes del cine mudo de Hollywood, el director de cine mexicano Julio Bracho y su hermana la actriz Andrea Palma. Por vía paterna, Dolores también era prima del escultor Ignacio Asúnsolo, y de la modelo artística y activista social María Asúnsolo. El curso de la vida de la familia de Dolores fue tranquilo, justo hasta el estallido de la Revolución mexicana suceso que vino a alterar el destino de la familia, dada la condición socio-económica de la misma, por lo que tuvo que disolverse para evitar la violenta persecución que se dio en aquellos años en contra de la gente de clase acomodada por las tropas del General Pancho Villa.[3] [4] El padre emigró a los Estados Unidos. y Dolores y su madre emigraron a la Ciudad de México bajo el amparo de Don Francisco I. Madero, que era primo de Doña Antonia. Ya establecidas en la Ciudad, Dolores estudió en el Colegio Francés de San Cosme (originalmente llamado Collège Français de Saint-Joseph asentado sobre la avenida de San Cosme), prestigiada escuela dirigida por monjas francesas, y vivió en una casa de la calle de Berlín, en la Colonia Juárez.

Dolores del Río (fecha desconocida).

De facilidad para el estudio, Dolores desarrolló a la par una enorme afición por el baile, siendo una gran admiradora de la bailarina rusa Anna Pávlova. Más tarde, se convirtió en discípula de la maestra Felipa López. A Dolores le gustaba el baile interpretativo, como el realizado por la célebre bailarina argentina Antonia Mercé «La Argentina». A la edad de 15 años, durante un baile organizado por gente de sociedad con fines benéficos, Dolores conoce a quien sería su primer esposo: Jaime Martínez del Río (prominente y culto caballero de sociedad, miembro de una de las familias más ricas del país) con quien contrae nupcias en 1921 en la Iglesia de la Inmaculada Concepción. La recepción de la boda se efectuó en una de las propiedades de los Martínez del Río, el Rancho "La Hormiga" (hoy la Residencia Oficial de Los Pinos). Ella y su esposo viajaron de luna de miel por Europa. Jaime mantenía importantes lazos con prominentes figuras de la sociedad y la nobleza europea. Durante su estancia en el Viejo Mundo, la pareja se relacionó con figuras como El Duque de Alba, El Duque de Medinacelli, Carlos de Beistegui, e incluso el Rey Alfonso XIII de España y la Reina Victoria Eugenia.[5] Al regresar a su país, la perja se ocupó de habitar el rancho algodonero de Jaime, "Las Cruces", en el Municipio de Nazas, Durango. Sin embargo, el fracaso del negocio del algodón provocó una crisis económica en la joven pareja. A esta se sumó un aborto involuntario que Dolores sufrió, pues por recomendación médica, se le prohibió intentar otro embarazo, a riesgo de perder la vida.[6]

En 1925 Edwin Carewe, famoso productor de películas de la First National, se encontraba en México en la boda de la actriz Claire Windsor. Eventualmente, en una soirée organizada por el artista Adolfo Best Maugard en la casa del poeta Salvador Novo, Carewe conoció a Dolores y a su marido. Carewe quedó fascinado por Dolores tras verla bailar un tango. Con el pretexto de enamorar a Dolores, Carewe invita al matrimonio Martínez del Río a viajar a Hollywood.[7] [8] Rompiendo con todos los cánones de la sociedad mexicana de aquel entonces, contraviniendo la oposición de la familia Martínez del Río y contando sólo con el apoyo de la madre de Dolores, la pareja emprendió el viaje, en tren, a Estados Unidos.

Carrera[editar]

Cine Mudo[editar]

Fotografía de Dolores del Rio para promover su tour por España (1926).

Bajo la tutela de Carewe, Dolores aprendió inglés y actuación, mientras que Jaime incursionaba como guionista sin resultado alguno. Sumergida en la mezcla de glamour y desengaño de Hollywood, la pareja afronta serias dificultades, hasta que finalmente Carewe otorga a Dolores su primer papel en el filme Joanna.[9] Para su debut cinematográfico, Dolores decide utilizar el apellido de su marido. Curiosamente en Hollywood, su apellido siempre fue escrito con letra "D" mayúscula. Carewe realiza una extensiva campaña para promocionar la carrera de Dolores, con el objetivo de convertirla en una versión femenina de Rodolfo Valentino, el Latin Lover de moda en Hollywood. Como parte de esta publicidad, Carewe hizo filtrar un reportaje sobre Dolores en las principales revistas de cine de Hollywood que decía:

Dolores Del Río, la heredera y Primera Dama de la Alta Sociedad mexicana, ha llegado a Hollywood con un cargamento de chales y peinetas valuados en 50'000 dólares (se dice que es la muchacha más rica de us país gracias a la fortuna de su marido y la de sus padres). Hará su debut en la película "Joanna", dirigida por su descubridor Edwin Carewe.[10]

La película se estrena a finales de 1925, y aunque Dolores solo aparece unos cuantos minutos en el filme, el público estadounidense comenzó a interesarse en su carrera.

En su segundo filme High Steppers (1926), Dolores obtiene el segundo crédito detrás de la actriz Mary Astor. En su cuarto filme, Pals First (1926), Dolores finalmente obtiene su primer papel estelar. A pesar de ser artista exclusiva de Carewe, este le permite trabajar con otros directores. Fue el filme What Price Glory? (1926), de Raoul Walsh, el que conseguirá darle el anhelado reconocimiento. En ese mismo año es declarada ganadora del premio "WAMPAS Baby Stars" (de la Western Association of Motion Picture Advertisers), junto con otras jóvenes debutantes como Joan Crawford, Mary Astor, Janet Gaynor, Fay Wray y otras mas. Ella fue elegida como la ganadora por el público en EE.UU. Un año más tarde, tratando de determinar cuál de las jóvenas estrellas había sido la más exitosa, WAMPAS realizó otro concurso abierto a los votantes de todas las naciones. Dolores solicitó la ayuda de sus compatriotas a través de anuncios en los diarios Los Angeles Times y El Universal (en la Ciudad de México), recibiendo cientos de miles de votos, ganando el concurso por más de doscientos mil votos.[11]

Su segundo éxito importante en el cine fue Resurrection (basado en la novela homónima de Leon Tolstói), también dirigido por Edwin Carewe. No obstante, los personajes más lucidores de su breve carrera los obtiene de la mano del cineasta Raoul Walsh, con quién filma las cintas The Loves of Carmen (1927) y Red Dance (1928).

Dolores del Río y Warner Baxter en Ramona (1928)

En 1928, Dolores reemplazó a la actriz Renée Adorée (quien manifestaba síntomas de tuberculosis), en la cinta The Trail of '98, del director Clarence Brown, para la Metro-Goldwyn-Mayer. Bajo el amparo de la United Artists, Dolores filma una nueva versión de Ramona, basada en la novela homónima de Helen Hunt-Jackson. La cinta fue un enorme éxito de taquilla dentro y fuera de los Estados Unidos. Al éxito de la película se le sumo el del tema musical, grabado por Dolores con la RCA Víctor, que obtuvo un enorme éxito en la radio, y que le reportó ganancias por el resto de su vida. Ramona fue la primera película de la United Artist con una puntuación sincronizada, pero aún no era una película sonora.[12]

Aproximadamente en la misma época que concluyó la filmación de Ramona, Hollywood entró en pánico por la inminente llegada del Cine Sonoro. En el bungalow de Mary Pickford en la United Artists se reunieron Pickford, Douglas Fairbanks, Charles Chaplin, D.W. Griffith, Gloria Swanson, Norma Talmadge y Dolores, para aclarar en el programa radiofónico The Dodge Brothers Hour que estaban preparados para el desafío del cine hablado. Dolores fue más allá al interpretar Ramona, demostrando al público estar preparada para afrontar el reto del Cine Sonoro.[13] Por desgracia, mientras la carrera de Dolores florecía, su vida personal era turbulenta. Jaime, el marido de Dolores, no soportó la presión de vivir a la sombra de su mujer. La pareja terminó divorciándose un poco después del estreno de Ramona. Por si esto fuera poco, Dolores tuvo que sufrir el incesante acoso de parte de su descubridor, Edwin Carewe, quién no cesaba en su intento de conquistarla.

Durante el rodaje de Evangeline, la United Artists consideró separar a Dolores de la tutela de Carewe. Carewe tenía ambiciones de casarse con ella y de convertirse en la pareja más famosa de Hollywood. Incluso, a la par del divorcio de Dolores, Carewe comenzó los trámites para su propio divorcio de la actrz Mary Atkins. Para lograr esto, filtró intencionalmente rumores en las campañas de las películas Ramona y Evangeline.[14] Pero la United Artists y sus agentes convencieron y asesoraron a Dolores para separarse de Carewe. En Nueva York, Dolores hace una determinante declaración a los reporteros: Mr. Carewe y yo solo somos amigos y compañeros en el arte de hacer cine. No voy a casarme con Mr. Carewe.[15]

Furioso, Carewe, demandó penalmente a Dolores por incumplimiento de contrato. Sin embargo, Dolores contó con el apoyo de los abogados de la United Artists, quienes le recomendaron arreglar el asunto fuera de la corte y pagar una indemnización al despechado director. Aún así Carewe inicia una campaña de desprestigio en su contra. Incluso, llega a filmar una nueva versión sonora de Resurrection, poniendo como estrella a Lupe Vélez, otra actriz mexicana popular en la época y supuesta rival de Dolores. Pero Dolores logra salir airosa, y en 1930 debuta en el Cine Sonoro con la cinta The Bad One (La Mala).[16] La United Artists la contrata como exclusiva y la agrega a su lista con un sueldo de 9.000 dólares a la semana. La libertad que esto generaba era palpable en ella.


Los años 1930's[editar]

Dolores del Río en Ave del paraíso (1932)

En 1928, mientras trabajaba para la MGM, Dolores conoció al diseñador artístico de la compañía, Cedric Gibbons, uno de los hombres más influyentes de la industria hollywoodense. De acuerdo a la leyenda, se dice que Dolores lo presentó con el entonces joven extra Emilio Fernández, quién posó para Gibbons para el diseño del Premio Oscar de la Academy of Motion Picture Arts and Sciences.[17] En 1930, Dolores se reunió con Gibbons en el Castillo Hearst, y comenzó con él un breve romance de solo unos meses, que culminó en matrimonio poco después. El matrimonio de Dolores con uno de los ejes sociales más importantes del Hollywood de la época contribuye a su consolidación como estrella. Dolores daría el paso de estrella exótica, allende la frontera, a una de las grandes princesas de Hollywood.

En un principio la actriz rehúsa trabajar en el cine sonoro; los ejecutivos de Hollywood temían que su acento latino interfiriera con sus interpretaciones. Sin embargo, después del éxito de la cinta The Bad One, los productores la consideraron apta para dar el paso al cine sonoro. Desgraciadamente una severa infección renal provoca que Dolores deje de filmar durante un año. Esto provoca el fin de su contrato con United Artists. En 1931, Dolores se une a las filas de la RKO Pictures, debutando con ellos en la cinta La Paloma. El productor David O. Selznick contrata al director King Vidor para crear una película para el lucimiento de Dolores. "No me importa que historia utilices, pero al final, Del Río debe de ser arrojada al interior de un volcán".[18] La cinta se llamó Ave del Paraíso, y escandalizó a los espectadores de la época por las escenas donde Dolores se baña desnuda en el mar con el actor Joel McCrea. La película fue realizada antes de la aparición del llamado Código Hays, que censuraba las películas en Hollywood, y resultó un enorme éxito. Eventualmente Dolores estelariza el musical Volando a Río (1933), la película que lanzó a la fama a los célebres bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers.

Del Río con Fred Astaire en Volando a Río (1933)

El éxito mundial de Volando a Río, barrió todas las preocupaciones y la controversia a su paso. En la historia del cine se destaca como la primera pareja a Fred Astaire y Ginger Rogers, aunque Dolores del Río y Gene Raymond eran los protagonistas. Un momento memorable de la cinta es el tango Orchids in the Moonlight (Orquídeas a la luz de la Luna), que Dolores baila con Fred Astaire en un momento cumbre. Pero el no poder anticipar la RKO el éxito de la película, en medio de la crisis financiera de la Gran Depresión, terminó el contrato de Dolores con los estudios.[19]

Dolores emigró entonces a la Warner Bros.. Los estudios la sedujeron con un jugoso contrato y un supuesto plan para convertirla en su "respuesta a Greta Garbo, de la Metro, y Marlene Dietrich, de la Paramount Pictures". Sin embargo, este proyecto no se consolidó. En la Warner la encasillaron en comedias musicales, pues pese a no ser una gran bailarina y cantante, contaba con una gracia y fotogenia muy particulares. El coreógrafo Busby Berkeley fue el encargado de lucirla con sus célebres coreografías en los filmes Wonder Bar (1934), Madame Du Barry (1934) y In Caliente (1935). Desgraciadamente estas películas fueron gravemente mutiladas por la censura del Código Hays, particularmente Madame Du Barry, acusada por la oficina de Hays de ser "una farsa sexual centrada alrededor de Dolores".[20]

Del Río en Madame Du Barry (1934)

Veneno de Taquilla[editar]

La negativa de Dolores de filmar la cinta Viva Villa! (1934), acusándola de ser una cinta anti-mexicana, provocó en parte el fin de su contrato con la Warner. A partir de ese momento Dolores pasará de un estudio a otro, realizando una serie de películas de espionaje que no tuvieron éxito alguno. La actriz fue más popular por sus apariciones en anuncios publicitarios de los cigarrillos Lucky Strike o de maquillajes de la Max Factor, que por sus películas. La carrera de Dolores en Hollywood comenzó a experimentar un declive. Cedric Gibbons, hombre clave en la Metro, no pudo hacer nada por su esposa en unos estudios donde las principales estrellas eran Greta Garbo, Joan Crawford, Norma Shearer y Jean Harlow. Los "hombres fuertes" de la compañía, Louis B. Mayer e Irving Thalberg hablaban maravillas de su belleza, pero no les interesaba su carrera, en unos estudios donde las políticas impedían el lucimiento de estrellas latinas.[21] A fines de los años treinta el temperamento latino deja de estar de moda. Lo "primitivo" no interesa en un mundo cercado por la inminencia de la guerra, y el glamour, que no desaparece, si pierde algunos de sus rasgos sacramentales. Dolores del Río, una de las grandes bellezas del "Star System", se halla de pronto sin personaje fílmico a su disposición.[22] La mexicana es declarada "veneno de taquilla", al igual que otras estrellas que ya no encajaban en el perfil de estrella comercial: Marlene Dietrich, Joan Crawford, Katharine Hepburn, Mae West..., pues sus elevados salarios y popularidad no impactaban en la taquilla.[23]

En medio del declive que experimenta su carrera, en 1938 Dolores conoce al actor y director Orson Welles. Sintiendo una mutua atracción, la pareja inicia un tórrido romance, que provoca el divorcio de Dolores de su segundo marido; por Welles, Dolores abandona su carrera como actriz, apareciendo sólo de manera esporádica. Ella estuvo a su lado durante la filmación y polémica de su obra maestra: El ciudadano Kane. La película, considerada hoy en día como una obra maestra, provocó todo un escándalo mediático por la crítica abierta que realizaba en contra del magnate William Randolph Hearst, quién comenzó a boicotear los proyectos de Welles. Si Dolores logró salvarse del escándalo, fue probablemente gracias a su amista con la actriz Marion Davies, la amante de Hearst.[24]

Welles tenía pensado en repuntar la carrera de Dolores con varios proyectos. Uno de ellos sería la cinta Santa, que marcaría el debut de Dolores en el Cine mexicano. Por desgracia, el elevado salario exigido por Dolores tiró por la borda el proyecto.[25] Welles había preparado otro proyecto para Dolores: un drama que dio a la RKO para ser presupuestado. En la historia, Dolores sería "Elena Medina", "la chica más bella del mundo", y Welles sería un americano que se ve envuelto en un enredo para perturbar un complot nazi para derrocar al gobierno mexicano. Welles planeaba filmar en México, pero el gobierno mexicano debía aprobar la historia, y esto nunca sucedió.[26] Mientras buscaba la forma de retomar su carrera, Dolores también acompañó a Welles en espectáculos de variedades que recorrían todos los Estados Unidos, programas de radio y en shows en el Mercury Theatre.[27]

Con Welles como productor, Dolores acepta participar en la cinta Journey into Fear, sin embargo, su papel el filme es recortado debido en parte a los problemas generados por Welles en las productoras tras el escándalo de El ciudadano Kane. Tras la ruptura de Welles con la RKO, principal productora de la cinta, Dolores se solidariza con él y esto provoca la drástica edición que sufrió su personaje en la cinta.

Dolores con Joseph Cotten en Journey into Fear (1942)

Nelson Rockefeller, Coordinador de Asuntos Panamericanos, envía a Welles a Sudamérica, como Embajador de la Buena Voluntad para contrarrestar la propagación del comunismo. Pero Welles enloqueció con el carnaval de Río de Janeiro, volviéndose totalmente promiscuo. Dolores decidió entonces terminar la relación, a través de un telegrama que él nunca contestó.[28] La crisis profesional que Dolores vivía se mezclo con los problemas que afrontaba en su vida personal. Además del fracaso de su relación con Welles, Dolores sufrió dos impactos emocionales. El primero, el suicido de su descubridor, Edwin Carewe, y el segundo, la muerte de su padre en México.

Ante esta situación, la actriz decidió terminar con Hollywood:

"Divorciada de nuevo, sin la figura de mi padre, una película donde yo casi no aparecía, y otra donde sí me mostraban el camino del arte. Quería seguir el camino del arte. Dejar de ser estrella para convertirme en actriz, y eso sólo lo podría lograr en México. Quise regresar a México, un país que era mío y que yo no conocía. Sentí la necesidad de regresar a mi país..."[29]

México[editar]

A pesar de haberse situado lejos de México, su amistad con destacadas figuras del arte (tales como Salvador Novo, Diego Rivera y Frida Kahlo),[30] de la sociedad y del cine mexicano (como Emilio Fernández), se mantuvo activa. En ningún momento Dolores abandona el trato con sus compatriotas. Desde los años treinta, Dolores del Río, fue solicitada en varias ocasiones por directores de cine mexicanos. En 1938, el productor Pancho Cabrera pidió a Dolores para la película mexicana La Noche de los Mayas. Después, el director Chano Urueta la consideró para una nueva versión de Santa. Pero las circunstancias económicas no eran favorables para la entrada de del Río en el cine mexicano.[31]

Dolores regresó a México en 1943, desilusionada del "American Star System", que la relegaba poco a poco a papeles secundarios; A su llegada le es ofrecido el papel protagónico del filme Flor Silvestre, por Emilio Fernández, su eterno admirador desde sus tiempos en Hollywood. La cinta reunió a un exitoso equipo cinematográfico que consistió en Fernández, el fotógrafo Gabriel Figueroa, el guionista Mauricio Magdaleno y Dolores y Pedro Armendáriz como estrellas. Esta equipo fílmico ayuda a consolidar la Época de Oro del Cine Mexicano. Posteriormente se filmará el que es considerado como una de las obras maestras de Emilio Fernández: María Candelaria, filme que también contribuye a acrecentar el culto a Dolores como máxima diva del cine mexicano. Dolores se vuelve símbolo nacional en México, luego de ser, por años, símbolo de lo mexicano en el extranjero.[32] De su trabajo con Fernández también se destacaron las cintas Las Abandonadas (1944), y Bugambilia (1944). Pero tras la filmación de esta última, Dolores decidió poner una pausa en su trabajo con Fernández. El amor no correspondido del director hacia la actriz, comenzaba a crear dificultades y un ambiente de tensión.

Dolores decide probar suerte con otros directores mexicanos, pero fue Roberto Gavaldón quien heredó de Fernández el privilegio de crear historias para el lucimiento de Dolores. Con Gavaldón, pasa por una buena racha de filmes, tales como La otra (1946) La casa chica (1948), Deseada (1950) y El niño y la niebla (1953). En 1947 Dolores es llamada por el director estadounidense John Ford, para la película El fugitivo, con Henry Fonda, basada en la novela de Graham Greene y filmada en México. La película fue co-producida por Emilio Fernández y Dolores interpretó una especie de María Magdalena. En ese mismo año, Dolores filma en Argentina bajo las órdenes de Luis Saslavsky, Historia de una mala mujer, basada en la obra El abanico de Lady Windermere de Oscar Wilde. En 1949, Dolores filmó su última cinta con el memorable equipo de Emilio Fernández:La Malquerida.

Dolores con María Félix en La Cucaracha (1959)

En 1951, su actuación en la cinta Doña Perfecta, fue aclamada por el público y la crítica. En ese mismo año Dolores tuvo la oportunidad de volver a los Estados Unidos e incursionar en la creciente industria de la televisión. Su primer proyecto fue un montaje televisivo escrito y dirigido por Paul Tripp titulado Trio by the Limplight, transmitido por la CBS. Ganó el Ariel de Plata (Premio de la Academia Mexicana) como mejor actriz en cuatro ocasiones. En 1954 realiza Señora ama en España.


En 1958 Ismael Rodríguez logra reunirla, en el filme La cucaracha, con la otra máxima figura femenina del Cine mexicano, María Félix, en un momento considerado como crepuscular en la Época de oro del Cine Mexicano.

Hacia el año 1959 Dolores contrae nupcias, tras diez años de relación, con el productor teatral estadounidense Lew Riley en Nueva York.

Macartismo[editar]

La "caza de brujas" realizada en Hollywood en los años de la década de 1930 a los supuestos "comunistas del cine", afectó a Dolores, quien junto con Lupe Vélez, Ramón Novarro y otros actores de origen mexicano, fue acusada de alentar a los comunistas en California. Esto ocurrió después de que estos actores asistieron a una proyección especial de la película ¡Que viva México! de Sergei M. Eisenstein, ya que las copias fueron reclamadas por Stalin en la Unión Soviética para ser editadas, y fueron vetadas en los Estados Unidos. En ese mismo año, su negativa de filmar la cinta Viva Villa!, acusandola de ser una cinta "anti-mexicana", encendió los focos rojos de los anti-comunistas en la industria del cine. A esto se sumó su relación con Orson Welles y su cercana amistad con famosas figuras asociadas en los Estados Unidos con el comunismo, tales como Charles Chaplin, Diego Rivera, Frida Kahlo, Eva Perón y los Duques de Windsor. Veinte años después, esto tendría consecuencias sobre su carrera.[33]

En 1954 le es negado el permiso de trabajo en Estados Unidos para filmar la cinta Broken Lance, junto a Spencer Tracy. Dolores del Río fue una de las víctimas del Macartismo, acusándola de ser "simpatizante del comunismo internacional". Su presencia en la industria de Hollywood (que en esa época fungía como una máquina de propaganda anti-comunista), no fue bien vista. Como pretexto se le acusó de apoyar a refugiados españoles antifranquistas durante la Guerra Civil Española.[34]

La cinta la filma la también actriz mexicana Katy Jurado. Dolores envía una carta dirigida al gobierno de los Estados Unidos, donde apelaba a su situación, afirmando ser una mujer católica que solo quiere estar en paz con Dios y con los hombres. La situación de su pareja, Lew Riley, como ciudadano estadounidense ayudó a aminorar su situación. [35] En 1956, Dolores finalmente pudo pisar los Estados Uniodos. Para ayudar a mejorar su imagen, la actriz concedió una entrevista a la columnista de espectáculos Louella Parsons, donde manifestaba su preocupación por la situación de Cuba y su cercanía con México: Estamos luchando contra el comunismo.[36]

Últimos años[editar]

Dolores en Estrella de Fuego (1960)

A fines de la década de los cincuenta, Dolores, consciente de su declive, decide incursionar en el teatro. Del Río decidió prepararse para esta nueva experiencia con la maestra de actuación Stella Adler, figura del Actors Studio, que no solía dar clases particulares a nadie, pero con Dolores hizo una excepción. Dolores hizo su debut en el teatro en Broadway con el clásico Anastasia (1956). Con esta experiencia, Dolores debutó en los escenarios mexicanos con El abanico de Lady Windermere. (1958).[37] La obra fue dirigida por el estadounidense Romney Brent y también fue representada en Argentina. En 1960, Dolores del Río, finalmente regresó a Hollywood después de dieciocho años de ausencia. Ella protagonizó junto a Elvis Presley el filme Estrella de Fuego, dirigida por Don Siegel. Presley la recibió con un ramo de flores y le dijo:. "Señora, yo sé perfectamente quién es usted. Es un honor trabajar con una de las leyendas más grandes y respetadas del Hollywood clásico. Como usted va a ser mi madre en la película, quiero pedirle permiso para que mi oftalmólogo me haga unos lentes de contacto que imiten el color de sus ojos". Dolores de inmediato le tomó al joven Presley afecto maternal.[38]

El declive del Cine mexicano motivó a Dolores a buscar nuevos horizontes. Alternó entre el cine de México y Hollywood con la televisión y el teatro. En México sus apariciones en el cine se limitan a solo dos cintas en los años sesenta: El pecado de una madre (1960) y Casa de mujeres' (1967). En Hollywood actua en la monumental cinta Cheyenne Autumn, dirigida por John Ford, con un reparto multiestelar que incluyó a Richard Widmark, Carroll Baker, James Stewart, Gilbert Roland, Ricardo Montalbán y Sal Mineo.[39] La muerte de su madre en 1961 la obligó a cancelar la película española Muerte en El otoño, dirigida por Juan Antonio Bardem.[40] Dolores filmó en España hasta 1966, con la cinta La Dama del Alba. Ella también recibió una propuesta de Kirk Douglas para hacer una película sobre la conquista de México[41] También Federico Fellini le ofreció en Italia un proyecto que nunca se materializó.[42] En cambio, en 1967, finalmente rodó en Italia la película C'era una volta, con Sofía Loren y Omar Sharif.[43]

Entre la filmación de sus películas, Dolores participó en proyectos teatrales como Espectros (1962), Mi querído embustero (1963), La Reina y Los Rebeldes (1967) y La dama de las camelias (1968). Como productora realizó la obra La luna azul (1963), protagonizada por Mauricio Garcés. Dolores logró sorprender favorablemente al público y a la crítica en sus representaciones teatrales, aunque originalmente se le acusó de abusar de su condición de estrella de cine para atraer público al teatro.

Al mismo tiempo, la actriz incursionó en la televisión, participando en programas como Dinah Shore Chevy Show (1960), Spectacular Show (1963), I Spy (1965) y Branded (1966). Su última aparición en la televisión estadounidense fue en Marcus Welby MD en el episodio El Legado, en 1970.[44] Curiosamente ella nunca apareció en la televisión mexicana, a pesar de los acercamientos de Luis de Llano Palmer, quien tenía la intención de llevar Doña Perfecta a la televisión, dirigida por Fernando Wagner.[45]

La última película protagonizada por Dolores es The Children of Sánchez, en la que trabajó con Anthony Quinn y Katy Jurado, entre otros.

En 1981, Dolores asistió a un homenaje realizado en su honor por el Círculo de Críticos de San Francisco y los directores de cine Francis Ford Coppola y George Cukor. Esta fue su última aparición pública.[46] En 1982, la actriz fue galardonada con el Premio George Eastman, otorgado por la George Eastman House por su contribución a la industria del cine.[47]

A pesar del paso de los años, Dolores del Río continuó hasta el final presentando una imagen de una mujer educada, elegante y sofisticada, que a pesar de su edad seguía siendo agradable y deseable a los ojos del público.

Trabajo social[editar]

Dolores del Río fue una de las fundadoras del Festival Internacional Cervantino de Guanajuato, y fue parte de la mesa directiva de la Sociedad Protectora del Tesoro Artístico de México por varios años. Durante muchos años, Dolores también fue una de las principales promotoras de la Reseña Internacional de Cine de Acapulco.

Apenas iniciada la década de los 1970's, nació uno de los grupos mas trascendentales en la historia de la Asociación Nacional de Actores de México (ANDA): el denominado "Rosa Mexicano", que fue encabezado y respaldado por Dolores del Río con el propósito proteger a la niñez y a la mujer artista. El 8 de enero de 1970, Dolores, apoyada por Carmen Montejo, Silvia Pinal, Amparo Rivelles, Gloria Marín, Irma Dorantes, María Elena Marqués, Anita Blanch, Socorro Avelar y otras actrices de renombre, fundaron esta facción, cuyo uno de sus mayores logros fue la creación de la Estancia Infantil "Dolores del Río".[48]

La historia de la fundación de este lugar se remonta a un anhelo acariciado por la actriz Fanny Schiller, quien observando la necesidad que tenían las actrices de trabajar y al mismo tiempo educar a sus hijos, pensó en crear una guardería ubicada frente a las oficinas de la ANDA. Al ser creado el grupo "Rosa Mexicano", como un reconocimiento a las mujeres del espectáculo dentro de la política, sus integrantes pensaron en la necesidad de continuar con la idea de Fanny Schiller, así que Carmen Montejo, María Eugenia Ríos y Alicia Montoya, decidieron buscar a una estrella que prestara su imagen para llevar a cabo el proyecto. Pensaron que la indicada era Dolores del Río, pues con su diplomacia y carisma podía conseguir cualquier cosa. Dolores fungió como presidenta de la Estancia durante varios años, asesorandose con el Método Montessori y el sistema Summerhill. De ahí surgió el nombre de "Estancia Infantil", pues para Dolores, los niños no se guardan en un lugar. La primera piedra fue colocada el 30 de abril de 1973. Dolores del Río fungió como presidenta y directora de la Estancia desde su fundación y hasta 1981.[49] [50]

Vida personal[editar]

Vista actual del portón de la casa de Dolores ("La Escondida") en Coyoacan, Ciudad de México

En 1921, Dolores se casó con Jaime Martínez del Río, aristócrata mexicano perteneciente a una familia de alto linaje y varios años mayor que ella. El matrimonio llegó a su fin en 1928. Las diferencias entre la pareja surgieron tras instalarse en Hollywood. En la Ciudad de México, Dolores había sido la esposa de Jaime Del Río, pero en Hollywood Jaime se convirtió en esposo de Dolores del Río, la sombra de una estrella de cine. La situación era intolerable para los dos. A este trauma se añadió un aborto involuntario, ya que posteriormente, los médicos aconsejaron a Dolores no tener hijos. Después de una breve separación, Dolores presentó una demanda de divorcio. Seis meses después, recibió la noticia de que Jaime había muerto en Alemania por envenenamiento de la sangre. Sin embargo, algunos rumores afirmaron un posible suicidio.[51]

De 1930 a 1940 Dolores estuvo casada con el Director de Arte de MGM Cedric Gibbons, uno de los hombres más influyentes y mejor relacionados de la industria de Hollywood. Fue el el que contribuyo al acercamiento de Dolores con los círculos sociales más prestigiados dentro y fuera de la Meca del Cine. La pareja Del Río-Gibbons, fue uno de los ejes sociales más famosos de Hollywood a principios de los años treinta. Ellos organizaban famosos brunches dominicales en su fabulosa mansión Art Decó, considerada una de las más modernas y elegantes en los altos círculos de Hollywood. Allí era común ver a figuras como Greta Garbo, Errol Flynn, Fay Wray o Marlene Dietrich.[52] Pero a fines de los años treinta los continuos compromisos de Gibbons en su profesión provocaron un distanciamiento entre la pareja. En 1938 Dolores conoce y se enamora de Orson Welles, lo que sumado a la crisis que vivía la pareja,llevó a la actriz a solicitar el divorcio, mismo que se concretó en 1940.

Dolores conoció a Orson Welles, el mítico actor y director de cine estadounidense en 1938. Sintiendo una fuerte atracción y una profunda admiración por él, Dolores comenzó un romance con Welles, mismo que condujo a su divorcio de su segundo marido en 1940. Su relación de cuatro años con Orson Welles llegó a su fin en 1943, debido en gran parte a las infidelidades del director. En 1943, Dolores decide regresar a México y él se casó con Rita Hayworth poco después. En 1947 la pareja se reencontró en una visita de Welles a México. Allí Welles le reveló que su matrimonio con Hayworth era totalmente infeliz, pero Dolores solo aceptó brindarle una sincera amistad. Rebecca Welles, la hija de Welles y Hayworth, manifestó su deseo de viajar a México para conocer a Dolores. En 1954, Dolores la recibió amigablemente en su casa de Acapulco. Después de su encuentro, Rebecca declaró: "Mi padre la considera el gran amor de su vida. Ella es una leyenda viviente en la historia de mi familia". De acuerdo con Rebecca, hasta el final de su vida, Welles sintió por Dolores, una especie de obsesión.[53]

Dolores del Río y Orson Welles en la premiere de Citizen Kane (1941).

En diversos momentos de su vida, Dolores también fue relacionada románticamente con diversas figuras como el director de cine estadounidense John Farrow[54] [55] , el actor Errol Flynn[56] , el escritor alemán Erich Maria Remarque, el playboy dominicano Porfirio Rubirosa[57] , el productor de cine mexicano Archibaldo Burns, y los actores mexicanos Tito Junco[58] y Fernando Casanova. El director de cine mexicano Emilio Fernández fue uno de los más grandes admiradores de Dolores. Emilio afirmaba que él apareció como extra en varias películas de Dolores en Hollywood. La belleza y elegancia de la actriz lo habían impresionado profundamente: "Me miraba, pero sin verme. Eventualmente, ella me pediría que yo dirigiera su primera película en México. Me enamoré de ella, pero ella me ignoraba. Yo la adoraba, de verdad que la adoraba".[59] Aunque algunas fuentes revelaron que si existió un romance entre ellos, lo cierto es que esto nunca fue probado. Después, Fernández comenzó un tórrido romance con la actriz mexicana Columba Domínguez.

En 1949, Dolores conoció al millonario, aventurero y empresario teatral estadounidense Lewis A. Riley en Acapulco. Riley fue conocido en el medio del cine hollywoodense en los años cuarenta por haber sido miembro del Hollywood Canteen, una organización creada entre las estrellas del cine para brindar apoyo a los damnificados en la Segunda Guerra Mundial. En esa época Riley vivió un tórrido romance con Bette Davis, quién fungía como imagen de la organización. Riley se instaló con su hermano en Acapulco a fines de la década, y de alguna manera, fue figura crucial para el auge que vivió el puerto a inicios de la siguiente década. Después de diez años juntos, Dolores y Riley se casaron en Nueva York en 1959. Dolores se mantuvo unida a Riley hasta el final de su vida. Ambos vivieron en la casa propiedad de Dolores, conocida como La Escondida, ubicada en el barrio de Coyoacán, al sur de la Ciudad de México. Tanto La Escondida, como la casa de Dolores en Acapulco, se convirtieron en punto de encuentro de muchas figuras del espectáculo, la sociedad, la política, el arte e incluso de la nobleza internacional: Diego Rivera, Frida Kahlo, María Félix, Merle Oberon, John Wayne, Nancy Oakes, Luciana Pignatelli, Helen Hayes, Edgar Neville, Begum Om Habibeh Aga Khan, Nelson Rockefeller, el Duque de Windsor y Wallis Simpson, la Princesa Soraya de Iran y otros más.[60]

Existen muchas anécdotas acerca de su rivalidad con Lupe Vélez. Dolores nunca entendió la rencilla que Lupe mantuvo con ella. Le molestaba encontrarse con ella porque le dolía a ser ridiculizada por la Mexican Spitfire. Pero el prestigio de Dolores era conocido y respetado, y Lupe no podía ignorar esto. Lupe vestía con trajes espectaculares, pero nunca llegó a la suprema elegancia de Dolores. Vélez era popular, tenía muchos amigos y admiradores rendidos, pero nunca asistió al círculo social de Hollywood, donde Dolores fue aceptada sin reservas. Lupe habló mal de Dolores, pero ella nunca mencionó su nombre de forma ofensiva. Lupe evidentemente resintió el éxito de Dolores durante sus mejores años en Hollywood.[61]

La prensa especuló una fuerte rivalidad entre Dolores y María Félix, la otra diva del cine mexicano. Acerca de esta "rivalidad" María Félix, reveló en su autobiografía en 1993: "Con Dolores no tuve ninguna rivalidad. Al contrario éramos amigas y siempre nos tratamos con mucho respeto, cada una con su personalidad.[62] Dolores del Río era una gran señora. Dolores era aparte. Una mujer muy inteligente, una mujer divertida. Tenía ese glamour que conquistó Hollywood además de caracter y de educación. Yo quise mucho a Dolores y tengo un gran recuerdo de ella."[63]

Muerte[editar]

Sepulcro de Dolores del Río en la Rotonda de las Personas Ilustres (México).

Desde los años 1960's, Dolores comenzó a experimentar complicaciones con la artritis. En 1978, le es diagnosticada osteomielitis. En 1981, es diagnósticada con Hepatitis B, como consecuencia de una inyección de vitaminas contaminada.[64]

Hacia el año de 1983 comenzó a experimentar problemas de salud y es trasladada a la ciudad de Newport Beach, California, donde muere un 8 de abril a la edad de 77 años. Su muerte le permite dar el paso consagratorio en la historia de la cinematografía. Un día después de que sus cenizas llegaron a México, fueron trasladadas a la Estancia Infantil, donde se le rindió un homenaje. Su memoria se venera en la estancia con un busto colocado en sus instalaciones, como un tributo mas a la venerada Dolores.[65] Originalmente, sus restos fueron depositados en el Panteón Dolores de la Ciudad de México. Curiosamente el día de su muerte había recibido una invitación para aparecer en la próxima entrega del premio Oscar de la Academia Americana.

Imagen[editar]

Las características físicas de Dolores del Río (un rostro deslumbrante, inolvidable, con facciones indígenas bien delineadas; una figura frágil, con rasgos casi perfectos, así como un temperamento y fuerza de voluntad para enfrentar los retos), la convirtieron en una víctima de veneración continua, aún más allá de la muerte. Desde jóven, Dolores del Río tuvo la inteligencia para saber rodearse de personalidades del medio intelectual. El mito de Hollywood colocó a Dolores en otro ámbito, ya que la convirtió en una de las mujeres relacionadas con el renacimiento de la cultura y las costumbres mexicanas.Como México era muy pequeño, pudo relacionarse con gente culta en sus constantes viajes al país. Fue entonces cuando conoció al grupo de los Contemporáneos: Jaime Torres Bodet, Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta, Celestino Gorostiza y su más cercano, Salvador Novo. Novo le escribió un soneto y le tradujo todas sus obras de teatro. Otro de los Contemporáneos que la mitificó es Jaime Torres Bodet en su novela La estrella de día, publicada en 1933, que relata la vida de una actriz llamada Piedad, obviamente inspirada en Dolores. Otros autores que le escribieron poemas fueron Carlos Pellicer y Pita Amor. También Carlos Monsiváis y Jorge Ayala Blanco le hicieron un libro-homenaje con motivo del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, en 1983. El libro contiene un ensayo de Monsiváis titulado Responsabilidades de un rostro. Vicente Leñero también le hace un homenaje en el libro Señora.[66] En 1982, Dolores y María Félix fueron parodiadas en la obra de Carlos Fuentes Orquídeas a la luz de la luna: Comedia Mexicana, que se presentó en España y en la Universidad de Harvard.


El rostro de Dolores del Río también fue objeto de veneración para diversos artistas plásticos que la plasmaron en sus lienzos. Entre ellos se encuentran Diego Rivera, Jose Clemente Orozco, Ángel Zarraga, Alfredo Ramos Martínez, Miguel Covarrubias, Rosa Covarrubias, Antinieta Figueroa, Frances Gauner Goshman, Adolfo Best Maugard, John Carroll y Francisco Zúñiga.

Dolores del Río (foto de 1935).

Dolores fue considerada uno de los prototipos clásicos de la belleza femenina en los años 1930's. Larry Carr (autor del libro More Fabulous Faces) decía que la apariencia de Dolores del Río, a principios de los años 30 influyo en todo el mundo, pero especialmente en Hollywood. Las mujeres imitaron su estilo de vestir y maquillaje. Se produce un nuevo tipo de belleza, de la que Dolores del Río, fue la precursora.[67] El célebre director de cine Josef von Sternberg, afirmó que estrellas como Marlene Dietrich, Carole Lombard, Rita Hayworth y Dolores del Río, le ayudaron a definir su concepto de "glamour" en Hollywood.[68]

Joan Crawford declaró en una visita a Mexico en 1963:

"Dolores llegó a ser, y se conserva, como una de las estrellas más hermosas del mundo".[69]

Marlene Dietrich:

"Dolores del Río era la mujer más bella de Hollywood".[70] [71]

El novelista británico George Bernard Shaw una vez dijo:

"Las dos cosas más hermosas del mundo son el Taj Mahal y Dolores del Río".[72]

En 1978, el crítico de cine Kevin Thomas, de Los Angeles Times mencionó:

"Dolores del Río: Una de las bellezas reinantes del siglo XX".[73]

Dijo una vez la modista Elsa Schiaparelli:

"¡He visto a muchas mujeres bellas entrar aquí, pero ninguna tan completa como Dolores del Río!".[74]

El escritor mexicano Carlos Fuentes definió su rostro como "Los huesos faciales más perfectos del mestizaje Indo-Mediterráneo."[75]

El escritor alemán Erich Maria Remarque, comparaba su belleza con la de Greta Garbo, y decía que una mujer perfecta sería una fusión entre ambas actrices.[76] El poeta español Rafael Porlán Merlo dijo en un poema dedicado a Garbo en 1929: Greta Garbo es la calavera deprimente así como Dolores del Río es la calavera estimulante[77] .

En una ocasión. en una reunión en la casa de Dolores, la Garbo se acercó a ella y suavemente posando su dedo meñique en el vientre de Dolores exclamó: ¡Que magnífico ombligo!, como si estuviera admirando una obra de arte, una escultura.[78]

Algunos rumores decían que su dieta consistía de pétalos de orquídeas y que dormía 16 horas al día. La misma Dolores se reía de esas afirmaciones y decía: Nadie puede vivir comiendo solo pétalos de flores. Además, soy una mujer con multiples ocupaciones. ¿Como voy a dormir tanto tiempo, si el día solo tiene 24 horas?.[79]

El diseñador de modas Jean Patou diseñó un vestido inspirado en ella llamado Dolores.[80] En 1952 ella fue galardonada con el Neiman Marcus Fashion Award, y fue llamada "La mujer mejor vestida de América".[81]

Legado y memoriales[editar]

The "Four Ladies of Hollywood". Monumento en el límite Oeste del Paseo de la Fama de Hollywood: Dolores, Dorothy Dandridge, Anna May Wong y Mae West.

Dolores del Río fue la primera actriz mexicana en alcanzar el éxito en Hollywood. Las otras han sido Lupe Vélez, Katy Jurado, y en años recientes Salma Hayek.[82]

Dolores del Río elevó el potencial de las Latinas en el cine de Hollywood. Ella generó el mito de la latina de Hollywood. Visto desde una perspectiva actual, gozó de prestigio desde la forma en que los medios hollywoodenses la describieron. Ella nunca fue la Latin bombshell, hot tamale, sultry, spitfire, o hot cha cha. Los adjetivos para describirla fueron tales como sofisticada, aristocratica, elegante, glamorosa, "una dama".[83] La misma Dolores expresó su sensación sobre su papel de mexicana en Hollywood poco después de su llegada a los Estados Unidos:

Hollywood necesita una mujer mexicana de la alta sociedad, que pueda haber sido expuesta a la cultura y costumbres extranjeras a través de los viajes, pero que mantiene sus costumbres y las huellas de nuestra tierra mexicana. Y entonces el tipo pintoresco, vulgar, tan perjudicial para nuestra imágen, porque es falso, desaparecerá de forma natural .... Este es mi objetivo en Hollywood: todos mis esfuerzos se vuelcan en llenar este vacío en el cine .... Si puedo lograr esto, estaré a la altura de mi ambición artística y tal vez será una pequeña gloria para México.[84]

Del Río con su carrera, tuvo un gran impacto en las trayectorias de cada estrella latina de Hollywood, que le siguieron. Estrellas actuales como Salma Hayek, Jennifer López, Eva Mendes y Penélope Cruz siguen los pasos que forjó Dolores del Río.[85]

Dolores del Río fue la modelo de la estatua de Evangeline, la heroína romántica de Longfellow, ubicada en St. Martinville, Louisiana. La estatua fue donada por Dolores, quién interpretó a Evangeline en una cinta de 1929..

Dolores posee una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en el 1630 de la Vine Street, por sus contribuciones a la industria cinematográfica.Dolores del Río tiene una estatua en el Hollywood-La Brea Boulevard, en Los Ángeles, diseñada por Catherine Hardwicke construida en honor de la multi-étnicas actrices del cine junto con Mae West, Dorothy Dandridge y Anna May Wong. Dolores también posee un mural en el lado este de la Hudson Avenue, al norte del Hollywood Boulevard, en Los Angeles, pintado por el artista Mexico-Americano Alfredo de Batuc.[86] Dolores también es una de las estrellas plasmadas en el mural "Portrait of Hollywood", diseñado en 2002 por el artista Eloy Torrez en la Hollywood High School.[87] [88]

Una de las avenidas más importantes de su natal Durango, el Boulevard Dolores del Río, fue nombrado en su honor.[89]

Dolores es una de las celebridades que aparecen a través de fotografías en la cinta Zelig, de Woody Allen (1983). Ella fue interpretada por la actriz Lucy Cohu en la película televisiva RKO 281 en 1999.

Sus restos fueron trasladados, en el año 2006, a la Rotonda de las Personas Ilustres, como reconocimiento por su contribución cultural a México.[90] El monumento mortuorio es obra del arquitecto Luis Martínez Luna y se construyó en 2006.

Desde 1983, la organización Periodistas Cinematográficos de Mexico (PECIME) otorga el premio Diosa de Plata "Dolores del Río" para la mejor interpretación dramática femenina.

Desde septiembre de 2009 enero de 2010, Dolores del Río fue homenajeada en el Museo Soumaya de la Ciudad de México, con una de las recopilaciones más completas de la fotografía de su carrera.

Premios[editar]

Premios Ariel[editar]

Año Categoría Película Resultado
1944 Actriz Las abandonadas Ganadora
1951 Actriz Doña Perfecta Ganadora
1953 Actriz El niño y la niebla Ganadora
1975 Ariel de oro Ariel de oro Ganadora[91]
  • 1926 - Premio WAMPAS Baby Stars como una de las mejores actrices debutantes del año por la Asociación de Productores de Películas de la América Occidental (1926).
  • 1943 - Premio del Instituto de Artes y Ciencias Cinematográficas de México como Mejor Actriz por Flor Silvestre (1943).
  • 1957 - Medalla al Mérito Artístico de la Asociación Nacional de Actores (A.N.D.A.), por su destacada labor escénica en el extranjero.
  • 1958 - Estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.
  • 1965 - Premio Sarape de la Asociación de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) durante la conmemoración del 50 Aniversario del Cine Sonoro en México.
  • 1967 - Premio de la Organización de Estados Americanos por su contribución cultural a los pueblos de América.
  • 1975 - Ariel de Oro en reconocimiento a su carrera cinematográfica.
  • 1975 - Diploma de la Legión de Honor Nacional por méritos artísticos.
  • 2005 - Al conmemorarse su centenario sus restos son depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Filmografía[editar]

En Hollywood:

En Grecia

  • 1930 - To oneiron tou glyptou /The sculptor's dream

En México

En Argentina

En España

En Italia

Teatrología[editar]

  • 1940 - Father Hidalgo
  • 1956 - Anastacia
  • 1958 - El abanico de Lady Windermere
  • 1959 - Camino a Roma
  • 1961 - La Despedida
  • 1962 - Espectros
  • 1963 - Mi querido embustero
  • 1964 - La Vidente
  • 1967 - La reina y los rebeldes
  • 1970 - La dama de las camelias
  • 1972 - El espectáculo Rosa Mexicano

Videografía[editar]

Película para TV

  • 1965 - The Man who Bought Paradise (EUA)

Series de TV"

Referencias[editar]

  1. Biografía en TCM Archive
  2. http://www.cuencame.com.mx/monografia.html Monografía Mínima de Cuencamé
  3. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, p.5
  4. Torres (2004), p. 12
  5. Torres (2004), p. 17
  6. name="austinfilm.org">«Welcome to the Austin Film Society! - Austin Film Society». Austinfilm.org. Consultado el 17 de junio de 2014. 
  7. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, p.10
  8. [1]: The First Latina to Conquer Hollywood
  9. Poniatowska, Elena Op.cit p.36
  10. Torres (2004), p. 22
  11. From Hollywood and back: Dolores del Río, a transnational star
  12. Mordaunt Hall, "An Indian Love Lyric", New York Times, 15 May 1928, accessed 1 February 2011
  13. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.34
  14. Ramón (1997), vol. 1, pág. 34
  15. Torres (2004), p. 32
  16. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.35-36
  17. «6 things you may not know about Oscar statuettes». forevergeek.com. March 2010. Consultado el 2011-06-15. 
  18. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.47
  19. [2]
  20. From Hollywood and back: Dolores del Río, a transnational star
  21. Revista SOMOS:Katy Jurado:Estrella de Hollywood orgullosamente mexicana, México, 1999, ed. Televisa, p.85
  22. Revista SOMOS:Dolores del Río:El Rostro del Cine Mexicano, México, 1995, ed. Televisa, p.35
  23. Dolores del Rio in Hollywood
  24. Ramón (1997),vol. 1, p. 59
  25. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.58-59
  26. Ramón (1997), vol. 1, pág. 59
  27. Ramón (1997), vol. 1, pág. 61
  28. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.61
  29. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1 p.61
  30. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, p.10
  31. Ramón (1997), vol. 1, pág. 56, 59
  32. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.38
  33. Ramón (1997), vol. 1, pág. 51-52
  34. [3] Dolores Del Río: The First Latina to Conquer Hollywood
  35. Ramón (1997), vol. 2, p. 45
  36. Ramón (1997), vol. 2, p. 56
  37. Ramón (1997), vol. 2, pág. 48-51
  38. Ramón (1997), vol. 2, pág. 56-57
  39. Ramón (1997), vol. 3, pág. 14-15
  40. Ramón (1997), vol. 3, pág. 59-60
  41. Ramón (1997), vol. 2, pág. 59-60
  42. Ramón (1997), vol. 2, pág. 52
  43. Ramón (1997), vol. 3, pág. 24-25
  44. Ramón (1997), vol. 3, pág. 34-35
  45. Ramón (1997), vol. 3, pág. 21-22
  46. Ramón (1997), vol. 2, p. 49-50; vol. 3, p. 54
  47. http://www.eastmanhouse.org/museum/awards.php
  48. Dolores del Río: La Mexicana Divina, Revista SOMOS México, 2002, ed. Televisa, p.67
  49. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.37-39
  50. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.85-86
  51. [4]
  52. Ramón (1997), vol. 1, p. 56
  53. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.11
  54. «Secret Marriage Denial.». The Barrier Miner (Broken Hill, NSW: National Library of Australia). 25 October 1932. p. 1. Consultado el 3 March 2012. 
  55. «SCREEN SHORTS.». Western Mail (Perth: National Library of Australia). 27 November 1930. p. 4. Consultado el 3 March 2012. 
  56. Thomas McNulty Errol Flynn: The Life and Career
  57. Latins in Hollywood: Dolores del Río
  58. El Universal: Dolores del Río, su vida, un cuento de hadas
  59. name="Franco Dunne 2003, p.79">Franco Dunne (2003), p.79
  60. Ramón (1997), vol.2, p. 13: Located in the Santa Rosalía 37 street in Coyoacán, Mexico City
  61. Moreno, Luis (2002). Rostros e Imagenes. Editorial Celuloide. pp. 138, 141. ISBN 9789709338904. 
  62. Félix, María. Todas mis Guerras, México, 1993, ed. Clío, vol. 3 p.84
  63. María Félix habla sobre Dolores del Río en una entrevista inédita
  64. name="Ramón 1997,vol. 2, p. 58-59">Ramón (1997),vol. 2, p. 58-59
  65. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.85-86
  66. Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, Revista SOMOS México, 1994, ed. Televisa, p.70-72
  67. Carr, Larry. More Fabulous Faces:The Evolution and Metamorphosis of Bette Davis, Katharine Hepburn, Dolores del Río, Carole Lombard and Myrna Loy, United States, 1978, ed. Doubleday and Company, p.229
  68. Buena suerte viviendo: Dolores del Río
  69. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.19-20
  70. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 1, p.53
  71. Riva, Maria. Marlene Dietrich, United States, 1994, ed. Ballantine Books,
  72. [5]Dolores del Río
  73. Ramón, David. Dolores del Río, México, 1997, ed. Clío, vol. 3, p.50
  74. SOMOS:Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano. Editorial Televisa. 1995. p. 26. 
  75. Franco Dunne (2003), p. 7
  76. Theodoracopulos, Taki (2007-03-09). «All Quiet on the K Street Front – Taki's Magazine». Takimag.com. Consultado el 2012-11-07. 
  77. Portela Lopa, Antonio. El mito de Greta Garbo en la literatura española e hispanoamericana, España, 2014, Ediciones Universidad de Salamanca, ISBN 9788490124437.
  78. Ramón (1997), vol. 1, pág. 56
  79. María Idalia "Dolores del Río se retira del cine" Cinema Reporter no. 290 pp. 11 (1948)
  80. Revista SOMOS:Dolores del Río: El Rostro del Cine Mexicano, México, 1995, ed. Televisa, p.26
  81. María Idalia "Dolores del Río se retira del cine" Cinema Reporter no. 290 pp. 11 (1948)
  82. Reyes, Rubie, Luis, Peter (1994). Hispanics in Hollywood: An Encyclopedia of Film and Television. Garland. p. 19. ISBN 0815308272. 
  83. Carr. (1979)
  84. From Hollywood and back: Dolores del Río, a transnational star
  85. [6]
  86. «Alfredo de Batuc». Mural Conservancy of Los Angeles. Consultado el 19 August 2010. 
  87. Deoima, Kate. "Hollywood High School." About.com. Retrieved on March 23, 2010.
  88. Johnson, Reed. "A marriage as a work of art; Eloy Torrez paints with intensity. Margarita Guzman assists with a sense of calm. But it was her brush with death that helped him see his work in a new light." Los Angeles Times. October 12, 2003. E48. Sunday Calendar, Part E, Calendar Desk. Retrieved on March 23, 2010. "HOLLYWOOD HIGH: Eloy Torrez and his mural on an east-facing wall of the..."
  89. Boulevard Dolores del Río, Durango, MX
  90. «Rotonda de las personas ilustres». Segob. Consultado el 19 de julio de 2011. 
  91. http://www.academiamexicanadecine.org.mx/ver_ariel.asp?tipo=ariel&idPersona=524

Bibliografía[editar]

  • BODEEN, DeWitt (1976) From Hollywood: The Careers of 15 Great American Stars (Desde Hollywood: La Carrera de 15 Grandes Estellas Americanas) ed. Oak Tree ISBN 0-498-01346-4
  • CARR, Larry (1979) More fabulous faces: The Evolution and Metamorphosis of Bette Davis, Katharine Hepburn, Dolores del Río, Carole Lombard and Myrna Loy ed. Doubleday and Company, ISBN 978-0-385-12819-3.
  • GUERRERO SUÁREZ, Jorge (1979) Dolores del Río: La vocación de la belleza Cineteca Nacional (México)
  • PONIATOWSKA, Elena (1990) Todo México, volumen 2, México, ed. Diana, ISBN 978-968-13-2608-1
  • RAMÓN, David (1993) Dolores del Río: Historia de un rostro, México, Universidad Nacional Autónoma de México, CCH Dirección Plantel Sur, ISBN 9789686717099.
  • REYES, Rubie (1994) Hispanics in Hollywood: An Encyclopedia of Film and Television (Hispanos en Hollywood: Una enciclopedia de cine y televisión) ed. Garland ISBN 0-8153-0827-2
  • Dolores del Río, el rostro del cine mexicano (1995). SOMOS. México: Editorial Televisa, S. A. de C. V.
  • SHIPMAN, David (1995) The Great Movie Stars: The Golden Years(Las Grandes Estrellas de Cine: Los Años Dorados) ed. Little Brown and Co. ISBN 0-316-78487-7
  • REYES, Alfonso (1996) Obras completas de Alfonso Reyes colección Constancia poética, volumen X, México, ed. Fondo de Cultura Económica, ISBN 978-968-16-0863-7
  • RAMÓN, David (1997) Dolores del Río, México, ed. Clío, ISBN 978-968-6932-35-5
  • TAIBO, Paco Ignacio (1999) Dolores del Río: Mujer en el volcán, México, ed. GeoPlaneta, Editorial, S. A. , ISBN 0-8166-3410-6.
  • HERSHFIELD, Joanne (2000) The invention of Dolores del Río (La invención de Dolores del Río) Universidad de Minnesota ISBN 0-8166-3410-6
  • E.FEY, Ingrid-RACINE, Karen (2000) Strange Pilgrimages: Exile, Travel, and National Identity in Latin America, 1800-1990s: "So Far from God, So Close to Hollywood: Dolores del Río and Lupe Vélez in Hollywood, 1925-1944 (Tan lejos de Dios, Tan cerca de Hollywood: Dolores del Río y Lupe Vélez en Hollywood, 1925-1944) ed. Wilmington, Delaware, Scholarly Resources ISBN 0-8420-2694-0
  • AGRASÁNCHEZ JR., Rogelio (2001) Bellezas del Cine Mexicano / Beauties of the Mexican Cinema, México, ed. Archivo fílmico Agrasánchez, ISBN 968-5077-11-8
  • Dolores del Río, la mexicana divina (2002). SOMOS. México: Editorial Televisa, S. A. de C. V.
  • PARRISH, James Robert (2002) Hollywood divas: the good, the bad, and the fabulous ed. Contemporary Books, ISBN 9780071408196
  • MORENO, Luis (2002) Rostros e Imágenes, México, ed. Celuloide, ISBN 9789709338904
  • FRANCO DUNN, Cinta (2003) Grandes Mexicanos Ilustres: Dolores del Río ed. Promo Libro ISBN 84-492-0329-5
  • TORRES, Jose Alejandro (2004) Los Grandes Mexicanos: Dolores del Río ed. Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V. ISBN 970-666-997-3
  • PARRISH, James Robert (2008) The Hollywood beauties, ED. Arlington House, ISBN 9780870004124
  • B. HALL, Linda (2013) Dolores del Río: Beauty in Light and Shade, ed. Stanford University Press ISBN 9780804784078
  • CONLEY, Albert (2014) Dolores del Río 178 Success Facts - Everything you need to know about Dolores del Río, Emereo Publishing. ISBN 9781488589706.
  • LACOB, Adrian (2014) Film Actresses Vol.23 Dolores Del Rio, Part 1, On Demand Publishing, LLC-Create Space, ISBN 9781502987686.

Enlaces externos[editar]